Enfermedades y Condiciones

Hematuria

¿Qué es?

Hematuria es la presencia de glóbulos rojos en la orina. Si hay muchos glóbulos rojos, la orina puede volverse de color rojo o rosa brillante o de la bebida de cola. No obstante, a menudo la orina parece completamente normal porque no hay suficiente cantidad de sangre para causar un cambio de color. En este caso, la condición se denomina “hematuria” microscópica.

Hay muchas causas posibles de hematuria que incluyen:

  • Infección de las vías urinarias: la hematuria puede estar causada por una infección en cualquier parte de las vías urinarias, más comúnmente la vejiga (cistitis) o el riñón (pielonefritis).
  • Cálculos renales (piedritas en el riñón)
  • Tumores: en el riñón o la vejiga
  • Ejercicios físicos: la hematuria por ejercicio físico es una condición inofensiva que produce sangre en la orina después del ejercicio físico intensivo. Es más frecuente en hombres que en mujeres.
  • Traumatismo: las lesiones por traumatismo en cualquier parte de las vías urinarias, desde los riñones hasta la abertura de la uretra (la conexión entre la vejiga y el mundo exterior) puede causar hematuria.
  • Medicamentos: la hematuria puede estar causada por medicamentos como anticoagulantes, incluidos la heparina, la warfarina (Coumadin) o los medicamentos del tipo de la aspirina, las penicilinas, los medicamentos que contienen sulfa y la ciclofosfamida (Cytoxan).
  • Glomerulonefritis: es un grupo de enfermedades que se caracteriza por una inflamación de los glomérulos, las unidades que filtran los riñones. La glomerulonefritis es una complicación rara de ciertas infecciones bacterianas y virales (incluidas la faringitis infecciosa). Puede también presentarse en personas con ciertas enfermedades autoinmunes, lupus eritematoso sistémico (también llamado lupus o LES) y vasculitis, y otras veces no hay una causa identificable.
  • Trastornos hemorrágicos (sangrado): estos incluyen la familia de las hemofilias.

Síntomas

La hematuria raramente causa síntomas por sí sola. Una excepción es cuando hay tanta sangre dentro de la vejiga que se forman coágulos y se bloquea el flujo de orina. Esto puede causar dolor del lado de la obstrucción en la parte baja de la pelvis. Los síntomas generalmente están causados por la hematuria y varían según la condición.

  • Glomerulonefritis: si la glomerulonefritis no es grave, podría causar cualquier síntoma. Si aparecen síntomas, pueden ser inflamación (hinchazón) especialmente en las extremidades inferiores, disminución de la orina y presión arterial alta.
  • Infección de la vejiga o el riñón: los síntomas dependen de donde esté localizada la infección, pero puede incluir dolor intenso en la región media de la columna, fiebre, escalofríos intensos, náuseas y vómitos, dolor arriba del pubis o en la región de la vejiga, orina de olor nauseabundo, necesidad de orinar más seguido que lo normal y dolor o molestia al orinar.
  • Infección de la próstata: puede haber dolor en la parte baja de la columna o en el área entre el escroto y el ano, dolor al eyacular, sangre en el semen, y a veces fiebre y escalofríos.
  • Tumor en el riñón y la vejiga: la mayoría de los cánceres de vejiga y riñón crecen sin causar dolor o molestia. Cuando los síntomas se desarrollan, los más frecuentes son dolor abdominal, orina más frecuente y dolor después de orinar.
  • Cálculos renales: cuando un cálculo renal queda atrapado en uno de los uréteres (los conductos angostos que conectan cada riñón con la vejiga), puede causar dolor severo en la columna, en un costado, en la ingle, náuseas y vómitos o dolor y orina frecuente.
  • Trastornos hemorrágicos (sangrado): tienden a causar hemorragia anormal en todo el cuerpo, no solo en la orina. Según el problema hemorrágico específico, los síntomas pueden incluir moretones anormales, hemorragias prolongadas por cortes, hemorragias en la piel, hemorragias dentro de las articulaciones o vías gastrointestinales (que le da a la materia fecal un tono alquitranado y negro o rojo fuerte debido a la presencia de sangre en la materia fecal), o hemorragia en las encías aún cuando se usa el hilo dental o se cepillan los dientes delicadamente.
  • Traumatismo: habrá a menudo signos de lesiones traumáticas en la superficie del cuerpo, como moretones, inflamación, orificios punzantes o heridas abiertas   (Sigue…)

<!–nextpage–>

 

Diagnóstico

Su profesional de la salud querrá tomar una muestra de su orina para confirmar que tiene hematuria. En las mujeres, la sangre puede mezclarse con la sangre durante la menstruación. Su médico podría querer repetir los análisis de orina entre los períodos menstruales.

Una vez que su médico haya confirmado que usted tiene hematuria, le preguntará sobre su historia clínica y los antecedentes de su familia, especialmente cualquier antecedente de enfermedad renal (en los riñones), problemas en la vejiga o trastornos hemorrágicos. Su médico también le preguntará acerca de cualquier caso de traumatismo reciente o ejercicio extenuante, infecciones bacterianas o virales recientes, los medicamentos que toma y sus síntomas, incluidos orina más frecuentes, dolor al orinar y dolor en un costado.

Su médico también lo examinará, medirá su temperatura y presión arterial y controlará si tiene dolor o molestia en su costado o sobre el área de la vejiga. El médico podría recomendar a las mujeres que se realicen un examen pélvico y a los hombres un examen de próstata.

También le pedirá una muestra reciente de orina para un análisis de orina. La orina se analiza en el laboratorio para detectar proteínas, glóbulos blancos y glóbulos rojos para identificar infección en la vejiga o en el riñón o inflamación renal (glomerulonefritis).

Luego, según la sospecha de la causa de su hematuria, los otros exámenes podrían incluir:

  • Cultivo de orina: mediante análisis, se analiza una muestra de orina para ver si crecen bacterias. Este análisis se usa para confirmar una infección de vejiga o riñón.
  • TAC de riñones, uréteres y vejiga: muy comúnmente la primera tomografía computarizada (TAC) se realiza sin colocar material de contraste por vía intravenosa (en la vena). Si aún es necesaria más información, el radiólogo podría querer inyectarle un tinte (también llamado medio de contraste). El tinte se acumula en los riñones y se elimina por la orina, lo que muestra el contorno de todo el sistema urinario. Dígale al radiólogo sobre sus alergias, especialmente sobre cualquier reacción anterior a un medio de contraste.
  • Ultrasonido: este análisis usa ondas sonoras para ayudar a establecer si la masa renal es no cancerosa (benigna), si es un quiste lleno de líquido o una masa sólida, como un tumor canceroso. El ultrasonido también puede identificar cálculos renales.
  • Cistoscopia: mediante este examen, el médico inserta un endoscopio flexible dentro de la uretra hasta dentro la vejiga para examinar la mucosa de le vejiga en busca de tumores u otros problemas. Este examen generalmente se realiza con anestesia local y sedantes.
  • Análisis de sangre: pueden detectar signos de infección en las vías urinarias, insuficiencia renal, anemia (a menudo acompañada por problemas renales), trastornos hemorrágicos, o niveles de los componentes químicos de la sangre que pueden incrementar la formación de cálculos renales.

Podrían recomendarse otros exámenes para detectar las condiciones que causan inflamación renal (como lupus) según los resultados de los análisis de rutina de orina y de sangre.

Duración

La duración de la hematuria depende de las causas. Por ejemplo, la hematuria relacionada con el ejercicio intensivo generalmente desaparece por sí sola en 24 a 48 horas. La hematuria como consecuencia de una infección de las vías urinarias desaparecerá cuando se cure la infección. La hematuria relacionada con un cálculo renal desaparecerá una vez despedido o eliminado.

Prevención

Para prevenir la hematuria relacionada con el ejercicio intensivo, cambie a un programa con ejercicios de menor intensidad. En general, usted puede ayudar a prevenir otras formas de hematuria si adopta un estilo de vida que favorezca a vías urinarias saludables:

  • manténgase hidratado; beba alrededor de ocho vasos de líquido por día (más durante las estaciones calientes)
  • evite fumar cigarrillos porque hay más probabilidades de sufrir de cáncer en las vías urinarias

Tratamiento

El tratamiento de la hematuria depende de su causa. En general, las personas con hematuria relacionada con la práctica de ejercicios físicos no necesitan tratamiento excepto modificar sus programas de ejercicios. Las personas con hematuria relacionada con la ingesta de medicamentos mejorarán si dejan de tomar la medicación que causa el problema. Los antibióticos por lo general curarán la hematuria relacionada con la infección. En los otros casos de hematuria, el tratamiento podría ser más complejo:

  • Cálculos renales: los cálculos más pequeños a veces pueden despedirse por la vía urinaria si se toma mucho líquido. Los cálculos más grandes podrían requerir cirugía o litotripsia, una intervención que rompe el cálculo.
  • Traumatismo: depende del tipo y gravedad de las lesiones; en casos graves podría ser necesaria una cirugía.
  • Tumor en la vejiga o riñón: el tratamiento se determina según en tipo de cáncer y el grado de diseminación (su etapa), así como por la edad del paciente, su salud general y sus preferencias. Los tipos principales de tratamientos son la cirugía, la quimioterapia, la radioterapia y la inmunoterapia, un tipo de tratamiento que estimula al sistema inmune para que combata el cáncer.
  • Glomerulonefritis: el tratamiento podría incluir antibióticos para tratar la infección, medicamentos llamados diuréticos que ayudan a aumentar la cantidad de orina eliminada por el cuerpo, medicamentos que para controlar la presión arterial alta y los cambios en la dieta para reducir el funcionamiento de los riñones. Sin embargo, los niños que presentan esta enfermedad luego de una infección por estreptococos a menudo se recuperan sin tratamiento. Si la glomerulonefritis está causada por un tratamiento autoinmune, como el lupus, podrían recetarse medicamentos para suprimir el sistema inmune, incluidos los corticoesteroides o la ciclofosfamida (Cytoxan, Neosar).
  • Trastornos hemorrágicos: el tratamiento depende del tipo específico de trastorno hemorrágico. Los pacientes con hemofilia pueden tratarse con inyecciones de los factores de coagulación o con plasma recientemente congelado, un tipo de transfusión que restituye los factores que faltan.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico de inmediato si observa sangre en su orina o si su orina tiene el color de la bebida de cola. También debería llamar a su profesional de la salud si tiene fiebre o dolor en la región inferior del abdomen o en el costado.

Pronóstico

La mayoría de las personas con hematuria relacionada con el ejercicio físico, la medicación, los cálculos renales, la infección en las vías urinarias o con la prostatitis tiene un excelente pronóstico de recuperación.

Los niños con hematuria como consecuencia de la glomerulonefritis generalmente se recuperan por completo si la enfermedad es leve o si se manifiesta después de una infección por estreptococos. Los adultos con glomerulonefritis son menos propensos a recuperarse por sí solos, aunque la perspectiva depende del tipo específico de glomerulonefritis. Las formas más severas de la enfermedad pueden causar insuficiencia renal crónica.

En personas con cáncer de vejiga o renal, la perspectiva depende de la etapa y del tipo de tumor. En general, si el tumor en la vejiga o riñón se diagnostica en su etapa inicial, el cáncer a menudo se cura.

Aunque las personas con hemofilia podrían tener frecuentes episodios de hemorragia (incluidos hemorragia en las articulaciones, los órganos internos y otras partes del cuerpo), los avances recientes en el tratamiento han logrado un período de vida casi normal en muchos pacientes.

Información adicional

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disorders (Instituto Nacional de Diabetes y Trastornos Digestivos y del Riñón, Oficina de Comunicaciones y Relaciones Públicas) Office of Communications and Public Liaison Building 31, Room 9A04 Center Drive, MSC 2560 Bethesda, MD 20892-2560 Teléfono: (301) 496-3583 Fax: (301) 496-7422 http://www.niddk.nih.gov/

American Foundation for Urologic Disease (Fundación Americana para la Enfermedad Urológica), 1000 Corporate Blvd., Suite 410 Linthicum, MD 21090 Teléfono: (410) 689-3990 Gratuito: (800) 828-7866 Fax: (410) 689-3998 http://www.afud.org/

National Kidney Foundation (Fundación Nacional del Riñón) 30 East 33rd St. New York, NY 10016 Teléfono: (212) 889-2210 Gratuito: (800) 622-9010 Fax: (212) 689-9261 Correo electrónico: info@kidney.orghttp://www.kidney.org/

Última revisión: 2007-02-14T00:00:00-07:00

Última modificación: 2007-05-15T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2007 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:



Un Comentario en “Hematuria”

  1. Qué bien que exista esta página tan completa y con la información precisa y clara. Mil gracias.

Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil