Qué hacer cuando los niños tienen dolor de garganta

Cuando tu hijo o hija te dice que le duele la garganta, es probable que pienses que se trata de una infección por estreptococo. Si bien es común, existen otros tipos de infecciones que pueden ser las responsables del dolor de garganta en los niños. Sigue leyendo para que te enteres.

¡Ayayay! Qué desagradable es el dolor de garganta. Como adultos, sabes que es un dolor muy molesto, imagínate entonces lo que es para los niños, que sólo piensan en jugar y pasarla bien y de repente una molestia en la garganta puede dejarlos en cama y afectarles no sólo su salud física, sino su estado de ánimo.

Como su nombre lo indica, el dolor de garganta es un dolor o irritación que se empeora cuando tragas. Es el primer síntoma de faringitis, o inflamación de la faringe. La causa más común del dolor de garganta es una infección viral como el resfriado o el catarro. En ese caso, el dolor se quita por sí solo con cuidados caseros.

Pero si por el contrario el dolor de garganta es causado por una bacteria, como es el caso del estreptococo, el tratamiento incluye además de los cuidados en casa, la administración de antibióticos porque si esta infección no se cuida puede causar complicaciones importantes.

Síntomas del dolor de garganta

Los síntomas del dolor de garganta, son los siguientes, pero pueden variar dependiendo de la causa:

  • Dolor y picazón en la garganta (las alergias pueden causar este síntoma)
  • Dolor que empeora al tragar o hablar
  • Dificultad para tragar
  • Garganta reseca
  • Fiebre alta
  • Amígdalas hinchadas y rojas
  • Puntos blancos de pus en las amígdalas
  • Ganglios inflamados en el cuello o debajo de la mandíbula
  • Ronquera
  • Pérdida del apetito en bebés y en los niños pequeños.

Es común que las infecciones (especialmente las infecciones virales) que ocasionan el dolor de garganta también vayan acompañadas de fiebre, escalofríos, tos, congestión nasal, estornudos, dolor en el cuerpo, dolor de cabeza, náuseas y/o vómitos. Las infecciones bacterianas pueden acompañarse de varios de los síntomas pero tienden a no asociarse con congestión nasal y estornudos.

Para saber si la infección es causada por el estreptococo, el médico tomará una muestra de la garganta con un copito de algodón para enviarlo a un laboratorio. Si el resultado es positivo, recetará antibióticos. El estreptococo es contagioso a través de la saliva y los mocos y lo sigue siendo hasta 24 horas después de que se iniciaron los antibióticos.

Cuidados para los niños con dolor de garganta

Te estarás preguntando cómo puedes cuidar a tu hijo o hija en casa en caso de que tenga dolor de garganta. Toma nota de estos consejos para darle el cuidado necesario para su recuperación:

  • Asegúrate de darle suficientes líquidos para mantenerlo(a) hidratado(a) y evitar que la garganta se le reseque.
  • Sigue al pie de la letra las instrucciones del médico en caso de que esté tomando antibióticos.
  • Si el niño o niña tiene fiebre, dale acetaminofén, no aspirina (la aspirina en los menores de 18 años puede causar el Síndrome de Reye).
  • Los alimentos suaves y fríos como las malteadas pueden ayudar a mitigar el dolor de garganta.
  • También los líquidos tibios como el agua con miel (siempre que ya tenga 12 meses o más) o el caldo ayudan a aliviar el dolor de la garganta.
  • Si tu hijo o hija tiene más de 8 años de edad, dale un vaso de agua tibia con ¼ de cucharadita de sal para hacer gárgaras.
  • Si tu hijo o hija tiene más de 4 años de edad puede chupar caramelos especiales para disminuir el dolor. Los niños menores no deben chupar estos caramelos porque se les pueden atorar y se pueden ahogar.
  • El descanso es indispensable para la recuperación.

¿Cuándo hay que llevar al niño al médico?

Mantente atento(a) para detectar los síntomas o señales que indican que debes llevar a tu hijo o hija de inmediato al médico:

  • Dificultad para respirar
  • Dificultad para tragar
  • Exceso de saliva que puede indicar que no puede tragar
  • Fiebre luego de haber tomado antibióticos durante dos días
  • Aumento del dolor de garganta (y duración de más de 4 días)
  • Dolor de oído
  • Salpullido en la piel
  • Orina oscura
  • Dolor en el pecho

Aunque el dolor de garganta es algo común, es bueno tomar medidas para prevenirlo. La buena higiene, como lavarse las manos después de ir al baño y con regularidad a lo largo del día es indispensable. Evita también que tu niño o niña tenga contacto con personas enfermas, en lo posible, evita que comparta utensilios, vasos o termos. Lávale bien las manos con agua y jabón luego de estar en algún parque o de tener contacto con muchos niños en la escuela. Si no hay en donde le puedas lavar las manos con agua y jabón, usa un gel desinfectante en base de alcohol para limpiárselas.

Si tienes cualquier duda, consulta con el pediatra.

 

Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2013.

Imágen © iStock / kaisersosa67

Comentarios
El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.
Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas). Para más detalles, haz clic aquí »

© 2018 Hispanic Information and Telecommunications Network, Inc (HITN), Todos los derechos reservados.