Enfermedades y Condiciones

Hepatitis C

¿Qué es?

La hepatitis C es una infección viral que puede inflamar y dañar el hígado. El virus de la hepatitis C generalmente se trasmite a través del contacto con sangre infectada, más comúnmente al compartir agujas para el consumo de drogas intravenosas. La enfermedad también puede diseminarse:

  • si se comparten sorbetes u otros elementos usados para inhalar cocaína.
  • en las relaciones sexuales sin protección, aunque esto es poco común
  • un trabajador de la salud al pincharse accidentalmente con una aguja infectada
  • a través de transfusiones de sangre; antes de 1992, las personas que recibían transfusiones de sangre tenían un riesgo significativo de desarrollar hepatitis C; sin embargo, dado que las técnicas usadas en el análisis de sangre mejoraron, las probabilidades de contagiarse a través de una transfusión de sangre infectada disminuyó en aproximadamente 1 en 100.000 casos.
  • a través de las diálisis renales
  • de la madre al bebé durante el nacimiento
  • un tatuaje infectado o equipamiento para perforaciones en el cuerpo (body piercing )

Una vez que una persona estuvo expuesta al virus de la hepatitis C, usualmente lleva una a dos semanas antes de que el virus pueda detectarse en sangre.

Hasta el 80% de las personas que desarrollan hepatitis C breve (aguda) desarrollan hepatitis C prolongada (crónica). La mayoría de estas personas; no obstante, desconocen que tienen esta infección porque la hepatitis C generalmente no causa síntomas. Luego de estar contagiado con esta infección silenciosas durante 20 a 30 años, alrededor del 30% desarrolla cirrosis, una enfermedad hepática (del hígado) grave que puede causar la muerte. Un pequeño porcentaje de personas con hepatitis crónica desarrolla cirrosis de hígado. En Estados Unidos la hepatitis C es la causa de muerte más común por enfermedad hepática crónica y transplante de órgano. Allí, alrededor de 10.000 personas mueren por año debido a complicaciones de la hepatitis C.

Síntomas

Muchas mujeres con hepatitis C no presentan ningún síntoma. Sin embargo, alrededor del 20% de las personas contagiadas desarrollan síntomas que duran de 2 a 3 meses, incluidos:

  • sensación de estar enfermo (malestar generalizado)
  • tono amarillento en la piel (ictericia)
  • debilidad
  • poco apetito
  • fatiga
  • náuseas
  • dolor abdominal

Menos del 20 por ciento de las personas que se infectaron con hepatitis C logran eliminar el virus de sus cuerpos por completo. Estas personas raramente sufren de consecuencias a largo plazo por esta enfermedad.

Alrededor del 30% de las personas con hepatitis C prolongada desarrollarán síntomas generales, como pérdida de peso, poco apetito, fatiga y dolor en las articulaciones. La mayoría de las personas; no obstante, no presentan ningún síntoma durante 20 a 30 años después de haberse contagiado, aunque el virus daña lentamente el hígado. A menos que se hagan análisis para detectar la hepatitis C, mucha de estas personas desconocen estar infectados hasta que desarrollan síntomas de enfermedad hepática avanzada.

Diagnóstico

Su médico le preguntará acerca de sus síntomas relacionados con la hepatitis C crónica o aguda, o con la enfermedad hepática avanzada. Le preguntará si presenta factores de riesgo de tener hepatitis C, como antecedentes de consumo de drogas intravenosas, inhalación de cocaína o transfusiones de sangre, especialmente antes de 1992. Su médico le preguntará acerca de su sexualidad porque las personas con múltiples parejas sexuales son muy propensas a desarrollar la hepatitis C. Si ya ha trabajado en el campo de la salud mental, su médico le preguntará si podría haberse pinchado con una aguja accidentalmente. En raros casos, las personas con hemodiálisis prolongadas se infectan con hepatitis C a través del equipo contaminado.

Su médico lo examinará para detectar signos de enfermedad hepática, como hígado o bazo aumentados de tamaño, abdomen hinchado (inflamado), inflamación de tobillos o consunción muscular severa (atrofia).

La infección con hepatitis C se confirma mediante ciertos análisis que detectan esta infección de dos maneras distintas. El análisis detecta la presencia del virus en sangre o detecta las proteínas que combaten la infección (anticuerpos) fabricadas por el organismo para combatir el virus de la hepatitis C. Estos anticuerpos indican que usted ya estuvo expuesto al virus. El virus mismo puede detectarse mediante un análisis llamado reacción en cadena de la polimerasa. Los análisis de anticuerpos incluyen las pruebas de enzimoinmunoanálisis e inmunotransferencia recombinante.

Si tiene hepatitis C, su médico le pedirá que se haga análisis de sangre para determinar el subtipo de virus que tiene porque cada subtipo responde de manera diferente al tratamiento. Se necesitará una biopsia de hígado, y en la mayoría de los casos, se hace antes de comenzar el tratamiento médico. En una biopsia, se extrae una pequeña muestra de tejido y se la examina en un laboratorio. Los resultados de la biopsia ofrecen la mejor información para el pronóstico de la enfermedad en relación con la probabilidad de desarrollar complicaciones debido a la enfermedad hepática.

Duración

Menos del 20% de las personas con hepatitis C logran eliminar el virus de sus cuerpos en seis meses. La mayoría de las personas tienen la infección de por vida y algunas finalmente desarrollan cirrosis u otras formas de enfermedad hepática grave.

Prevención

No existe vacuna para protegerse contra la hepatitis C, por eso la única forma de prevenir la enfermedad es evitando los factores de riesgo.

El riesgo de contraer la hepatitis C a través de las relaciones sexuales parece ser baja, excepto en las personas con muchas parejas sexuales. Una pareja con una relación prolongada puede infectarse si una de las dos tiene hepatitis C, no obstante esto se da en casos excepcionales. Por eso, las personas con hepatitis C en estos tipos de relaciones generalmente no necesitan tomar medidas preventivas especiales para evitar que sus parejas los contagien. Si la persona con hepatitis C también está infectada con VIH, es mayor el riesgo de trasmitir la hepatitis C. Usted debería informarse con su médico sobre la necesidad de usar algún método de prevención.

En la actualidad, los siguientes son los métodos más efectivos para prevenir la hepatitis C:

  • no se inyecte drogas ilegales
  • no inhale cocaína
  • si está pensando en hacerse perforaciones corporales (body piercing) o tatuajes, asegúrese de que el equipo esté bien desinfectado
  • si es un trabajador de la salud, siga las precauciones estándares de control de infecciones (batas, guantes, lavado de manos, etc.) para prevenir el contacto con la sangre del paciente
  • no tenga relaciones sexuales sin protección, a menos que tenga una relación prolongada con una sola persona.

Dado que beber alcohol empeora la hepatitis C, aquellos con esta enfermedad deberían reducir significativamente la ingesta de alcohol o evitar tomar alcohol.

Tratamiento

No todos los pacientes infectados con hepatitis C necesitan tratarse. Si está contagiado con hepatitis C, su médico le informará los beneficios y los efectos secundarios del tratamiento y la probabilidad de que el tratamiento mejore su condición. Su médico le recomendará que se vacune contra la hepatitis A y B, a menos que ya esté infectado con estos virus, para reducir la probabilidad de dañar más el hígado.

En el pasado, comúnmente se usaba un médicamente llamado interferón alfa para tratar la hepatitis C. Sin embargo, aunque casi el 50% de las personas en un principio mejoran con esta terapia, los beneficios del tratamiento raramente perduran más de seis meses. Por eso, el interferón alfa es actualmente usado en combinación con un medicamento antiviral llamado ribavirina (Virazole). Alrededor del 60 por ciento de los pacientes que tiene una terapia combinada eliminarán el virus en sangre. El pronóstico varía según en subtipo de virus. Los pacientes con el genotipo 2 y 3 tienen una tasa más alta de respuesta, mientras aquellos infectados con el genotipo 1 son menos propensos a responder al tratamiento.

Algunas personas no logran tolerar los efectos secundarios de este tratamiento y no se recomienda en personas con ciertos problemas médicos. El interferón alfa causa varios efectos secundarios, incluidos sensación de estar enfermo (malestar generalizado), depresión, dificultades para concentrarse, anemia, enfermedad tiroidea, y, menos comúnmente, enfermedades autoinmunes. Por eso, no se recomienda esta medicación en personas que tienen antecedentes de depresión, enfermedades autoinmunes, ciertas enfermedades de la sangre y varias condiciones médicas crónicas. La ribavirina se tolera muy bien y su efecto secundario es la anemia.

También se recomienda la terapia antiviral en personas que tienen enfermedades hepáticas avanzadas o en consumidores activos de alcohol o drogas ilegales.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico si presenta síntomas de hepatitis o si cree que estuvo expuesto a una persona con hepatitis.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) recomiendan que ciertos grupos con alto riesgo se hagan análisis para detectar la hepatitis C, incluidos:

  • aquellos que recibieron transfusiones de sangre o productos de sangre, u órganos transplantados antes de 1992
  • consumidores de drogas que se inyectan drogas o inhalan cocaína, aún si lo hacían hace muchos años
  • personas con hemodiálisis a largo plazo
  • personas con antecedentes de múltiples parejas sexuales
  • cónyuges de personas con hepatitis C
  • personas que comparten la vivienda con una persona con hepatitis
  • personas con signos de enfermedad hepática

Si usted está en alguno de estos grupos de alto riesgo, llame a su médico y pregúntele acerca de los análisis de hepatitis C.

Pronóstico

El 80% de las personas infectadas con hepatitis C desarrollan finalmente hepatitis crónica. Después de aproximadamente 20 años de estar infectado con el virus de la hepatitis C crónica, alrededor del 20% de las personas desarrollan cirrosis y alrededor del 1 al 5% desarrollan un forma de cáncer hepático llamado carcinoma hepatocelular. El tratamiento efectivo con medicamentos antivirales disminuirá el riesgo de desarrollar cirrosis y cáncer hepático.

Información adicional

American Liver Foundation (Fundación Americana del Hígado) 75 Maiden Ln. Suite 603 New York, NY 10038 Teléfono: (212) 668-1000 Gratuito: (800) 465-4837 Fax: (212) 483-8179 http://www.liverfoundation.org/

Última revisión: 2007-06-13T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-08-19T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008  por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


3 Comments en “Hepatitis C”

  1. [...] acuerdo con los CDC, es importante que todas estas personas se hagan la prueba de la hepatitis C para eliminar esta epidemia que usualmente no causa síntomas, pero puede dañar al hígado y [...]

  2. [...] protege del contagio de las enfermedades venéreas o ETS, entre las cuales se incluyen el VIH y la hepatitis. Por eso, es importante que uses condón cuando practicasel sexo anal y el sexo [...]

  3. Hola tengo Hepatitis C y Cirrosis Cronica los Doctores no me dan esperanza de vivir pero no veo que hagan nada, solo me dan pastillas para sacar el agua del cuerpo y de las piernas tambien unas cucharadas para poder hacer el bano. Por favor halludenme. el numero de mensage es 1-562-415-5734 Gracias

Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil