El ritmo cardiaco o pulso

Se acelera cuando estamos ante una situación emocionante o estresante. Indica que algo nos pone nerviosos para bien o para mal. Lo sentimos cuando hacemos ejercicio o cuando estamos enamorados. Es el latido constante del corazón, más conocido como pulso o ritmo cardiaco.

¿Qué es el pulso o ritmo cardiaco?

El pulso o ritmo cardiaco es la velocidad a la que palpita tu corazón para bombear sangre a todo el cuerpo. En otras palabras, es el número de veces que tu corazón palpita por minuto. Cuando el médico te toma el pulso, por lo general también puede darse cuenta de si tu corazón es fuerte y si los vasos sanguíneos son duros o suaves.

Seguramente te has sentido el pulso a través de algunos vasos sanguíneos ubicados en la superficie de la piel como en tu muñeca, tu cuello o en la parte superior del brazo. Si tu pulso se acelera o se hace muy débil es un signo de que hay alguna irregularidad con tu corazón u otro problema.

Entonces, ¿cómo puedes saber si tu pulso o tu ritmo cardiaco es normal?

El pulso normal de un adulto en reposo (es decir, cuando estás descansando) va desde las 60 hasta las 100 pulsaciones por minuto. Sin embargo, el pulso en reposo de un atleta o deportista bien entrenado, es más bajo: de 40 a 60. Un pulso bajo en adultos sanos indica que el corazón trabaja más eficientemente y que está en forma.

Para medirte el pulso en casa, simplemente coloca dos dedos en el lado interno de tu muñeca (es decir, en el lado del dedo gordo) o tres dedos en el cuello, justo debajo de la mandíbula.  Cuando lo sientas, mira tu reloj y cuenta el número de palpitaciones en 15 segundos. Luego, multiplica este número por 4 y obtendrás tu número de pulsaciones por minuto.

Hoy en día hay también un sinfín de bandas deportivas, pulseras y relojes que, además de servir de cuenta pasos, miden el pulso. Normalmente están enlazadas con una aplicación en tu celular o móvil inteligente. Estos te permiten revisar tu pulso con mayor precisión. Puedes ver una en la foto que acompaña a este artículo.

Recuerda que hay ciertos factores que pueden afectar el pulso o ritmo cardiaco. Entre ellos se encuentran:

  • Tu estado físico en general (si haces ejercicio regularmente o no)
  • Tu nivel de actividad
  • La temperatura del aire
  • Las emociones
  • La posición del cuerpo (acostado, sentado, parado)
  • Tu peso y estatura
  • El uso de medicamentos

Mantente alerta ante cualquier cambio inusual en tu ritmo cardiaco, puesto que puede indicar ciertos padecimientos (como trastornos en tu tiroides, insuficiencia cardiaca, arritmias, etc.). Si cuando estás en reposo tu pulso está por encima de las 100 pulsaciones por minuto, tienes taquicardia, y si es menos de 60 pulsaciones por minuto, se trata de bradicardia. Consulta a tu médico si además sientes mareo, te desmayas y/o sientes fatiga.

 

Ultima revisión: 2018

Copyright © 2018 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / Chesky W

Comentarios
El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.
Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas). Para más detalles, haz clic aquí »

© 2018 Hispanic Information and Telecommunications Network, Inc (HITN), Todos los derechos reservados.