Tromboembolismo (Trombosis venosa profunda y Embolia pulmonar)

¿Qué es?

La trombosis venosa profunda (llamada TVP) consiste en la formación de un coágulo de sangre (también llamado trombo) que se forma dentro de las venas profundas en sus piernas o pelvis. El coágulo bloquea el flujo de sangre, lo que produce la acumulación de presión dentro de la vena. Si se desprende parte del coágulo, este puede viajar por el torrente venoso hacia sus pulmones. Si el coágulo obstruye uno o más vasos sanguíneos en sus pulmones, se denomina embolia pulmonar.

La TVP es un problema médico común. Aproximadamente 1 de cada 2.000 personas desarrolla este tipo de coágulo de sangre por año. La mayoría de estos coágulos se forman cuando el flujo de sangre en las venas de las piernas es lento, usualmente debido a la inactividad física. Generalmente, cuando usted camina, los músculos de sus piernas aprietan las venas y retrasan la llegada del flujo de sangre al corazón. Pero si permanece inactivo durante varias horas, por ejemplo durante un viaje en avión prolongado o mientras se recupera de una operación o un accidente cerebrovascular, el flujo de sangre en las venas de sus piernas podría volverse muy lento y formar coágulos.

Ciertas personas son más propensas a sufrir de coágulos de sangre, incluidas:

  • aquellas con problemas médicos, incluidas cánceres y anomalías hereditarias del sistema de coagulación
  • aquellas que toman ciertos medicamentos, como anticonceptivos y tratamientos hormonales
  • las embarazadas
  • aquellas con sobrepeso
  • aquellas con insuficiencia cardiaca

Cualquiera que desarrolle TVP corre riesgo de desarrollar embolia pulmonar. Más de 500.000 americanos desarrollan este problema mortal por año.

Una embolia pulmonar puede conducir a una disminución repentina y a veces drástica del flujo de sangre a los pulmones. Esta disminución del flujo de sangre puede reducir la cantidad de sangre que llega al corazón y al resto del cuerpo, lo que causa una caída de la presión sanguínea y conduce a episodios de desmayo y hasta la muerte.

El flujo de sangre disminuye no solo porque el coágulo de sangre obstruye el paso del flujo de sangre, sino porque la obstrucción daña las paredes de los vasos sanguíneos de los pulmones (arterias pulmonares). El daño libera químicos que hacen que varios vasos sanguíneos se contraigan.

Síntomas

Algunos coágulos en las venas de las piernas no causan ningún síntoma. No obstante, cuando los coágulos de sangre afectan las venas más grandes, ellos causan enrojecimiento, calor, sensibilidad, hinchazón (edema) y una sensación de pesadez en las piernas, particularmente cuando ha estado parado. Puede palpar un edema presionando su dedo en la parte inferior de la pierna. Si tiene  edema, la presión del dedo producirá una pequeña deformación en la parte inferior de la pierna durante varios segundos.

Una embolia pulmonar podría no causar ningún síntoma, causar síntomas leves o síntomas serios que indican una urgencia que pone en riesgo su vida. Los síntomas tienden a ser más severos cuando el coágulo de sangre es más grande. Los síntomas de un coágulo grande son falta de aire repentina y dolor de pecho. El dolor tiende a ser punzante y a menudo es peor cuando respira profundamente. Si la embolia pulmonar es muy larga, los síntomas podrían ser más drásticos e incluir episodios de desmayos, falta de aire severa y tos con sangre. Una embolia pulmonar severa puede causar muerte repentina.

Diagnóstico

Para diagnosticar la TVP, su médico examinará sus piernas en busca de hinchazón (inflamación) y sensibilidad. Este también le preguntará sobre sus síntomas y factores de riesgo.

En base a los hallazgos, su médico podría ordenarle una ecografía de sus piernas pata detectar problemas de flujo de sangre en sus venas. Este procedimiento se denomina prueba de diagnóstico no invasiva de extremidades inferiores o (LENI, por sus siglas en inglés). Si la prueba LENI muestra signos de coágulo de sangre, su médico le diagnosticará TVP. Si la prueba es negativa, esto significa que no hay existencia de coágulo. Podría ser demasiado pronto para observar el efecto total del coágulo. En esta situación, su médico podría pedirle que regresara en tres a cuatro días para repetir la prueba LENI.

Si su médico sospecha que tiene embolia pulmonar, primero determinará si tiene TVP. Si la prueba LENI muestra uno o más coágulos de sangre en las venas de las piernas, y tiene síntomas de embolia pulmonar, el pronóstico más probable es embolia. Otras pruebas posibles incluyen tomografía computada (TAC) de pecho y un tipo especial de examen de pecho que utiliza una pequeña cantidad de marcadores radioactivos para detectar diferencias en el flujo de sangre en los pulmones. Si su médico aún no está seguro del diagnóstico luego de haber hecho estos exámenes, este podría ordenarle un examen llamado angiografía pulmonar. En este procedimiento, se pasa un tubo pequeño a través de las arterias del pulmón y se inyecta un tinte para ayudar a identificar los coágulos de sangre.

Su médico podría ordenarle un examen llamado prueba  dímero-D, que mide los niveles de un químico llamado dímero-D, el cual aumenta cuando se forman coágulos de sangre en el cuerpo. Un nivel anormalmente alto de dímero-D no significa que el diagnóstico sea embolia pulmonar. No obstante, cuando la prueba de sangre de dímero-D es normal en una persona con bajo riesgo de embolia pulmonar, la prueba indica que es poco probable que esta persona tenga una embolia pulmonar.

Duración

Si tiene TVP o embolia pulmonar, sus síntomas deberían mejorar dentro de unos pocos días luego de comenzado el tratamiento con medicamentos anticoagulantes. No obstante, necesitará tomar medicación durante al menos tres a seis meses para prevenir la formación de más coágulos. La mayoría de las personas se recuperan por completo, pero algunas que tuvieron una embolia pulmonar severa o que ya han tenido enfermedad pulmonar continuarán teniendo problemas de pulmón. Algunas personas que tuvieron TVP desarrollan problemas prolongados de inflamación en las piernas llamado síndrome post-flebítico. Estas personas a menudo necesitan usar medias especiales que presionan las piernas y ayudan a llevar la sangre al corazón.

Prevención

La mayoría de los TVP y las embolias pulmonares se desarrollan en personas inactivas debido a una lesión o cirugía. Si usted sufrió de TVP o embolia pulmonar o tiene a antecedentes familiares de problemas de coagulación de sangre, puede ayudar a prevenir la formación de coágulos de sangre siguiendo estos pasos:

  • Revise sus antecedentes médicos con su médico para ver si tiene algún factor de riesgo de tener coágulos de sangre que pueden sufrir modificaciones.
  • Evite todas las medicinas que podrían causar coágulos de sangre (en especial los comprimidos anticonceptivos y otros medicamentos que contienen estrógenos).
  • Beba mucha agua y camine con frecuencia cuando viaja en avión o en automóvil durante muchas horas.
  • Evite permanecer en cama durante tiempo prolongado.
  • Hable con su médico sobre sus antecedentes de TVP y embolia pulmonar antes de considerar procedimientos quirúrgicos.

Tratamiento

El principal tratamiento para la TVP o embolia pulmonar es el medicamento llamado heparina, que licua la sangre y ayuda a romper los coágulos de sangre y prevenir la formación de más coágulos. Existen dos tipos principales de heparina, un tipo más antiguo que se administra por vía intravenosa (dentro de la vena) y un tipo más reciente llamado heparina de bajo peso molecular que se inyecta debajo de la piel una a dos veces por día.

Si sufre de TVP sin embolia pulmonar, podría recibir tratamiento en su hogar con inyecciones de heparina de bajo peso molecular. Si usted y su médico determinan que necesita comenzar un tratamiento en el hospital, el tipo de heparina a usar será determinado por varios factores, como peso corporal, función renal y otros factores. Si sufre de embolia pulmonar, probablemente sea hospitalizado y tratado con cualquier tipo de heparina, según lo requiera su situación personal.

También comenzará a tomar warfarina (Coumadin), un medicamento anticoagulante que se vende en comprimidos. La warfarina tarda unos días hasta comenzar a hacer efecto. Una vez que el análisis de sangre muestra que hizo efecto, entonces dejará de usar heparina. Probablemente tenga que tomar warfarina durante varios meses o durante largo tiempo.

Durante las primeras semanas que toma warfarina, será necesario que se haga análisis de sangre frecuentes para asegurarse de que está tomando la dosis justa. Una vez que varios resultados de sus análisis de sangre muestran que está tomando la dosis correcta, podría hacerse el análisis una vez por semana y finalmente una vez cada dos a cuatro semanas.

El tratamiento con warfarina por lo general dura tres a cuatro meses, pero las investigaciones más recientes indican que el riesgo de formación recurrente de coágulos es alto y podría ser beneficioso que los pacientes continuaran tomando una dosis más baja de warfarina.

Algunos alimentos, especialmente los de hojas verdes que contienen grandes cantidades de vitamina, pueden alterar la acción coagulante de warfarina. Pídale a su médico o farmacéutico que le dé la lista de estos alimentos. Usted puede continuar comiendo estos alimentos siempre que consuma aproximadamente la misma cantidad por día para que de esta manera el efecto de su medicación sea la misma todos los días.

Otros medicamentos pueden también influir en el efecto de la warfarina en el cuerpo, por eso dígale a su médico que le está recetando medicación que usted está tomando warfarina.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico o vaya a la sala de urgencias de un hospital si le falta el aire o tiene dolor punzante en el pecho.

Llame a su médico su tiene inflamación, dolor, enrojecimiento o calor en una pierna.

Si los resultados de su prueba LENI no son concluyentes y su médico le pidió que regresara en tres o cuatro días, llame a su médico antes de este tiempo si la inflamación de su pierna empeora.

Pronóstico

Sin tratamiento, una embolia pulmonar puede ser mortal. Con tratamiento adecuado y a tiempo, el pronóstico es generalmente muy bueno.

Una vez que desarrolla TVP o embolia pulmonar, usted es por lo general más propenso a formar un segundo coágulo de sangre. Esto se debe a que el coágulo de sangre original dañó algunas de las venas del cuerpo. Ahora, su sangre ya no circula tan rápida y normalmente a través de las venas, por eso tiene más riesgo de que se forme otro coágulo de sangre. No obstante, si hay una razón evidente de la formación del coágulo de sangre, como permanecer en cama durante largo tiempo debido a una cirugía o a una lesión que dañó sus vasos sanguíneos, su riesgo de desarrollar más coágulos de sangre es relativamente menor, salvo que deba permanecer inactivo nuevamente o sufra otra lesión.

Información adicional

American College of Cardiology (Colegio Americano de Cardiología) Heart House 2400 N. Street NW Washington DC 20037 Teléfono: 202-375-6000 http://www.acc.org/

Última revisión: 2008-07-09T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-11-10T00:00:00-07:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


2 Comments en “Tromboembolismo (Trombosis venosa profunda y Embolia pulmonar)”

  1. [...] Tromboembolismo (Trombosis venosa profunda y Embolia pulmonar) [...]

  2. [...] sangre, por lo general, circula libremente por las arterias y venas. La embolia pulmonar se produce cuando un fragmento de un coágulo sanguíneo se desplaza desde otra parte del cuerpo y [...]

Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil