Radioterapia

¿Qué es?

La radioterapia es una forma de tratamiento del cáncer que usa una forma intensa de energía, llamada radiación ionizante, para dañar o destruir las células cancerígenas. La radiación ionizante ataca las células cancerígenas al dañar su material genético, que las mata o interfiere con su capacidad de crecer y multiplicarse. Durante la radioterapia, las células normales ubicadas cerca de células cancerígenas también pueden dañarse, pero por lo general pueden recuperarse y sobrevivir.

La radioterapia puede administrarse de manera externa en la forma de haces de radiografía, rayos gamma o haces de partículas subatómicas. El tratamiento con radiación externa suele ser indolora y toma entre 5 a 15 minutos por sesión. La cantidad de tratamientos varía para cada persona. En algunos casos, la terapia puede tomar varias semanas de sesiones con cronogramas muy seguidos.

La radiación también se puede aplicar de manera interna. Las sustancias radioactivas se colocan dentro de la cavidad del cuerpo o son implantadas dentro del tumor.

Algunos métodos más nuevos que pueden aumentar la efectividad de la radioterapia incluyen:

  • Técnicas de radioterapia conformada: la radiación es liberada desde muchas haces al mismo tiempo. Esto permite que la radiación esté concentrada en el tumor, con menos daños sobre los tejidos normales cercanos.
  • Radioterapia intraoperatoria: la radiación es aplicada sobre el tumor durante una cirugía.
  • Radiosensibilizantes: estos medicamentos aumentan el efecto dañino de la radiación sobre las células cancerígenas.
  • Radioprotectores: estos medicamentos protegen células normales del daño de la radiación, mientras que se destruyen las células cancerígenas cercanas.
  • Radioinmunoterapia: las sustancias radioactivas se adjuntan a anticuerpos, que son productos químicos defensivos producidos por el sistema inmune del cuerpo. Estos anticuerpos atacan específicamente a las células cancerígenas y proporcionan radioactividad dañina sólo sobre ellas. Debido a que los anticuerpos no atacan células saludables no cancerígenas, esto reduce la posibilidad de daño causado por radiación fuera del tumor.

Para qué se  utiliza

La radioterapia se utiliza para tratar muchos tipos de cáncer, incluso el cáncer de pulmón, de mamas, de próstata, de testículos, de tejido linfoide y cerebral.

Cuando se extirpa un tumor quirúrgicamente, la radiación también puede ser utilizada primero para ayudar a disminuir el tumor y a reducir la cantidad de tejido normal que se debe extirpar cerca del tumor. Cuando el cáncer se ha extendido, la radioterapia se puede combinar con quimioterapia o cirugía para brindar una mejor posibilidad de cura, o para ayudar a reducir los síntomas causados por el cáncer que se extiende a otras áreas.

Preparación

Debido a que la radioterapia puede afectar sus dientes, deberá visitar al dentista para que le realicen trabajos dentales importantes antes de comenzar los tratamientos de radiación en la cabeza y cuello. Además, debido a que la radiación de ciertas áreas del cuerpo puede aumentar el riesgo de infertilidad o esterilidad, deberá discutir cuestiones de planificación familiar con su médico, incluso la opción del banco de esperma. También deberá verificar con su médico antes de la terapia si algunos de sus medicamentos actuales podrían causar problemas durante la radioterapia. Como con la quimioterapia, si es mujer y existe una posibilidad de que esté embarazada, deberá informar a su médico antes de comenzar el tratamiento.

Como la radioterapia puede hacer que se sienta cansado, deberá considerar reducir su cronograma laboral o tomar vacaciones durante los tratamientos. También debería combinar con un amigo o familiar para que lo lleve a la terapia.

Debido a que la radioterapia puede irritar la piel en el área de tratamiento, deberá usar ropa suelta que no le roce ni envuelva.

Cómo se lleva a cabo

Antes de comenzar una radioterapia externa, el especialista en radiación planificará cómo se realizarán sus tratamientos, incluso el tipo de radiación, dosis y cantidad de sesiones de tratamiento. Participará en una sesión de simulacro para ayudar al especialista a planificar el tratamiento. Él o ella podrían marcar el área de su cuerpo con pequeños tatuajes permanentes o semipermanentes. Los avances recientes también utilizan la implantación de semillas de oro muy pequeñas llamadas marcadores fiduciales, que marcan el borde externo del tumor a tratar. Al hacerlo, hay más precisión para enfocar el haz de radiación en el tumor de una sesión a otra. Esto disminuye las posibilidades de tener dispersión de radiación y daños en los tejidos normales.

Según el área del cuerpo a tratar, es posible que deba quitarse la ropa y colocarse una bata de hospital. En la sala de radioterapia, se recostará en una mesa de tratamiento o se sentará en una silla especial. Las marcas de su piel serán utilizadas para ayudar al terapeuta a ubicar el área precisa a tratar y poner bloques y escudos especiales para proteger otras partes de su cuerpo. Resulta muy importante que permanezca inmóvil durante el tratamiento y que permanezca en la misma posición cada vez que sea tratado, para que la radiación sea dirigida a la misma ubicación cada vez. Por esta razón, es posible que se realice un molde de parte de su cuerpo y que lo coloquen en el molde para el tratamiento. Una vez que está listo para el tratamiento, el oncólogo de radiación abandonará la habitación e irá a una sala de control cercana. Desde allí, él o ella operarán la máquina de tratamiento mientras lo observa en un monitor o a través de una ventana especial. Durante la radioterapia, es posible que escuche que la máquina de tratamiento realiza un zumbido y que la máquina misma puede girar alrededor suyo. Por lo general, los tratamientos son breves e indoloros y normalmente demoran entre uno y cinco minutos. Su tiempo total en la sala de tratamiento será de aproximadamente 5 a 15 minutos. En general, los tratamientos se brindarán todos los días de la semana durante varias semanas.

Si le realizan radioterapia interna, su tratamiento será diferente. Un método es la braquiterapia, también conocida como radioterapia intersticial o “semillas”. Si le realizarán este procedimiento, le colocarán anestesia y el material radioactivo contenido en cables o pequeños tubos será implantado directamente en su tumor o en un área cercana. Estos implantes radioactivos permanecerán dentro de su cuerpo o serán eliminados luego de un período de tiempo, que varía según el cáncer. En otro método, llamado terapia intracavitaria, le colocarán anestesia general o local y el material radioactivo será colocado directamente en una cavidad del cuerpo, como el útero, la vagina o el recto. Este material será extraído más adelante.

Durante la última década, se han realizado avances tanto en el tipo de radiación como en los métodos utilizados. Por ejemplo, la fuente de radiación puede incluir protones. En esta tecnología, la energía del haz de radiación puede estar enfocada de manera más precisa. Esto ayuda a brindar dosis de radiación más altas al tejido que necesita tratamiento y disminuye la dispersión de radiación hacia tejidos normales. En cuanto a nuevos métodos de suministro, los sofisticados sistemas de radiografías pueden definir con precisión el tejido o tumor que se tratará. Dos de estos avances son la radiación conformada tridimensional y la radioterapia de intensidad modulada. El objetivo es proporcionar más dosis precisas de radiación al tumor a tratar y disminuir los daños a los tejidos normales cercanos.

La terapia con bisturí cibernético brinda dosis muy altas de radioterapia, proporcionadas en menores períodos de tiempo. Se puede proporcionar una dosificación muy específica y precisa. En algunas circunstancias, el suministro de tratamientos con radiación, que suelen demorar entre seis y siete semanas, se puede realizan en cinco días.

Seguimiento

Los médicos utilizan exámenes físicos, gammagrafías, radiografías y análisis de sangre para evaluar el progreso de la radioterapia. Sus pruebas específicas de seguimiento variarán según el tipo de tumor y el grado de propagación del cáncer.

Riesgos

La radioterapia posee muchos efectos secundarios, que varían según el área del cuerpo específica a tratar. Estos incluyen fatiga, irritación de la piel, pérdida de cabello temporal o permanente, cambio temporal del color de la piel en el área de tratamiento, pérdida de apetito, náuseas y vómitos, intestino perezoso, calambres y diarrea, infertilidad o esterilidad, sequedad o estrechamiento vaginal e impotencia. La radioterapia también puede aumentar el riesgo de desarrollar un segundo cáncer.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico de inmediato si la piel en el área de tratamiento se vuelve dolorosa, rojo brillante, húmeda y acuosa. Su médico puede proporcionarle medicamentos para aliviar el dolor de piel y para evitar una infección en el área irritada. Si tiene llagas en la garganta o la boca, puede pedirle a su médico un medicamento de enjuague bucal especial (también utilizado para hacer gárgaras) para que comer y tragar sea más cómodo. Además, si tiene nauseas, vómitos o diarrea, llame a su médico para obtener un medicamento para tratar estos síntomas.

Información adicional

National Cancer Institute, NCI (Instituto Nacional para el Tratamiento del Cáncer, NCI) U.S. National Institutes of Health Public Inquiries Office (Institutos Nacionales de Salud Pública de Estados Unidos, Oficina de información) Building 31, Room 10A03 31 Center Drive, MSC 8322 Bethesda, MD 20892-2580 Teléfono: 301-435-3848 Gratuito: 1-800-422-6237 TTY: 1-800-332-8615 Correo electrónico: cancergovstaff@mail.nih.gov http://www.nci.nih.gov/

American Cancer Society, ACS (Sociedad Americana del Cáncer, ACS) 1599 Clifton Road, NE Atlanta, GA 30329-4251 Gratuito: 1-800-227-2345 http://www.cancer.org/

Última revisión: 2007-05-04T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-08-20T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


 

Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil