Enfermedades y Condiciones

Síndrome de las Piernas Inquietas

¿Qué es?

El síndrome de las piernas inquietas es un trastorno que causa una sensación molesta en las piernas. Estas sensaciones por lo general son peores durante los periodos de descanso, especialmente justo antes de ir a dormir en la noche, pero también podrían ocurrir durante periodos de inactividad a lo largo del día, al mirar una película, participar de una reunión de negocios prolongada o al viajar en avión.

La molestia del síndrome de las piernas inquietas usualmente está acompañada por una avidez urgente de mover las piernas, que podría aliviar la molestia en las piernas temporalmente. Durante la noche, las personas que sufren de este síndrome a menudo observan que los síntomas en sus piernas les dificulta el sueño. Por esta razón, es común el insomnio acompañado de somnolencia y fatiga durante el día.

Se desconoce la causa del síndrome de las piernas inquietas. No obstante, la evidencia muestra un problema relacionado con un químico en el cerebro (neurotransmisor) llamado dopamina. Dado que el síndrome de las piernas inquietas tiende a ocurrir en varias generaciones de familias, los científicos sospechan que hay un factor genético (hereditario) que causa el problema. En algunas personas con síndrome de las piernas inquietas, la anemia por carencia de hierro puede ser un factor que contribuye a este problema, mientras que en otros, este síndrome está vinculado con el embarazo, la diabetes, la artritis reumatoide, insuficiencia renal (en el riñón), venas varicosas o neuropatía periférica (lesión nerviosa en las manos y los pies). La ingesta de grandes cantidades de cafeína (café, té, bebidas de cola y chocolate) también podría estar relacionada con este síndrome.

Aunque el síndrome de las piernas inquietas tiende a ser más común y más severo en personas de 50 años, puede ocurrir en hombres y mujeres de cualquier edad, aún en personas jóvenes a quienes erróneamente se les diagnostica hiperactividad. En la actualidad, decenas de miles de personas en Estados Unidos sufren del síndrome de las piernas inquietas que es lo suficientemente grave como para perturbar la vida diaria de una persona. No obstante, los investigadores creen que aún más personas -posiblemente del 3 al 8% de la población de Estados Unidos- podrían tener síntomas ocasionales y más leves de este síndrome.

Síntomas

El síndrome de las piernas inquietas causa un amplio espectro de sensaciones molestas en las piernas, que pueden describirse de la siguiente manera: cosquilleo, pinchazos, sensación de gusanos caminando, sensación de estar perforando, tironeando las piernas, a veces con la presencia de dolor. Aunque la mayoría de las veces, los músculos de la región inferior de las piernas no se ven afectados, el síndrome de las piernas inquietas a menudo puede causar síntomas también en los brazos. La molestia de este síndrome está casi siempre acompañada por una necesidad irresistible de mover las piernas. El movimiento de las piernas, al caminar, estirarlas y doblar completamente las rodillas, parece ocasionar alivio temporal. El masaje en las piernas o un baño caliente también podría ayudar.

Además de la molestia en las piernas, este síndrome también puede causar sacudones periódicos de las piernas mientras la persona duerme. Estos sacudones involuntarios a menudo perturban tanto al paciente como a su compañero con el que comparte la cama. Además, dado que el síndrome de las piernas inquietas tiende a empeorar al momento de dormir, las personas con este síndrome podrían tener problemas para conciliar el sueño y permanecer dormido. Esto puede causar insomnio y somnolencia diurna (durante el día) severos que podría interferir de manera significativa con el trabajo, el colegio y la vida social.

Diagnóstico

Su médico le diagnosticará el síndrome de las piernas inquietas en base a sus síntomas, historia clínica, antecedentes familiares y examen físico. También le hará un examen neurológico para detectar lesión nerviosa y le pedirá análisis de sangre de rutina para ver si hay anemia, deficiencia de hierro o vitamina, diabetes y problemas renales. Si las reservas de hierro en el cuerpo son bajas, los suplementos de hierro podrían aliviar los síntomas de este síndrome. En algunos casos, podría ser necesario un estudio de sueño nocturno en una clínica de sueño.

Muchas personas con este síndrome también tienen sacudones involuntarios y periódicos de las piernas cuando duermen.  Estos sacudones ocurren 1 a 10 veces por minuto. Un estudio de sueño puede determinar cuántas veces sucede esto y de que manera afecta el sueño.

Duración

En las mujeres que manifiestan síndrome de las piernas inquietas por primera vez durante el embarazo, los síntomas a menudo desaparecen después del parto. En otras personas con síndrome de las piernas inquietas, el trastorno podría ser de por vida.

Prevención

Aunque no existe manera de prevenir este síndrome, podría ayudar evitar la cafeína, el alcohol y el hábito del cigarrillo.

Tratamiento

El tratamiento para el síndrome de las piernas inquietas depende de la gravedad de sus síntomas. Si sus síntomas son leves, los ejercicios físicos, de elongación o masajes en las piernas o tomar un baño caliente podría brindar alivio. Los cambios en el estilo de vida también podrían ayudar, especialmente seguir una dieta balanceada y evitar la cafeína, el alcohol y el hábito del cigarrillo. Si su síndrome de las piernas inquietas está relacionado con anemia por deficiencia de anemia, su médico le recetará hierro.

Los siguientes son medicamentos usados para tratar el síndrome de las piernas inquietas, que se toman solos o combinados:

  • Agentes dopaminérgicos: estos medicamentos por lo general alivian la molestia del síndrome de las piernas inquietas y mejoran la calidad del sueño. Estos incluyen la carbidopa / levodopa (Sinemet), el pramipexol (Mirapex) y el ropinirol (Requip).
  • Benzodiacepinas: estos medicamentos son sedantes que mejorar la calidad del sueño. Estos incluyen el clonazepam (Klonopin), el temazepam (Restoril), el triazolam (Halcion) y el diazepam (Valium).
  • Opioides: estos narcóticos, como la codeína (varios nombres comerciales) el propoxifeno (Darvon) o el oxicodone (OxyContin y otros), que alivian el dolor y suprimen el síndrome de las piernas inquietas en personas con síntomas incesantes y severos.
  • Anticonvulsivantes: estos medicamentos son especialmente útiles en pacientes cuyos síntomas causan dolor. Estos incluyen la gabapentina (Neurontin), la carbamazepina (Tegretol y otros) y el ácido valproico (Depacon, Depakene, Depakote).
  • Otros: El Tramadol (Ultram), la clonidina (Catapres), la amantadina (Symadine, Symmetrel) y el propranolol (Inderal) también podría tener buen resultado en el tratamiento de esta condición. A veces se recomienda el Tramadol, un calmante no opioide.

Muchas personas con este síndrome también tienen trastorno de movimientos periódicos de las extremidades (TMPE), un trastorno común del movimiento que causa sacudones periódicos e involuntarios de las piernas durante el sueño. Estos sacudones ocurren 1 a 10 veces por minuto. La gravedad de los movimientos periódicos de las extremidades y cómo afecta el sueño se evalúa mejor con un estudio de sueño llamado polisomnografía.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico siempre que tenga molestia inexplicable y prolongada en cualquier parte de su cuerpo, especialmente si esta molestia le impide dormir normalmente.

Pronóstico

Los síntomas del síndrome de las piernas inquietas a menudo se vuelven más severas con el paso de los años, aunque el trastorno tiende a aparecer y desaparecer. En algunos casos, evitar la cafeína puede disminuir drásticamente los síntomas del síndrome de las piernas inquietas.

Información adicional

National Heart, Lung, and Blood Institute, NHLBI (Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre, NHLBI) P.O. Box 30105 Bethesda, MD 20824-0105 Teléfono: (301) 592-8573 TTY: (240) 629-3255 Fax: (301) 592-8563 Correo electrónico: nhlbiinfo@rover.nhlbi.nih.gov http://www.nhlbi.nih.gov/

National Center on Sleep Disorders Research (Centro Nacional de Investigaciones de Trastornos del sueño) Institutos Nacionales de Salud 6705 Rockledge Drive One Rockledge Centre, Suite 6022 Bethesda, MD 20892-7993 Teléfono: (301) 435-0199 Fax: (301) 480-3451 Correo electrónico: ncsdr@nih.gov http://www.nhlbi.nih.gov/about/ncsdr/

Restless Legs Syndrome (RLS) Foundation (Fundación del Síndrome de las Piernas Inquietas, SPI) 819 Second St. SW Rochester, MN 55902-2985 Teléfono: (507) 287-6465 Fax: (507) 287-6312 Correo electrónico: rlsfoundation@rls.org http://www.rls.org/

Última revisión: 2007-04-15T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-08-14T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil