Comparte este artículo:

Algunas personas han tenido Medicaid o Medi-Cal toda su vida. Otras, han adquirido esta cobertura recientemente. Pero de una forma u otra ¿te has puesto a pensar cómo te afectaría si lo perdieras a raíz de los cambios en la cobertura de salud de los que se están hablando? Este no es un problema abstracto. Tiene consecuencias reales para la gente. Hablé con Leisette Castillo, quien compartió algunas de las consecuencias en su familia.

Leisette nació en Hanford, California, un lugar ubicado en el Valle de San Joaquín, a unas 28 millas al sureste de la ciudad de Fresno. Allí fue en donde conoció a su esposo: un chico muy trabajador que inmigró a los 15 años y que desde entonces ha estado trabajando de cocinero. Se conocieron un par de años después de su llegada y se casaron. Ahora tienen 3 hijos de 17, 12 y 10 años.

Están felices y agradecidos de tener su familia. Leisette se dedica a sus hijos, especialmente porque el pequeño de 10 años fue diagnosticado con TDAH o Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad y otros problemas de salud. Se sienten afortunados porque los tres niños tienen la oportunidad de ir a la escuela y de tener cobertura de salud a través de Medicaid (que en California, se llama Medi-Cal). Y en la escuela, el pequeño asiste a una clase para niños especiales con problemas de aprendizaje.

Pero Leisette dice que recientemente ha estado especialmente angustiada a raíz de los cambios que puedan ocurrir con el Medi-Cal. Ella dice que su hijo con TDAH toma varias medicinas todas las mañanas, y ella ha investigado, y cuestan $300.00 al mes y que, a pesar del trabajo de su esposo, si perdieran el Medi-Cal, no podrían pagar por ellas. Además, el niño necesita ir al médico cada dos meses.

También le angustia el hecho que su esposo, que jamás ha hecho absolutamente nada malo y que siempre ha sido muy trabajador, podría ser deportado, ya que él no es ciudadano.

Leisette me cuenta que el niño pequeño está extremadamente preocupado, al punto que a veces se pasa una a dos horas llorando porque tiene miedo que “se lleven a su papá” y que no regrese. Por su parte ella dice que necesita a su esposo porque, debido a la enfermedad de su hijo, a veces el niño se pone agresivo o se pone a correr por la calle sin fijarse por donde corre. Esto puede durar por 20 minutos o más, y ella no puede controlar estas situaciones cuando está sola.

Desde luego, si el esposo de Leisette se enferma, no sólo no puede trabajar (lo que para temporalmente el ingreso), sino que él no tiene ninguna cobertura de salud. En este momento tiene 27 años y esperan que se mantenga saludable para que pueda continuar siendo el sostén de la familia.

No sólo los hijos de Leisette se verían afectados si los servicios de salud o la cobertura de Medicaid o Medi-Cal se modificara. Una hermana de Leisette que también nació en Hanford, California, se lastimó las piernas, padece de dolores y de ataques de ansiedad y depende de Medi-Cal para su tratamiento.

Hablando con una paciente en mi oficina que se encuentra en una situación totalmente diferente, y que no entiende qué tan compleja es la situación de la cobertura de salud, me dijo casualmente: “Deberían de revocar y reemplazar el Obamacare. El costo de las pólizas de los seguros de salud son muy caras. Realmente me parece que cualquier cosa sería mejor”.

Lo que le contesté yo fue que entendía que las pólizas de los seguros de salud son muy caras y que habría que ver qué se podía hacer al respecto. Que yo pensaba que sin duda había cosas que habría que mejorar del sistema de salud de Obamacare pero que, simplemente revocar y reemplazar por cualquier cosa no era mejor. Y, que el quitarle la cobertura a millones de personas que están en un nivel que los hace calificar para Medicaid o Medi-Cal, no me parece la solución. Es como decirle a una persona….  “Si no tienes dinero para pagar por los costos de salud te vas a morir”.

No sólo como médico, sino como ser humano, me parece que todos deberían tener derecho a ciertos cuidados básicos de salud. Y, si no es gratis, debe ser asequible.

Me parece que la gente independientemente de su nivel socioeconómico debe entender que la pobreza es multifactorial, o sea, puede haber muchos factores que contribuyan a que una persona sea pobre, no como piensan algunos billonarios, que se debe a que la gente es floja. A veces, especialmente en este país, la pobreza se debe a que la gente se enferma y no puede trabajar.

Finalmente, como dice un psicólogo, el Dr. Richard Weissbourd, tenemos que empezar a criar niños que tengan compasión, que respeten y a quienes les importen las otras personas. Yo pienso que si seguimos su consejo, no sólo hará que sean más felices, sino que a la larga…..nuestro sistema de salud, la forma de relacionarnos y todo en nuestro mundo será mejor.

Afortunadamente aún no se revoca la Ley de Cuidados de Salud a Bajo Costo y si vives en Estados Unidos, quizá podrías calificar en las opciones de cobertura médica para personas de bajos ingresos para Medi-Cal o Medicaid. Obtén información en una agencia de departamentos humanos de tu localidad. Si vives en California puedes obtener información en www.CoveredCalifornia.com/es, en el resto del país visita https://www.cuidadodesalud.gov/es/.

También puedes visitar el intercambio de seguros médicos de tu estado. En California puedes ir a www.CoveredCA.com/es o llamar al 1-800-300-0213. Los centros comunitarios de salud en tu comunidad podrían ayudarte a tener acceso a servicios médicos si no calificas para un programa de cobertura de salud, en California podrías encontrar un centro de salud en www.californiahealthplus.com.

 

Fotos © Leisette Castillo

Comentarios