Enfermedades y Condiciones

Mesotelioma maligno

¿Qué es?

El mesotelioma maligno es una forma rara de cáncer que se diagnostica en aproximadamente 3.000 personas por año. La enfermedad usualmente afecta la delgada membrana que recubre la cavidad torácica (el tórax) y los pulmones. Esta membrana se denomina pleura. También puede afectar el recubrimiento de la cavidad abdominal, llamada peritoneo y, muy raramente, afecta el recubrimiento del corazón, llamado pericardio.

En la mayoría de los casos el mesotelioma maligno está causado por la exposición al asbesto, un mineral natural que se usa en varias industrias. Un pequeño porcentaje de casos han sido relacionados con la exposición al mineral de silicato llamado zeolita o a un tipo de tinte de contraste radiográfico, Thorotrast, usado antes de 1960 para hacer que los vasos sanguíneos pueden ser visualizados en las radiografías. En unos pocos casos, se desconoce la causa del mesotelioma maligno.

Las personas expuestas al asbesto durante largo tiempo o expuestas a altos niveles de asbesto tienen un mayor riesgo de desarrollar mesotelioma maligno, pero aún las personas expuestas durante un breve periodo pueden desarrollar esta enfermedad, que aparece al menos 15 años (generalmente de 20 a 40 años) después de la exposición al asbesto. Por lo general se diagnostica esta enfermedad entre los 50 y 70 años. Los hombres son más propensos que las mujeres a padecerla, porque es más probable que ellos hayan trabajado en industrias que utilizan asbesto.

Existen tres tipos principales de mesotelioma maligno: epitelial, sarcomatoide y mixto. El tipo epitelial es el más común.

Síntomas

Alrededor del 90% de las personas a quienes se les diagnostica mesotelioma tienen dolor de pecho o falta de aire como síntomas iniciales de esta enfermedad. Estos síntomas pueden estar causados por el cáncer mismo, que irrita las células nerviosas en los tejidos cercanos, o por la acumulación de líquidos entre las dos capas de la pleura y el pecho. Esta acumulación de líquido se denomina derrame pleural. Los pacientes con mesotelioma que se desarrolla en el recubrimiento abdominal pueden tener dolor e inflamación abdominal causados por una acumulación de líquido en la cavidad torácica. Otros síntomas posibles incluyen tos, fatiga y pérdida de peso.

Diagnóstico

Su médico le preguntará acerca de sus síntomas y su historia clínica antes de examinarlo. Usualmente es necesario realizar exámenes médicos porque los síntomas más comunes de dolor de pecho y falta de aire podrían deberse a otras causas. Estos exámenes incluyen un electrocardiograma (ECG), una radiografía abdominal o de pecho, según sus síntomas y su examen físico. Si estos exámenes muestran cualquier anomalía en los pulmones y pleura, necesitará realizarse una tomografía computada (TAC) o una imagen por resonancia magnética (IRM). Estos estudios por imágenes le permiten al médico determinar el tamaño y la localización de cualquier tumor en el pecho o abdomen.

Si tiene líquido en su pecho o abdomen, podría ser necesario el uso de una aguja fina para extraer una pequeña muestra de líquido y examinarlo. Este procedimiento, llamado aspiración con aguja fina, también podría ser usado para drenar el líquido, y así aliviar los síntomas de dolor de pecho y falta de aire. Ocasionalmente, el mesotelioma puede diagnosticarse solo con una muestra de líquido; no obstante, por lo general también se toma una muestra de tejido (biopsia). La muestra de tejido puede obtenerse mediante un procedimiento llamado toracoscopía o toracoscopía videoasistida (TVA) en el caso de un tumor pleural, o con un procedimiento llamado laparoscopía en el caso de tumor abdominal. En ambas intervenciones, se inserta un instrumento parecido a un tubo, a través de un pequeño corte que le permite al médico ver el tumor y recoger una muestra de tejido. También podría ser necesario que le realicen una intervención llamada broncoscopía o mediastinoscopía para que el médico pueda detectar masas tumorales en las vías respiratorias causadas por otros tumores, o puede extraer muestras de tejidos de los ganglios linfáticos.

Se realizan también algunos análisis de sangre para investigaciones científicas que podrían estar asociados con el mesotelioma, y pueden ayudar en el diagnóstico y en la respuesta al tratamiento. Estos se conocen como osteopontin y mesotelina y están disponibles como parte de algunos estudios clínicos.

Una vez que su médico esté seguro que usted tiene mesotelioma maligno, el próximo paso es determinar el nivel de propagación del tumor, que será clasificado dentro de uno de los cuatro estadios. Esto se realiza con estudios por imágenes como una TAC y una IRM. En el estadio I, el tumor se limita al recubrimiento pleural de un lado del pecho sin que haya signos de haberse diseminado. Si la enfermedad regresa después de haberse tratado con éxito, se denomina mesotelioma recurrente.

El estadio I también se denomina enfermedad localizada, mientras que los estadios II, III y IV se denominan enfermedad avanzada.

Duración

Una vez que se manifiesta, este tipo de cáncer sigue creciendo y se disemina hasta que se le trate.

Prevención

Para reducir su riesgo de padecer de mesotelioma maligno, debería evitar exponerse al asbesto. Dado que no existe un nivel seguro de exposición a este mineral, cualquier exposición es nociva. Si vive en una casa muy antigua, pídale a un profesional experto que revise las áreas expuestas al material de aislamiento con asbesto u otras áreas con asbesto deteriorado. Tales áreas deben ser eliminadas o selladas de manera segura por un profesional especializado. Los trabajadores que están a diario en contacto con materiales con asbesto deberían seguir medidas aprobadas para limitar la exposición y así evitar transportar hacia sus casas el polvo de asbesto en sus ropas.

Tratamiento

El mesotelioma maligno es difícil de tratar. El cáncer puede diseminarse fácilmente a los órganos cercanos. Si el tumor se ha diseminado, es casi imposible extirpar todo el tumor mediante una cirugía. Además, ha resultado difícil examinar la efectividad de los diferentes tratamientos, porque hay relativamente pocos casos de mesotelioma maligno.

Las principales opciones de tratamiento para el mesotelioma maligno incluyen cirugía, radioterapia y quimioterapia.

Cirugía: antes de considerar cualquier tratamiento para el mesotelioma maligno, se evaluará su salud en general. Los exámenes se hacen para asegurarse de que el cáncer no se haya diseminado a sitios distantes y para evaluar el funcionamiento de sus pulmones y corazón. Los exámenes de pulmones detectan signos de lesión pulmonar por el tabaco o por otras enfermedades, incluidas asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Estos exámenes determinan el nivel de riesgo que tendría realizar una cirugía, especialmente si es necesario extirpar un pulmón.

La cirugía del mesotelioma maligno podría tener como objetivo controlar el cáncer a largo plazo (cirugía agresiva) o aliviar los síntomas (tratamiento paliativo).

  • Cirugía agresiva: un procedimiento llamado neumonectomía extrapleural consiste en extirpar la pleura, el pulmón, el diafragma y el pericardio. El objetivo de esta cirugía, muy complicada y agresiva es el de extirpar la mayor cantidad posible de tumor. No todos los centros médicos llevarán a cabo esta intervención porque es muy compleja y tiene un alto riesgo de muerte en los 30 días posteriores a la cirugía. Este procedimiento generalmente se realiza en pacientes más jóvenes con un estado de salud general bueno y con la enfermedad en estadio I. Los pacientes son evaluados minuciosamente para determinar su capacidad de tolerancia a la cirugía.
  • Tratamientos paliativos: cuando el mesotelioma maligno es avanzado, se puede recurrir a los tratamientos paliativos para aliviar o controlar los síntomas, tales como falta de aire, causado por el líquido o el tumor que presiona sobre el pulmón u otros órganos. Estos tratamientos no curan la enfermedad, y se detallan a continuación:
    • Puede usarse un tratamiento llamado toracentesis para tratar la acumulación de líquido (derrame de líquido) en el mesotelioma pleural. Se inserta una aguja dentro del pecho para drenar el líquido, que alivia la falta de aire y el dolor. Podría inyectarse talco dentro del espacio pleural para tratar de detener la acumulación de líquido en esa región. Este tratamiento con talco se llama pleurodesis con talco. Existen otros tratamientos similares para liberar la acumulación de líquido (ascitis) en el mesotelioma peritoneal (paracentesis).
    • Un tratamiento llamado pleurectomía y decorticación consiste en la extirpación quirúrgica de la pleura. Este tratamiento puede realizarse para reducir el dolor causado por el tumor o para prevenir la acumulación de líquido. En caso del mesotelioma peritoneal, generalmente el objetivo de la cirugía es aliviar los síntomas.

Radioterapia: dada la localización del mesotelioma peritoneal es extremadamente difícil usar suficientes dosis altas de radiación para exterminar el tumor sin dañar los órganos. Las dosis bajas de radiación pueden ayudar a achicar el tumor, pero no está claro si esto ayuda a las personas a sobrevivir más tiempo que si no se tratara el tumor.

Usar radioterapia después de la cirugía no ha demostrado que mejore la supervivencia. No obstante, dado que es muy poco probable que la cirugía extirpe todo el tumor, se recurre a la radioterapia después de la cirugía con la esperanza de eliminar las células tumorales restantes. Asimismo, puede usarse radioterapia para aliviar los síntomas del mesotelioma, incluidos el dolor de pecho.

Quimioterapia: consiste en el uso de medicinas para tratar el cáncer, pero no puede curar el mesotelioma. Algunos medicamentos quimioterapéuticos producen un efecto parcial en algunos pacientes. Se podría recurrir a la quimioterapia combinada (el uso de más de un medicamento quimioterapéutico al mismo tiempo) en un intento por mejorar la respuesta del paciente a los medicamentos. Algunas combinaciones resultaron ser prometedoras, y además se están probando nuevos medicamentos.

Al igual que la radioterapia, podría administrarse quimioterapia después de la cirugía en un intento por combatir las células cancerosas que no pudieron ser eliminadas.

Tratamiento del mesotelioma en Estadio I (localizado): si usted esta dispuesto a someterse a un tratamiento agresivo y es suficientemente sano como para recurrir a una cirugía, algunos centros podrían realizarle una neumonectomía extrapleural. Otra opción quirúrgica es la pleurectomía y decorticación, que a veces se realiza para aliviar algunos síntomas del mesotelioma. Ambos procedimientos pueden estar seguidos de radioterapia o quimioterapia. Menos del 5% de los pacientes con mesotelioma maligno son candidatos a la cirugía agresiva.

Mesotelioma en estadios II, III y IV (avanzado): podría realizarse pleurectomía y decorticación para aliviar los síntomas en el mesotelioma pleural. Podría realizarse otra intervención como la toracentesis para drenar el líquido (derrame pleural) y evitar una futura acumulación. Podría administrarse radioterapia y quimioterapia para aliviar los síntomas.

Mesotelioma maligno recurrente: no existe tratamiento estándar para el mesotelioma recurrente. Generalmente, se consideran aquellos tratamientos que no se usaron la primera vez que se trató la enfermedad.

Tratamientos clínicos y tratamientos futuros: se están evaluando en pruebas clínicas nuevos tratamientos para el mesotelioma maligno, además de posibles medidas de prevención; se observó que los tratamientos futuros parecen ser prometedores. Las pruebas clínicas son estudios de investigación que evalúan la seguridad y efectividad de los nuevos tratamientos. No se garantiza que un nuevo tratamiento funcione, además éstos presentan algunos riesgos. No obstante, no se comienza con una prueba clínica a menos que los investigadores crean que un determinado tratamiento pueda valer la pena.

Los siguientes son algunos de los tratamientos en evaluación para el mesotelioma maligno:

  • Quimioterapia combinada: se han probado diferentes combinaciones de medicamentos quimioterapéuticos y se han obtenido diversos resultados.
  • Quimioterapia intracavitaria: los investigadores buscan la manera de colocar medicamentos quimioterapéuticos directamente en los espacios peritoneal y pleural. Dado que el medicamento de coloca directamente dentro de estas cavidades, pueden administrarse dosis mucho más altas sin causar efectos secundarios graves a los pacientes. Algunos estudios han demostrado que esta terapia para controlar los derrames de líquido reducen el tamaño del tumor.
  • Braquiterapia (radioterapia intracavitaria): mediante este tratamiento, se coloca una sustancia radioactiva directamente dentro del espacio peritoneal o pleural.
  • Terapia multimodal: esta terapia consiste en la combinación de cirugía, radioterapia y quimioterapia.
  • Tratamiento genético: mediante este tratamiento, se coloca dentro del tumor un virus genéticamente alterado. El virus infecta las células cancerosas y lo vuelve vulnerable a los medicamentos anticancerígenos.
  • Inmunoterapia: se denomina inmunoterapia a los tratamientos que estimulan el sistema inmune del cuerpo para que combata las células cancerosas.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico de inmediato para un examen si presenta cualquiera de los síntomas de cáncer de pulmón, especialmente si ha trabajado en una industria con alta exposición al asbesto. Si le falta el aire o tiene dolor de pecho, debería llamar a su médico para realizarse un examen, lo antes posible.

Pronóstico

El mesotelioma maligno generalmente es avanzado al momento del diagnóstico, por eso su pronóstico es usualmente pobre. En promedio, el tiempo de supervivencia después del diagnóstico es de aproximadamente un año.

Información adicional

National Cancer Institute, NCI (Instituto Nacional del Cáncer, NCI) NCI Public Inquiries Office (Oficina de Información del NCI) 6116 Executive Blvd. Room 3036A Bethesda, MD 20892-8322 Gratuito: 1-800-422-6237 TTY: 1-800-332-8615 http://www.nci.nih.gov/

American Cancer Society, ACS (Sociedad Americana del Cáncer, ACS) 1599 Clifton Road, NE Atlanta, GA 30329-4251 Gratuito: 1-800-227-2345 TTY: 1-866-228-4327 http://www.cancer.org/

American Lung Association (Asociación Americana del Pulmón) 61 Broadway, 6th Floor New York, NY 10006 Teléfono: 212-315-8700 Gratuito: 1-800-548-8252 http://www.lungusa.org/

National Heart, Lung, and Blood Institute, NHLBI (Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre, NHLBI) P.O. Box 30105 Bethesda, MD 20824-0105 Teléfono: 301-592-8573 TTY: 240-629-3255 Fax: 301-592-8563 http://www.nhlbi.nih.gov/

National Institute for Occupational Safety and Health (Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional) 395 E Street, S.W. Suite 9256 Patriots Plaza Building Washington, DC 20201 Gratuito: 1-800-232-4636 Fax: 513-533-8347 http://www.cdc.gov/niosh/

Última revisión: 2008-08-24T00:00:00-06:00

Última modificación: 2009-01-12T00:00:00-07:00

Fuente: Copyright © 2009 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:



Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil