El pronto tratamiento de la meningitis bacteriana deriva en mejores resultados

ESTIMADA MAYO CLINIC:

Escucho en las noticias relatos sobre la meningitis que me asustan mucho.  ¿Qué causa la meningitis y cómo puedo proteger a mis hijos y a mí misma?

RESPUESTA de la Dra. Ritu Banerjee, Enfermedades Infecciosas en Niños, Mayo Clinic de Rochester en Minnesota, Estados Unidos:

La meningitis es una inflamación de las membranas que envuelven el cerebro y médula espinal, normalmente producto de una infección. En raras ocasiones, la meningitis podría ser resultado de medicamentos o de enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico.  Las medidas que usted toma para no contraer otras infecciones, como lavarse las manos antes de comer y cubrirse la boca para toser, pueden ayudar a evitar la meningitis.  Sin embargo, la mejor protección contra la meningitis es mantenerse al día con las vacunas.

La causa de muchos casos de meningitis es una infección viral.  Existen varios virus que pueden causar meningitis, pero lo mayoría pertenece al grupo conocido como enterovirus.  La meningitis viral suele ser leve y desaparece sin ningún tratamiento.  Por lo general, la meningitis viral es menos grave que la meningitis bacteriana y para recuperarse, la mayoría de personas necesita descansar, beber más cantidad de líquidos y tomar analgésicos de venta libre.

La meningitis, a veces, es producto de sustancias infecciosas transmitidas por mosquitos o garrapatas, de manera que vestir ropa protectora y aplicarse repelente contra insectos en la primera y verano también puede ayudar a disminuir el riesgo de contraer meningitis.

A diferencia de la meningitis viral, la meningitis bacteriana constituye una emergencia médica.  Si no se la trata, puede ser mortal.  Las causas más comunes para la meningitis bacteriana son tres bacterias principales: Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae y Neisseria meningitidis.

El Streptococcus pneumoniae generalmente causa meningitis bacteriana en los bebés, niños pequeños y personas adultas.  Esta bacteria también causa neumonía, infecciones en los oídos e infecciones sinusales.  La Haemophilus influenzae en algún momento fue la causa principal de meningitis bacteriana en niños; sin embargo, ahora la vacuna que en Estados Unidos habitualmente se administra en la infancia incluye protección contra esta bacteria, lo que ha reducido enormemente la cantidad de casos de este tipo de meningitis.

La meningitis causada por la Neisseria meningitidis generalmente ocurre cuando ingresan al torrente sanguíneo las bacterias de una infección en las vías respiratorias superiores.  Esta infección es sumamente contagiosa y, a menudo, afecta a los adolescentes y a las personas adultas.  La Neisseria meningitidis a veces causa brotes de meningitis en los dormitorios estudiantiles, internados, bases militares y otros lugares donde hay hacinamiento de personas.  Los casos de meningitis sobre los que usted escuchó en las noticias posiblemente se deban a este tipo de meningitis bacteriana.

La meningitis bacteriana generalmente requiere de hospitalización y tratamiento con antibióticos durante una o dos semanas.  Si bien esta infección es muy grave, muchos pacientes logran recuperarse completamente cuando se los trata de inmediato.

Los síntomas comunes de meningitis en adultos, adolescentes y niños mayores de dos años incluyen fuerte dolor de cabeza, rigidez en el cuello, fiebre de más de 38,3 grados Celsius (101 grados Fahrenheit), confusión y dificultad para concentrarse, sensibilidad a la luz brillante, vómito, así como somnolencia o dificultad para despertar.  En los bebés y recién nacidos, los síntomas podrían ser de fiebre alta, llanto constante, excesiva somnolencia o irritabilidad, inactividad o pereza, poco apetito, un bulto en la zona blanda de la parte superior de la cabeza (fontanela), rigidez en el cuello o cuerpo del bebé y convulsiones.  Los síntomas de la meningitis bacteriana normalmente son más graves que los de la meningitis viral.

En general, los casos de meningitis bacteriana han disminuido significativamente en el transcurso de las últimas décadas porque las inmunizaciones administradas a niños y adolescentes han añadido vacunas contra varios tipos de meningitis bacteriana.  El paso más importante que usted puede dar para disminuir la probabilidad de que sus hijos desarrollen meningitis bacteriana es mantenerlos al día en las vacunas.

Si usted sospecha la presencia de meningitis, busque atención médica de inmediato sobre todo cuando los síntomas son similares a la gripe, pero más fuertes de lo común, o se presentan acompañados por rigidez en el cuello o confusión.  El resultado de la meningitis bacteriana puede ser mejor mientras antes empiece el tratamiento.

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

Copyright © 2011 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados.

Imágen © iStockphoto.com / Linde Stewart


Comentarios
El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.
Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas). Para más detalles, haz clic aquí »

© 2018 Hispanic Information and Telecommunications Network, Inc (HITN), Todos los derechos reservados.