¿Sabes si tienes hipertensión? Entérate para que la controles

Aunque la hipertensión no es exclusiva de los adultos, es una de las condiciones más frecuentes en ellas y afecta a millones de personas. Como muchas veces no da síntomas podrías no saber que la tienes. Infórmate cuál es la presión normal, cuáles son los factores de riesgo y por qué es tan importante que sepas si tu presión está elevada.

Cuando una persona no obtiene el tratamiento que le permite prevenir o controlar una enfermedad, no sólo aumenta el riesgo de complicaciones, sino que aumenta el costo de tratarlas y, desde luego, puede ser más doloroso también. Una de las condiciones que vale la pena detectar tempranamente es la presión alta o hipertensión ya que es fácil de controlar pero de no hacerlo, puede tener consecuencias peligrosas. De acuerdo a estadísticas de la Organización Mundial de la Salud en 2012, uno de cada tres adultos a nivel mundial padece de hipertensión. O sea, la hipertensión es muy frecuente.

Sólo sabemos si alguien tiene presión elevada midiendo la presión arterial con ayuda de un esfigmomanómetro o tensiómetro. Al medir la presión obtenemos 2 números:

  • el primero o la presión sistólica, mide la fuerza con la presión en las arterias cuando se contrae el corazón al expulsar la sangre
  • el segundo número o la presión diastólica, mide la presión en las arterias cuando el corazón se relaja entre latidos (cuando está recibiendo la sangre y llenándose nuevamente para expulsarla)

De acuerdo a la Asociación Americana del Corazón:

                                          Sistólica mm Hg        Diastólica mm Hg

Presión Normal                         Menos de 120                 Menos de 80

Pre-hipertensión                       120-139                            80-89

Hipertensión (Etapa 1)              140-159                            90-99

Hipertensión (Etapa 2)              160 o más                        100 o más

Crisis Hipertensiva                    Más de 180                      Más de 100

En los casos de crisis hipertensiva se requiere tratamiento de emergencia.

Se puede tener hipertensión durante muchos años sin tener síntomas, sin embargo eso no quiere decir que no esté causando daños. Por eso le llaman el asesino silencioso.

La mayoría de las personas no tienen síntomas. Algunas personas podrían tener dolor de cabeza, falta de aire y/o les puede sangrar la nariz. Pero los síntomas no son específicos y a veces ocurren hasta que la presión está muy elevada. Por eso es importante que te midas la presión arterial regularmente mínimo cada dos años a partir de los 18 años.

En la mayoría de las personas se desconoce la causa de la hipertensión. Sabemos que hay ciertos factores que aumentan tu riesgo de que la desarrolles como:

Existe un tipo de hipertensión que se conoce como hipertensión secundaria en donde está causada por otra condición o enfermedad. Por ejemplo: la que es causada directamente por algunas malformaciones congénitas (defectos al nacimiento) de unas arterias que están estrechas; o que son consecuencia directa de condiciones como problemas de la tiroides, de tumores en las glándulas suprarrenales (que pueden producir exceso de adrenalina o epinefrina, exceso de aldosterona o exceso de cortisol), en las paratiroides (hiperparatiroidismo), o incluso puede que se deben a tomar algunas drogas ilegales (como anfetaminas o cocaína); o son efectos secundarios de medicinas (como los agentes antiinflamatorios no esteroides o AINE) o suplementos, como los descongestionantes que se venden sin receta.

En estos casos, una vez que se trata el problema de fondo (por ejemplo se si quita el tumor, se dilatan las arterias, se trata el hipertiroidismo, etc.) o se suspende la droga, la medicina o el suplemento que causa la hipertensión, se normaliza la presión.

En los casos en donde se desconoce la causa de la hipertensión (que son la mayoría), sólo podemos controlar la presión.

Pero es muy importante controlar la presión y asegurarnos que la mantenemos en los rangos normales porque la presión elevada aumenta el riesgo de complicaciones cardiovasculares que pueden desde afectar los vasitos en los ojos y afectar tu vista hasta causar ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares o apoplejías, insuficiencia cardiaca o falla cardiaca e insuficiencia renal o falla del riñón, entre otros problemas.

La meta a la que debes aspirar depende de tu edad y tu médico te lo indicará. Para los adultos sanos mayores de 60, quizá tu médico te indique menos de 150/90; si eres un adulto sano menor de 60, quizá tu médico te indique menos de 140/90. Será diferente si tienes diabetes, etc. Tu médico te indicará cuál es tu meta, de acuerdo a tu caso en particular.

Hay una variedad de grupos de medicinas entre las cuales podrá elegir. Así que si por alguna razón tienes algún efecto secundario con alguna, tendrá varias otras de donde seleccionar. Están los diuréticos, los beta bloqueadores, los de la enzima convertidora de angiotensina; los bloqueadores de los receptores de la angiotensina II; los bloqueadores de los canales de calcio; los inhibidores de la renina; los bloqueadores alfa; los bloqueadores alfa-beta; los agentes que actúan centralmente; los antagonistas de la aldosterona, en fin. Y en cada grupo hay diferentes medicinas.

En los casos en que la presión no se logra controlar con una combinación de 3 medicamentos, un especialista podría evaluar técnicas como el uso de ablación con radiofrecuencia de los nervios simpáticos renales. Pero esto se requiere en un grupo muy pequeño de casos.

Obviamente será importante que disminuyas tu consumo de sal; si fumas, que dejes el cigarrillo; que aumentes tu actividad física, que pierdas peso si estás en sobrepeso y procures mantener un peso sano; si tomas bebidas alcohólicas, que limites tu consumo y que acudas a tu médico periódicamente para tus chequeos.

Muchas personas carecen de cuidados médicos regulares. De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos, la proporción de Latinos que no tienen un lugar regular para recibir cuidados de salud es más del doble comparado con los blancos no-Hispanos y los afroamericanos-no Hispanos.

Si no tienes seguro de salud y vives en Estados Unidos, quizá califiques para cobertura médica para personas de bajos ingresos, me refiero a Medi-Cal o Medicaid, puedes obtener información en una agencia de departamentos humanos de tu localidad. Si vives en California puedes obtener información en www.CoveredCalifornia.com/es, en el resto del país visita https://www.cuidadodesalud.gov/es/

También puedes visitar el intercambio de seguros médicos de tu estado. En California puedes ir a www.CoveredCA.com/es o llamar al 1-800-300-0213. Los centros comunitarios de salud en tu comunidad podrían ayudarte a tener acceso a servicios médicos si no calificas para un programa de cobertura de salud, en California podrías encontrar un centro de salud en www.californiahealthplus.com.

 

Imagen © iStock / chas53

 

 

Comentarios
El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.
Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas). Para más detalles, haz clic aquí »

© 2018 Hispanic Information and Telecommunications Network, Inc (HITN), Todos los derechos reservados.