Enfermedades y Condiciones

Esguince

¿Qué es?

Un esguince es un desgarro de ligamentos, que son  bandas  de tejido fibroso que unen a los huesos entre sí en una articulación. Normalmente, los ligamentos estabilizan la articulación y mantienen la articulación firme. También hacen posible que los huesos de la articulación se mantengan alineados y limitan el movimiento de la articulación hasta el rango normal posible. Cuando una articulación se desgarra, los ligamentos rotos o estirados pueden perder su capacidad para reforzar la articulación y mantenerla funcionando normalmente. En casos graves, la articulación con esguince puede estar suelta e inestable, los huesos pueden perder la alineación y la articulación puede extenderse más allá de su rango normal de movimiento.

A pesar de que los ligamentos pueden sufrir un esguince por diferentes causas, el daño real del ligamento generalmente es provocado por alguna de las siguientes situaciones:

  • Flexión (agacharse), extensión (estirarase) o giro de una articulación más allá de su rango normal de movimiento: esta lesión es una causa frecuente de esguince de muñeca en los esquiadores. Si un esquiador se cae con un palo de esquí atado a su muñeca, el palo puede doblar la muñeca más allá de sus límites normales y causar un esguince.
  • Incremento repentino en la tensión sobre un ligamento hasta el punto que se rompe en dos: este tipo de lesión puede ocurrir en la articulación de la rodilla  por ejemplo si usted se detiene de repente mientras corre. La extrema tensión de la fuerza de freno rompe en dos partes uno de los ligamentos de la rodilla.
  • Golpe directo en la articulación o golpe en uno de los huesos cercanos a la articulación: este tipo de esguince generalmente ocurre cuando una persona practica deportes,por ejemplo cuando una articulación del hombro o rodilla recibe un impacto de colisión entre dos atletas.

Una fuerza inusual en una articulación puede causar un esguince. Los esguinces son frecuentes entre los atletas, más que en cualquier otro grupo. Los esguinces de rodilla y hombro son frecuentes entre los que practican fútbol, básquetbol, fútbol americano, rugby, lucha, gimnasia y esquí. Los esguinces en el  pie constituyen un peligro para los bailarines de ballet, aquellos que practican snowboard, los surfistas, jinetes y clavadistas. Los esguinces de muñeca son frecuentes en el fútbol, básquetbol, béisbol, jockey sobre patines, boxeo, voleibol y levantamiento de pesas. La articulación específica que tiende a sufrir un esguince en un deporte en particular generalmente está relacionada con los tipos de movimientos de la articulación que requiere el deporte o con los tipos de impacto que pueden ocurrir. Por ejemplo, muchos esguinces de rodilla en los jugadores de fútbol son provocados por una extrema tensión en la rodilla por movimientos con paradas y giros bruscos. Otros son provocados por el impacto directo de los zapatos.

Fuera del campo de juego, el esguince, a menudo, ocurre como consecuencia de accidentes de alto impacto, por ejemplo, un golpe de la rodilla contra el tablero en un accidente automovilístico o un resbalón en el hielo y una caída sobre la muñeca u hombro. En el lugar de trabajo, son también frecuentes las torceduras, los esguinces y las fracturas, que involucran articulaciones y estructuras relacionadas, con más de 940.000 casos informados a la Oficina de Estadísticas Laborales cada año.

Síntomas

En general, los esguinces causan dolor e hinchazón en la articulación lesionada. En caso de esguinces moderados o graves, puede también ocurrir una deformidad (un cambio en el forma normal de la articulación) y un cambio en la función de la articulación. Este cambio en la función puede incluir una sensación de que la articulación es inestable o variable (por ejemplo, se siente como que la rodilla se torcerá ), una sensación de que la articulación está demasiado suelta y que no está alineada en su posicion normal, o un cambio en el rango normal de movimiento de la articulación.

Otros síntomas dependen de la articulación involucrada y del ligamento que se ha lesionado. Por ejemplo, un esguince del ligamento cruzado anterior de la rodilla puede ocasionar que el atleta salga inmediatamente del equipo debido al dolor intenso, hinchazón y una sensación de que la rodilla se fracturo. Un esguince del ligamento cruzado posterior de la rodilla, sin embargo, puede causar una ligera hinchazón que no impide al atleta seguir jugando.  (Sigue…)

<!–nextpage–>

 

Diagnóstico

La información sobre cómo se produjo la lesión en la articulación es una parte importante de la evaluación. Esta información incluye:

  • el tipo de movimiento que causó la lesión
  • cuánto tiempo transcurrió hasta que se inflamó o apareció el dolor
  • la capacidad de utilizar la articulación desde que ocurrió la lesión (por ejemplo, la capacidad de soportar peso)
  • cambios en la función de la articulación, especialmente la inestabilidad de la articulación o una disminución en el rango de movimiento normal de la ésta

Además, como parte de su evaluación básica, el médico le preguntará sobre su ocupación, su rutina de actividades recreativas y cualquier antecedente de lesiones previas en la articulación lesionada. Esto ayudará a determinar su riesgo de sufrir una lesión en el área nuevamente.

Si usted sufrió la lesión durante una actividad atlética, su médico quizás quiera que su  entrenador describa como sucedió  la lesión.

Debido a que la mayoría de las articulaciones son pares, su profesional de la salud comparará la articulación lesionada con la articulación sana. Durante el exámen, su médico revisará la articulación lesionada para verificar la existencia de hinchazón, deformidad, sensibilidad, moretones y lesiones en la piel. Si el dolor y la inflamación lo permiten, el médico también evaluará el rango de movimiento de la articulación y realizará maniobras especiales para verificar la inestabilidad de la articulación. Si su lesión es severa, su médico puede recomendar evaluaciones diagnósticas, que incluyen:

  • radiografías para verificar la existencia de alguna fractura u otro daño en el hueso
  • una imagen por resonancia magnética (IRM) o una tomografía computada (TC) para verificar la existencia de un cartílago roto u otra causa de dolor
  • artroscopia, una intervención quirúrgica , para poder observar y examinar la articulación de manera directa

Una vez que se complete su examen físico y cualquier otra evaluación recomendada, su médico puede medir la gravedad de su esguince de acuerdo al sistema tradicional de clasificación.

  • Grado I (leve): una lesión leve que causa solo roturas microscópicas en un ligamento. A pesar de que estas pequeñas roturas pueden estirar el ligamento, no afectan, significativamente, la estabilidad de la articulación lesionada.
  • Grado II (moderado): el ligamento lesionado está parcialmente roto, y existe una inestabilidad de la articulación que va de leve a moderado.
  • Grado III (grave): el ligamento está completamente roto, y existe una importante inestabilidad de la articulación.

Duración

El tiempo de duración de un esguince depende de muchos factores, que incluyen la ubicación y gravedad del esguince, su avance en el programa de rehabilitación y su estilo de vida (atlético o no). Por ejemplo, los síntomas de un esguince de muñeca de Grado I pueden mejorar en 2 o 3 días, mientras que un esquince de hombro de Grado I puede mejorar en alrededor de 2 semanas. En la rodilla, un esguince Grado I o II de los ligamentos colaterales probablemente lleve entre 2 y 4 semanas para mejorar, pero un esguince grave (Grado III) del ligamento anterior cruzado puede llevar entre 4 y 12 meses.

En general, los programas de rehabilitación son generalmente más largos para los atletas, especialmente atletas que practican deportes en los que existe un alto riesgo de lesionarse nuevamente.

Prevención

El mejor modo de prevenir los esguinces es evitar accidentes y lesiones. Para prevenir los esguinces relacionados con deportes, debería:

  • calentar y estirar antes de participar en actividades atléticas
  • hacer ejercicios para fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones
  • evitar aumentos bruscos en la intensidad de su programa de entrenamiento. Nunca exigirse demasiado ni tampoco moverse demasiado rápido. Aumentar la intensidad gradualmente
  • usar calzado cómodo y de apoyo adecuado para sus pies y para el deporte que practica
  • usar equipo de protección; por ejemplo, aquellos que practican snowboard y los patinadores en línea pueden protegerse si utilizan bandas para las muñecas o tablillas de plástico ajustadas para las muñecas.
  • en lo posible, elija equipo deportivo que ayude a limitar el riesgo de causar esguinces. Por ejemplo, los esquiadores pueden disminuir las posibilidades de sufrir de un esguince si utilizan palos de esquí que tengan un perfil bajo con ranuras para los dedos. Los esquiadores también deberían tomar sus palos de esquiar sin sujetarlos con correas para poder deshacerse de los palos durante una caída.

Tratamiento

Si tiene esguince Grado I o Grado II, su médico probablemente le recomendará que siga la regla RICE (Reposo, Hielo [Ice], Compresión y Elevación):

  • reposo de la articulación
  • colocación de hielo en el área lesionada para reducir la inflamación
  • compresión de la inflamación con un vendaje elástico
  • elevación del área lesionada

Su médico le puede sugerir que use un cabestrillo, dependiendo del área en donde se encuentre localizado su esguince, para reducir la presión sobre el área lesionada. Además, puede tomar medicamento antiinflamatorio no esteroide (NSAID), tales como ibuprofeno (Advil, Motrin y otros) para calmar el dolor y aliviar el inflamación. A medida que su inflamación desaparezca gradualmente, su médico le puede recetar un programa de rehabilitación para fortalecer los músculos de la articulación lesionada. A medida que se fortalecen los músculos cercanos, la articulación se vuelve más estable, lo cual reduce el riesgo de sufrir de una lesión nuevamente.

Si tiene un esguince Grado III, se pueden utilizar varios tratamientos, esto dependerá de qué ligamento está roto. Algunos ligamentos rotos pueden repararse quirúrgicamente con suturas, mientras que otros deben reemplazarse quirúrgicamente por medio de la utilización de un autoinjerto (un trozo de su propio tejido) o un aloinjerto (un trozo de tejido de un donante). Otros reciben tratamiento con rehabilitación y yesos.

Cuándo llamar a un profesional

Si usted se lesiona una articulación, llame a su médico inmediatamente si la articulación:

  • le causa dolor o se inflama
  • ha perdido su contorno normal, parece estar deformada o tiene huesos no alineados
  • la siente inestable
  • no puede soportar una carga normal
  • experimenta un cambio en su rango normal de movimiento, por ejemplo si no puede estirar su rodilla o no puede doblar su muñeca

Pronóstico

El pronóstico es generalmente bueno para la mayoría de los esguinces Grado I o II. En general, entre un 80 y 90% de los pacientes se recuperan totalmente . A pesar de que la mayoría de los esguinces Grado III también se recuperar bien, puede existir un mayor riesgo de síntomas crónicos, especialmente el dolor crónico en las articulaciones, inflamación persistente o alguna limitación en la función de la articulación.

Otra complicación es el desarrollar síntomas de osteoartritis en la articulación lesionada. Estos síntomas no comienzan hasta 10 o 15 años posteriores a la lesión inicial.

Información adicional

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel) Centro de Información de los Institutos Nacionales de Salud 1 AMS Circle Bethesda, MD 20892-3675 Teléfono: 301-495-4484 Gratuito: 1-877-226-4267 Fax: 301-718-6366 TTY: 301-565-2966 http://www.niams.nih.gov/

National Rehabilitation Information Center, NARIC (Centro Nacional de Información sobre la Rehabilitación) 4200 Forbes Blvd. Suite 202 Lanham, MD 20706 Teléfono: 301-459-5900 Gratuito: 1-800-346-2742 TTY: 301-459-5984 http://www.naric.com/

American Academy of Orthopaedic Surgeons, AAOS (Academia Americana de Cirujanos Ortopeditas) 6300 North River Road Rosemont, IL 60018-4262 Teléfono: 847-823-7186 Gratuito: 1-800-346-2267 Fax: 847-823-8125 http://orthoinfo.aaos.org/

National Athletic Trainers’ Association (Asociación Nacional de Entrenadores de Atletismo) 2952 Stemmons Freeway Dallas, TX 75247 Teléfono: 214-637-6282 Fax: 214-637-2206 http://www.nata.org/

American Physical Therapy Association (Asociación Norteamericana de Terapia Psicológica) 1111 North Fairfax St. Alexandria, VA 22314-1488 Teléfono: 703-684-2782 Gratuito: 1-800-999-2782 TTY: 703-683-6748 Fax: 703-684-7343 http://www.apta.org/

Última revisión: 2007-12-17T00:00:00-07:00

Date Last Modified:Última modificación: 2008-08-15T00:00:00-06:0015-08-2008 T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil