En la terapia de reemplazo hormonal, el momento en que se aplica puede ser clave

¿Estás sufriendo los molestos síntomas de la menopausia pero le temes a la terapia de reemplazo hormonal? Un nuevo acuerdo global indica que antes de los sesenta años de edad o dentro de los diez años posteriores a la menopausia, los beneficios de esos tratamientos son mayores que los riesgos. Aquí te contamos más detalles sobre este documento.

Algunas mujeres casi ni sienten los síntomas de la menopausia, pero otras en verdad los sufren con tanta intensidad que deben modificar sus actividades cotidianas debido a las molestias que les provocan. La más conocida: los terribles calores o sofocos que hacen que muchas no puedan dormir o sientan que el cuerpo como que les quema por dentro.

¿De qué se trata la terapia de reemplazo hormonal?

En estos casos, era habitual usar la denominada terapia de reemplazo hormonal que, como su nombre lo indica, se encarga de remplazar a las hormonas femeninas que tu cuerpo ya no produce en esta etapa y que normalmente consiste en una combinación de estrógeno y progesterona o progestina (una medicación similar a la progesterona) si todavía tienes tu matriz, o de estrógeno si has tenido una histerectomía.

Pero en el año 2002, muchos médicos dejaron de recomendarla, teniendo en cuenta los resultados de un estudio desarrollado por la Iniciativa de Salud Femenina (Women’s Health Initiative), en el que se reportó que las mujeres que seguían estos tratamientos tenían más posibilidades de desarrollar cáncer de mama, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

Desde entonces, si bien los compuestos de la terapia de reemplazo hormonal han ido cambiando, su uso ha disminuido, tanto que a fines del año pasado, un estudio publicado en Obstetrics & Gynecology estimaba que en 2009 y 2010 sólo el 5 por ciento de las mujeres mayores de 40 años que ya habían superado la menopausia habían utilizado estas terapias, frente al 22 por ciento que lo había hecho en 1999 y 2000.

Al mismo tiempo, las investigaciones para determinar los beneficios y los riesgos de estas terapias no se han detenido. Es así como ahora, se ha llegado a un nuevo consenso internacional según el cual las terapias del tratamiento hormonal son las más efectivas para combatir los síntomas de la menopausia y sus beneficios superan a los riesgos siempre y cuando se tomen antes de los 60 años de edad o dentro de los 10 años de haber comenzado la menopausia.

El documento, que fue publicado en Climateric & Maturitas, refleja el consenso de 8 sociedades internacionales que están trabajando en la salud de la mujer y la menopausia y resume los avances científicos sobre el uso de las terapias de reemplazo hormonal que se han desarrollado hasta el momento.

Además, según este informe, las dosis y el tiempo de duración de la terapia deben ser establecidos de manera individualizada, luego de evaluar las características y los factores de riesgo particulares de cada paciente.

Otras conclusiones a las que llegó este grupo son:

Los autores indican que es necesario actualizar estas recomendaciones a medida que vayan apareciendo nuevas investigaciones científicas sobre este tema. Mientras tanto, si los síntomas de la menopausia interfieren con tu calidad de vida, o sea, si los síntomas te tienen muy molesta habla con tu médico. Él o ella podría ayudarte a determinar cuál es la terapia más conveniente para ti. No hay duda que la terapia hormonal es la más efectiva, pero no siempre está indicada para todas las mujeres. Lo que si es muy importante es que, aunque nunca uses ninguna hormona (hay algunas de venta libre) sin supervisión médica. Eso puede ser peligroso.

También puedes buscar y probar opciones que no incluyan terapia hormonal y/o medicamentos, como yoga, meditación, técnicas de respiración y relajación, no fumar y llevar una dieta saludable.

Al respecto, una revisión de estudios publicada en enero de este año 2013, en la revista The Obstetrician and Gynaecologist, añade que las terapias medicinales complementarias y a base de hierbas también podrían recomendarse como una alternativa a la del reemplazo hormonal, para el tratamiento de los síntomas de la menopausia.

Entre las terapias complementarias más investigadas, este informe menciona a la soya (soja), la planta más común que contiene estrógeno. Hasta el momento, las investigaciones en este reporte han mostrado que reduce los calores (sofocos) en un 20 al 55 por ciento de los casos.

De todos modos, recuerda que los suplementos también pueden tener sus riesgos y pueden tener interacciones con algunas medicinas. Además, los medicamentos a base de hierbas no están regulados en muchos países y por eso el contenido del producto puede variar de un lugar a otro.

Antes de tomar cualquier medicina o suplemento natural, también es importante que lo consultes con tu médico para que te asesore de acuerdo a tu caso particular.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / MarsBars

Comentarios
El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.
Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas). Para más detalles, haz clic aquí »

© 2018 Hispanic Information and Telecommunications Network, Inc (HITN), Todos los derechos reservados.