Enfermedades y Condiciones

Esquizofrenia

¿Qué es?

La esquizofrenia es una enfermedad mental crónica (prolongada), difícil de definir y mal entendida. Aunque los síntomas podrían variar ampliamente, los esquizofrénicos tienen con frecuencia dificultad para reconocer la realidad, pensar lógicamente y comportarse normalmente en situaciones sociales. Sorpresivamente, la esquizofrenia es una condición común, que afecta a 1 de cada 100 personas en todo el mundo.

Los especialistas creen que la esquizofrenia es consecuencia de una combinación genética y de factores ambientales. La probabilidad de sufrir de esquizofrenia es del 10% si un familiar directo (padre o hijo) padece de la enfermedad. El riesgo asciende hasta un 65% para los que tienen un gemelo con esquizofrenia.

Los especialistas han identificado varios genes que incrementan el riesgo de sufrir de esta enfermedad. De hecho, se están investigando 20 ó 30 y hasta más problemas genéticos, por eso la esquizofrenia puede ser considerada un grupo de enfermedades y no solo una. Estos genes probablemente afectan la manera en que el cerebro se desarrolla y la manera en que las células nerviosas se comunican entre sí. En una persona vulnerable, el estrés (como una toxina, una infección o carencia nutricional) podría desencadenar la enfermedad durante periodos críticos del desarrollo del cerebro.

Aunque la biología aún tiene que seguir investigando los detalles, los profesionales de la salud deberían contar con las herramientas que le permitan identificar las personas con más riesgos de desarrollar esquizofrenia. Esta clase de conocimiento debería ayudar a las personas a minimizar el impacto negativo de la enfermedad.

La esquizofrenia podría comenzar tan pronto como durante la niñez y durar toda la vida. Las personas con esta enfermedad tienen periódicamente dificultad con sus pensamientos y percepciones. Ellos podrían aislarse del contacto social y si no reciben tratamiento, podrían manifestar más síntomas e ir empeorando gradualmente con el paso del tiempo.

La esquizofrenia es uno de los trastornos “sicóticos”. La sicosis puede definirse como la incapacidad para reconocer la realidad. Puede incluir síntomas tales como delirios (creencias falsas), alucinaciones (percepciones falsas) y habla o comportamiento desorganizados. La sicosis es una característica de muchos trastornos mentales. En otras palabras, no todas las personas que son sicóticas son esquizofrénicas.

Los síntomas en la esquizofrenia se describen como “positivos” o “negativos”. Los síntomas positivos son síntomas sicóticos como delirios, alucinaciones y comportamiento desorganizado. Los síntomas negativos son: tendencia a emociones limitadas, habla monótona e incapacidad para comenzar actividades productivas.

Además de los síntomas positivos y negativos, muchos esquizofrénicos también presenta síntomas cognitivos (problemas con su funcionamiento intelectual). Podrían tener problemas con la “memoria operativa”. Esto significa que tienen problemas para recordar la información aprendida recientemente para poder usarla; por ejemplo, para planificar u organizarse. Estos problemas pueden ser sutiles, pero en muchos casos podrían ser responsables de que la persona con esquizofrenia tenga dificultad para conducir su vida diaria.

La esquizofrenia puede estar marcada por un deterioro constante del pensamiento lógico, habilidades y comportamientos sociales. Estos problemas pueden interferir con sus relaciones personales o desempeño en el trabajo. El cuidado personal también puede verse afectado.

Como los esquizofrénicos no entienden lo que significa tener esta enfermedad, ellos pueden deprimirse. Los esquizofrénicos tienen, más riego que el promedio de suicidarse. Los miembros de la familia y los profesionales de la salud necesitan estar alertas a esta posibilidad.

Los esquizofrénicos tienen también más riesgo de desarrollar problemas de abuso de sustancias. Las personas que beben alcohol y consumen drogas tienen más problemas para seguir un tratamiento. La esquizofrenia está asociada con altas tasas de fumadores más que  la población en general, que conduce a los pacientes con esta enfermedad a tener más problemas. Esta enfermedad presenta los siguientes subtipos:

  • Paranoide: este es quizá el subtipo más conocido porque las personas tienden a creer erróneamente que la paranoia y la esquizofrenia siempre van de la mano (“esquizofrénico paranoide”). No obstante, solo un número limitado de personas con esquizofrenia presentan síntomas paranoides. La características del tipo paranoide es la presencia de delirios, la desorganización y la monotonía emocional. En este subtipo, los delirios podrían no ser parejos en contenido, si no que podrían presentar temas no paranoides, como delirios religiosos o “delirios de grandeza”.
  • Desorganizado: podrían estar desorganizados el habla y el comportamiento y las respuestas emocionales son aplanadas o poco comunes.
  • Catatónico: la persona podría quedar inmóvil o agitarse, volverse particularmente negativa o muda o mostrar un comportamiento o habla poco comunes.
  • Indiferenciado: la persona presenta síntomas sicóticos, (positivos) que no encajan claramente con ninguna de las categorías anteriores.
  • Residual: los síntomas principales son síntomas negativos y no se manifiestan ningunos de los principales síntomas sicóticos de los otros subtipos.

Síntomas

Los síntomas de la esquizofrenia se definen como “positivos” o “negativos”.

Síntomas positivos:

  • alucinaciones (percepciones desordenadas) que podrían incluir cualquier de los cinco sentidos, incluidos vista, audición, tacto, olfato y gusto.
  • delirios (pensamientos distorsionados)
  • habla distorsionada
  • comportamiento inusual o desorganizado

Síntomas negativos:

  • rango emocional limitado (“afecto plano”)
  • habla limitada, indiferente con poca expresividad
  • pensamiento desordenado acompañado de dificultad para hacer conexiones lógicas
  • problemas para comenzar o perseguir actividades orientadas a la metas

Los síntomas cognitivos o intelectuales son difíciles de detectar e incluyen dificultad para retener y usar información para organizar o planear.

Diagnóstico

El diagnóstico de la esquizofrenia podría no ser inmediatamente evidente. Aunque generalmente se puede decir en una cita médica si una persona presenta síntomas sicóticos, no es posible diagnosticar esquizofrenia tan rápidamente. El clínico podría necesitar ver a la persona durante meses o años para determinar si el patrón de la enfermedad encaja con la descripción de la esquizofrenia. Es importante observar el curso de la enfermedad con el tiempo porque la sicosis sola no es suficiente para diagnosticar la esquizofrenia.

Existen muchas causas de la sicosis. El clínico que realiza la evaluación considerará varios diagnósticos alternativos, como estado de ánimo, problemas médicos o abuso de sustancias. Los especialistas saben que en los casos de esquizofrenia, la función cerebral está incapacitada, pero los exámenes que estudian la actividad cerebral no son suficientes para realizar el diagnóstico. El clínico podría querer realizar exámenes como tomografía computada (TAC), resonancia magnética (IRM) o electrocardiograma (EEG), que mide la actividad eléctrica. Estos exámenes ayudarán a descartar las causas de los síntomas aparte de la esquizofrenia, como un tumor o trastorno convulsivo.

Duración

La esquizofrenia es una enfermedad de por vida. No obstante, muchas enfermedades sicóticas duran mucho menos, por eso la presencia de la sicosis no necesariamente significa que la vida de una persona será una lucha constante. Además, el impacto de la enfermedad puede reducirse gracias al tratamiento temprano y activo.

Prevención

No existe manera de prevenir la esquizofrenia; no obstante, mientras antes se detecte la enfermedad, más posibilidades habrá de prevenir los peores efectos de la enfermedad.

La esquizofrenia nunca es culpa de los padres. No obstante en familias donde prevalece la enfermedad, podría ser útil buscar asesoría genética antes de formar una familia. Los miembros de la familia instruidos a menudo tienen más posibilidades de comprender más la enfermedad y brindar ayuda.

Tratamiento

La esquizofrenia requiere una combinación de tratamientos, incluidos medicamentos, asesoramiento sicológico y apoyo social.

Los principales medicamentos usados para tratar la esquizofrenia se denominan antipsicóticos. Son bastante efectivos para el tratamiento de los síntomas positivos de la esquizofrenia, pero relativamente menos exitosos para los síntomas negativos, excepto en un tipo de medicamentos (ver clozapina). Cada persona reacciona  diferente a los medicamentos antipsicóticos, por eso un paciente podría necesitar probar varias medicinas antes de encontrar la que mejor funcione.

Si un medicamento da resultado, es importante continuar tomándolo aún una vez que los síntomas mejoran. Sin medicación, existe gran probabilidad de que la sicosis regrese y cada episodio recurrente podría ser peor.

Los medicamentos antipsicóticos se dividen en un grupo más viejo (“típico”) y un grupo más nuevo (“atípico”). En los últimos años, se ha demostrado que, en general, un grupo es más efectivo que otro. Además, existen diferencias entre los medicamentos de cada grupo. Es imposible predecir qué medicina resulta más favorable para cada esquizofrénico. Por lo tanto, encontrar el mejor equilibrio entre los beneficios y los efectos secundarios dependerá de un proceso prudente de prueba y error.

Los medicamentos más nuevos incluyen la risperidona (Risperdal), la olanzapina (Zyprexa), la quetiapina (Seroquel), la ziprasidona (Geodon) y la aripiprazola (Abilify). Algunos de estos medicamentos pueden causar aumento significativo de peso, que incrementa el riesgo de desarrollar diabetes o más colesterol.

Otros medicamentos antipsicóticos como la clopromazina (Thorazine) y el haloperidol (Haldol) resultan tan efectivos como los agentes más nuevos. Los efectos secundarios pueden minimizarse si se usa una dosis baja. Como estos medicamentos más viejos se venden como genéricos tienden a ser también más económicos. La desventaja de estos medicamentos radica en el riesgo de sufrir espasmos o rigidez muscular, excitación, y si el medicamentos se toma durante largo tiempo, el riesgo de desarrollar movimientos involuntarios de los músculos (llamados discinesia tardía).

Otros efectos secundarios de los medicamentos antipsicóticos incluyen sentirse sedado, lento, no motivado, con dificultad para concentrarse, con cambios en el sueño, boca seca, constipación o cambios en la presión arterial.

La clozapina (Clozaril) es el único antipsicótico que resulta efectivo no solo para los síntomas positivos, si no para los síntomas negativos de la esquizofrenia. No obstante, tiene un efecto secundario potencialmente peligroso. Alrededor de 1 de cada 100 personas que toman este medicamento pierden la capacidad de producir glóbulos blancos necesarios para combatir la infección. Cualquiera que tome esta medicina debe hacerse análisis regulares de recuento de glóbulos. Otros efectos secundarios incluyen cambios de la frecuencia cardíaca y presión arterial, aumento de peso, sedación, excesiva salivación y constipación. Del lado positivo, las personas no desarrollan rigidez muscular o movimientos involuntarios de los músculos como se observa con los antipsicóticos más viejos. En algunas personas, la clozapina podría ser el mejor tratamiento en general para los síntomas de la esquizofrenia, por eso estas personas podrían decidir si es mayor el posible beneficio que los riesgos.

Dado que otros trastornos pueden imitar los síntomas de la esquizofrenia o podrían acompañarla, podrían probarse otros medicamentos, tales como los antidepresivos y los estabilizadores del ánimo. A veces, algunos medicamentos ansiolíticos ayudan a controlar la ansiedad o la agitación.

Existen signos de que la terapia de comportamiento cognitivo (TCC) puede reducir los síntomas de la esquizofrenia. La TCC en la esquizofrenia no se realiza de la misma forma que la TCC en la depresión. Cuando se trata la esquizofrenia, el terapeuta pone especial énfasis en comprender la experiencia del paciente, desarrollar una alianza y encontrar explicaciones alternativas para los síntomas sicóticos para desactivar los efectos angustiantes de este.

Además de las técnicas específicas de la TCC, el terapeuta o gerente de caso brinda apoyo emocional y práctica constantes, educación sobre la enfermedad, asesoramiento sobre manejo de relaciones y orientación hacia la realidad. Podría hacer énfasis en mantener la motivación y resolver problemas. Todos estos esfuerzos ayudarán al paciente a seguir el tratamiento. Mientras más larga y confiable sea la relación, más útil resultará para el paciente con esta enfermedad.

Existe mucho interés en desarrollar programas comunales que brinden apoyo integral y activo que lleguen al esquizofrénico y sus familias. El objetivo es controlar el seguimiento del tratamiento, reforzar el funcionamiento y mejorar la calidad de vida en general. Los centros residenciales para el tratamiento pueden brindar un lugar seguro para vivir. La rehabilitación vocacional brinda algo de esperanza de que la persona pueda realizar alguna actividad productiva. Un programa social podría brindar a la persona la estructura, la actividad y la oportunidad de mejorar su relación con los demás.

Cuándo llamar a un profesional

Cualquiera que muestre síntomas sicóticos o que tenga dificultad para realizar las actividades a causa de problemas en su pensamiento debería seguir un tratamiento. Aunque la gran mayoría de las personas con este trastorno nunca se dañan a sí mismos o dañan a otros, existe mayor riesgo de suicidio o violencia en la esquizofrenia, otra razón para buscar ayuda. Existen signos claros de que el tratamiento temprano y constante conduce a un mejor resultado. Además, la relación con un equipo de proveedores de la salud aumenta el acceso a nuevos tratamientos a medida que están disponibles.

Pronóstico

El pronóstico de la esquizofrenia varía. Por definición, la esquizofrenia es una condición crónica que incluye sicosis persistente y recurrente y funcionamiento pobre. La esperanza de vida podría aún acortarse si la persona se aleja de las relaciones que lo contienen, si su higiene personal o cuidado de su persona disminuye o si su capacidad de juicio reducida conduce a accidentes. No obstante, con un tratamiento activo, los efectos de la enfermedad pueden reducirse significativamente. Es probable lograr un mejor pronóstico si los síntomas principales comienzan después de los 30 años y si la aparición de la enfermedad fue rápida. Mientras mejor haya funcionado una persona antes de la aparición de la enfermedad, mejor será la probabilidad de recuperación después del tratamiento. La ausencia de antecedentes de esquizofrenia en la familia es también un bueno signo.

Información adicional

American Foundation for Suicide Prevention (Fundación Americana para la Prevención) 120 Wall St. 22nd Floor New York, NY 10005 Teléfono: 212-363-3500 Gratuito: 1-888-333-2377 Fax: 212-363-6237 http://www.afsp.org

American Psychiatric Association (Asociación Psiquiátrica Americana) 1000 Wilson Blvd. Suite 1825 Arlington, VA 22209-3901 Teléfono: 703-907-7300 Gratuito: 1-888-357-7924 Sitio Web: http://www.psych.org/ Sitio de información pública: http://www.healthyminds.org/

American Psychological Association (Asociación Americana de Psicología) 750 First St., NE Washington, DC 20002-4242 Teléfono: 202-336-5500 Gratuito: 1-800-374-2721 TTY: 202-336-6123 http://www.apa.org/

National Alliance for the Mentally Ill (Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales Ill) Colonial Place Three 2107 Wilson Blvd. Suite 300 Arlington, VA 22201-3042 Teléfono: 703-524-7600 Gratuito: 1-800-950-6264 Fax: 703-524-9094 http://www.nami.org/

Mental Health America (Salud Mental de América) 2001 N. Beauregard St., 6th Floor Alexandria, VA 22311 Teléfono: 703-684-7722 Gratuito: 1-800-969-6642 TTY: 1-800-433-5959 Fax: 703-684-5968 http://www.nmha.org/

National Institute of Mental Health (Instituto Nacional de Salud Mental) Oficina de Comunicaciones 6001 Executive Blvd. Room 8184, MSC 9663 Bethesda, MD 20892-9663 Teléfono: 301-443-4513 Gratuito: 1-866-615-6464 TTY: 301-443-8431 TTY Gratuito: 1-866-415-8051 Fax: 301-443-4279 http://www.nimh.nih.gov/

Última revisión: 2008-10-19T00:00:00-06:00

Última modificación: 2009-01-12T00:00:00-07:00

Fuente: Copyright © 2009 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


2 Comments en “Esquizofrenia”

  1. [...] encontró que los escritores son más propensos a sufrir de ansiedad, depresión, esquizofrenia, trastorno bipolar y a abusar de una o varias sustancias. Los fotógrafos y los [...]

  2. Hola esta muy interesante toda la información yo les pido por favor ayuda para mi hijo y mi familia

Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil