Los adolescentes siempre tienen hambre, pero no siempre comen bien

Cómo inculcar buenos hábitos alimenticios en los adolescentes

“¡Tengo mucha hambre!” Esta expresión podría fácilmente ser repetida por los adolescentes varias veces al día. Si eres padre o madre y tus hijos están pasando por la adolescencia, te estarás preguntando qué hacer para poder mantener la nevera llena y satisfacer el insaciable apetito de los jóvenes en la etapa de la pubertad. Aquí te hablo del tema y de la importancia de inculcarles buenos hábitos alimenticios en esta etapa de la vida.

Cuando haya que usar una expresión para exagerar las ganas de comer, en lugar de usar “más apetito que el de un león”, habría que decir “más hambriento que un adolescente”. Si tienes hijos(as) adolescentes, sabrás perfectamente de lo que estoy hablando.

Un día, tu hijo o hija deja de ser niño o niña y se embarca en los altibajos y cambios de la pubertad. De repente, esa personita a la que le tenías que rogar que comiera, no quiere hacer otra cosa más que comer. ¿Dónde les cabe tanta comida a los adolescentes?

La realidad es que entre los 10 y 12 años el apetito se abre en respuesta a un período importante de crecimiento. Es al inicio de la pubertad que el cuerpo necesita más calorías que nunca. Es por eso que los adolescentes parecen tener hambre todo el tiempo, en especial los varones.

Las calorías son la medida que expresa la energía que proporcionan los alimentos. En promedio, un varón adolescente necesita consumir 2,800 calorías al día. Las chicas en cambio, necesitan un promedio de 2,200 calorías diarias.

Se cree que esos ataques de hambre paran al tiempo que los chicos dejan de crecer. Sin embargo, los expertos en nutrición dicen que este no es siempre el caso, ya que los jóvenes que son altos y participan en actividades físicas pueden seguir hambrientos hasta el final de la adolescencia. También se llama la atención al hecho de que durante la mitad y el final de la adolescencia, las chicas consumen un 25% menos de calorías que los chicos y por eso, pueden presentar deficiencias nutricionales.

Además, hay que tener en cuenta que es en esta etapa cuando con frecuencia se presentan los trastornos alimenticios (la anorexia, la bulimia) que son producto de el deseo de verse extremadamente delgados. Por eso, es importante que como padres les expliques el por qué es importante llevar una nueva nutrición. Más allá de las calorías, que en muchas ocasiones se pueden obtener de la comida que no es nutritiva (sodas, comida rápida, golosinas), lo importante es llevar una dieta balanceada que incluya alimentos saludables.

De acuerdo con los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), los adolescentes en Estados Unidos no siguen las recomendaciones de comer entre 2 y 7 tazas de frutas y verduras al día (dependiendo de su edad esto puede variar); tampoco comen la cantidad recomendada de granos integrales (de 2 a 3 onzas al día) y exceden el consumo de sodio (sal) máximo recomendado (entre 1,500 y 2,300 mg al día).

Además, los adolescentes en Estados Unidos obtienen un 40% de sus calorías diarias de alimentos que no aportan nutrición (lo que se conoce como calorías vacías) como las sodas o refrescos, las bebidas azucaradas, los postres, y en general, la comida rápida. Estos datos son críticos pues sin duda se suman a los factores de riesgo de la epidemia de obesidad entre los adolescentes

Es importante que le recuerdes a tus hijos(as) adolescentes que llevar una dieta sana:

  • Contribuye a un crecimiento y desarrollo óptimos
  • Previene el desarrollo de problemas como colesterol alto, hipertensión y ayuda a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como diabetes, cáncer y problemas cardiovasculares.
  • Reduce el riesgo de obesidad, osteoporosis, deficiencia de hierro y caries dental.

Recuerda que saciar el hambre no es suficiente, hay que hacerlo de manera inteligente para que los jóvenes crezcan sanos.

Si tienes dudas sobre la dieta que debe seguir tu hijo(a) adolescente, consulta con tu médico.

 

Imagen © iStock / wundervisuals

Comentarios
El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.
Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas). Para más detalles, haz clic aquí »

© 2018 Hispanic Information and Telecommunications Network, Inc (HITN), Todos los derechos reservados.