Entre más ansiedad, más peligro de un accidente cerebrovascular

Mil y una situaciones de la vida diaria provocan ansiedad, esa mezcla de tensión, preocupación,  nerviosismo y hasta temor que se experimenta como respuesta ante el estrés: un examen o una entrevista de trabajo, sin ir más lejos.  Pero cuando la persona sufre niveles muy altos de ansiedad, esta se convierte en un peligro serio para la salud, al punto de aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV).

El temor de perder un empleo, la incertidumbre ante el estado de salud de un familiar o tener que tomar una decisión importante, son causas comunes y justificadas de ansiedad. Todos experimentamos esta emoción tan humana en algún momento de la vida de forma transitoria. Sin embargo, hay personas que viven con niveles altos y constantes de ansiedad, con repercusiones serias para la salud.

¿Cuál es la conexión entre la ansiedad y el ACV?

¿Has estado experimentando más ansiedad de la habitual? Si es así, presta atención al informe de la Asociación Americana del Corazón, publicado en la revista Stroke. Según investigaciones recientes, a medida que aumenta el nivel de ansiedad, mayor es el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV).  Este ocurre cuando el suministro de sangre al cerebro se bloquea por un coágulo de sangre (lo que se conoce como: accidente cerebrovascular trombótico), o por la ruptura de uno de los vasos sanguíneos (que es: un accidente cerebrovascular hemorrágico). Evitarlos es de vital importancia, para la calidad de la vida que se tiene y hasta para salvar la vida.  En los Estados Unidos solamente, los accidentes cerebrovasculares son una de las causas principales de discapacidad y la cuarta causa de muerte. Aproximadamente uno de cada cuatro estadounidenses muere a causa de un accidente cerebrovascular. Uno cada 4 minutos, lo que asciende a unas 800,000 vidas al año.

El estudio, realizado por el Departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, Pennsylvania, fue el primero en relacionar la ansiedad y los accidentes cerebrovasculares independientemente de otros factores como la depresión.  Durante un período de 22 años, los investigadores estudiaron un grupo representativo a nivel nacional compuesto por 6,019 personas entre los 25 y los 74 años, tomado de la Primera Encuesta Nacional del Examen de Nutrición y Salud (NHANES I, por sus siglas en inglés). Los participantes pasaron por una entrevista, se sometieron a análisis de sangre, exámenes médicos y llenaron cuestionarios psicológicos para medir sus niveles de depresión y de ansiedad. A su vez, los investigadores estudiaron los informes de accidentes cerebrovasculares obtenidos a través de hospitales, hogares para el cuidado de ancianos y certificados de defunción.

Como resultado del estudio encontraron que incluso los aumentos pequeños en el nivel de ansiedad se asociaron con un riesgo mayor de sufrir un accidente cerebrovascular.  El riesgo de las personas con síntomas de ansiedad en el tercio más alto del nivel de intensidad fue un 33 por ciento mayor que el de las personas con niveles más bajos. La mayor incidencia de accidentes cerebrovasculares en el grupo de alto nivel de ansiedad se explica en parte a que esas personas eran más propensas a fumar y a ser físicamente sedentarias, lo que se suma a otros factores como niveles más altos de la hormona del estrés (o cortisol) o de presión arterial.

No permitas que la ansiedad arruine ni tu salud ni tu vida. Si estás pasando por una situación difícil y se prolonga demasiado, debes estar alerta a los estragos que puede causar la ansiedad: se te dificulta dormir, comer de la manera habitual, concentrarte en el trabajo y en tus labores diarias.  Además, podrías sufrir dolores de cabeza, molestias estomacales y hasta sentirte un poco deprimido(a).  No esperes a que los síntomas se agudicen. Comienza un plan de ajuste que incluya una alimentación saludable, alguna actividad física regular y todas las maneras posibles de relajarte y reducir el nivel de estrés.  La familia y los amigos pueden servirte de grupo de apoyo, pero si no encuentras alivio, busca ayuda profesional sin demora. La Asociación Americana del Corazón ha dado el aviso. ¡Ahora te toca a ti actuar! Al combatir la ansiedad estarás disminuyendo el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

 

Imagen © iStock / SIphotography

Comentarios
El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.
Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas). Para más detalles, haz clic aquí »

© 2018 Hispanic Information and Telecommunications Network, Inc (HITN), Todos los derechos reservados.