Cuando se pierde el sentido del gusto

Hay quienes prefieren las comidas dulces mientras que a otros se les hace agua la boca por un bocadillo salado. En la vida, dicen “todo es cuestión de gustos”, aunque a veces hay personas que pueden tener el sentido del gusto distorsionado y hasta totalmente anulado. ¿Te imaginas una vida sin sabores? Sigue leyendo y entérate acerca de este sentido al que muchas veces no le damos la importancia debida.

El gusto es uno de nuestros cinco sentidos que se suma al tacto, a la vista, al oído y al olfato. Así como los ojos te permiten ver y la nariz oler, la lengua es la encargada de detectar cómo sabe cada comida.

¿Cómo funciona el sentido del gusto?

Para distinguir entre los diferentes sabores, la lengua cuenta con lo que se denominan papilas gustativas (¡en total, tiene alrededor de 10 mil!), que se conectan al cerebro por fibras nerviosas. Las papilas gustativas están ubicadas en distintas zonas de la lengua y, de acuerdo a esas zonas, la lengua entonces es capaz de detectar los sabores básicos: dulce, salado, ácido o amargo.

Cada zona de la lengua es más sensible a uno de estos sabores. Para que te des una idea, piensa que la punta de la lengua es más sensible a lo salado y en seguida detrás comienza el área que más percibe lo dulce. A los costados posteriores están las zonas sensibles a lo sabores o gustos ácidos y en la parte posterior, justo antes de que la comida pase hacia el estómago, hay otra parte sensible a los sabores o gustos amargos.

A veces, por algún motivo, la transferencia de sensaciones de sabor al cerebro se interrumpe o cambia, afectando la forma en la que la lengua interpreta los sabores. Cuando esto ocurre, la persona puede tener distintas sensaciones frente a los alimentos, que van desde una distorsión del gusto hasta una pérdida completa del mismo, aunque esto último no es frecuente.

Por ejemplo, el gusto o sabor puede distorsionarse debido a algún resfrío, una gripe u otra infección que puede ocurrir en la nariz o en la garganta. Esto es común, ya que quienes tienen problemas con el gusto también suelen tener algún trastorno con el olfato, que les impide o hace más difícil identificar el aroma o el sabor de un alimento (que surgen de una combinación entre el gusto y el olor).

Cuando el problema es producido por alguna infección o enfermedad como las que mencionábamos antes, en general la situación vuelve a la normalidad una vez que la persona se cura, y el gusto vuelve a la boca.

Otras causas que pueden provocar problemas en el sentido del gusto son: haber tenido una cirugía del oído, fumar en exceso (en especial con pipa), tener alguna lesión en la boca, nariz o cabeza, algunos medicamentos (como los que se usan para las glándulas tiroideas y algunos fármacos usados para tratar el cáncer) o tener niveles bajos de vitamina B12 o de zinc.

Asimismo, el paso del tiempo y el deterioro mismo del cuerpo que ocurre con la edad también pueden hacer que las papilas gustativas vayan disminuyendo sus funciones.

Lo importante es que consultes con algún médico o especialista si por algún motivo sientes que tienes cambios (ya sea disminución o distorsión) en tus sentidos del gusto o del olfato, especialmente si esos cambios no desaparecen luego de haberse solucionado alguna infección que pudiera haberlos provocado o si se mantienen durante un tiempo sin que conozcas lo que los pudo haber ocasionado.

Muchas personas no le dan importancia a al sentido del gusto. Sin embargo, no sólo te permite saborear tus manjares preferidos, sino que también te ayuda a protegerte de indigestiones, por ejemplo, al permitirte distinguir cuando un alimento no sabe bien o cuando está en mal estado.

Además, si no distingues bien los sabores, es posible que les agregues más sal, azúcar u otros ingredientes a tus comidas, algunos de los cuales pueden aumentar tus posibilidades de desarrollar otros problemas de salud si tienes la predisposición, como la presión alta, la diabetes y los problemas del corazón.

¿Te das cuenta ahora lo importante que es estar al tanto de nuestras percepciones y del buen funcionamiento de nuestros sentidos?  Un buen sentido del gusto te permitirá disfrutar tu vida mucho mejor, y hasta protegerla. Recuérdalo bien.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / sdominick

Comentarios
El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.
Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas). Para más detalles, haz clic aquí »

© 2018 Hispanic Information and Telecommunications Network, Inc (HITN), Todos los derechos reservados.