Las últimas estadísticas de la Federación Internacional de Diabetes en 2019 indican que, a nivel mundial, aproximadamente 463 millones de adultos (entre 20 y 79) años vivían con diabetes. De acuerdo con los CDC, 34.2 millones de estadounidenses (uno de cada 10) padece de diabetes y los latinos, entre otros grupos, están sobrerrepresentados. Además, 88 millones de estadounidenses (1 de cada 3) tienen prediabetes. Los latinos también están sobrerrepresentados en la pandemia del COVID-19. Pero ¿qué conexión existe entre la diabetes y el Covid-19? ¿Debes hacer algo especial si tienes diabetes para prevenir el Covid-19? ¿Tienes más riesgos de sufrir complicaciones? Para resolver estas y otras preguntas, te invito a que sigas leyendo.

La tasa de mortalidad debido a la diabetes en EEUU ha ido en aumento desde 2009 y ha excedido a la mayoría de otros países industrializados. Los Latinos y los negros sufren de diabetes en mayor proporción que los blancos y están sufriendo desproporcionadamente del COVID-19. El mantener la diabetes controlada, que es una de las mejores defensas contra el virus, se ha dificultado debido a la interrupción en las rutinas de ejercicio, de alimentación y de cuidados médicos causados por la pandemia. Si la historia sirve de guía, los legisladores deben aprender del pasado:

  • En 2003, durante el brote del coronavirus causado por SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), más del 20% de las personas que fallecieron tenían diabetes.
  • En 2009, durante la pandemia de la influenza o flu por el H1N1, los pacientes con diabetes tenían el triple del riesgo de hospitalización y
  • Más recientemente, en 2012, durante el coronavirus causado por MERS (Síndrome Respiratorio del Medio Oriente), un estudio encontró que el 60% de los pacientes que ingresaron a cuidados intensivos o fallecieron, tenían diabetes.

El COVID-19 ataca el corazón, los pulmones y los riñones, que son órganos que frecuentemente están debilitados en muchos diabéticos, y mata a más de los pacientes mayores, obesos y que tiene presión alta – nuevamente, muchos de los que también tienen diabetes.

A medida que aprendemos más acerca del COVID-19, sabemos que el virus afecta a las personas de diferente forma. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aunque cualquiera puede contraer el virus, las personas que son más vulnerables a contraerlo y de ser así, de requerir hospitalización, admisión a cuidados intensivos, respiración asistida con un ventilador o incluso de fallecer, son las personas mayores de 65 años o las personas que tienen alguna enfermedad subyacente (como enfermedad del corazón, asma, presión alta, obesidad, etc.).

Como mencioné anteriormente, de acuerdo con los CDC, de los 34.2 millones de estadounidenses que padecen de diabetes, más del 21.4% no se han diagnosticado y más de 88 millones de estadounidenses tienen prediabetes, y 84% de ellos no lo saben. Y el número de personas con diabetes a nivel mundial es aún mucho mayor.

La conexión entre la diabetes y el COVID-19

Unos investigadores han encontrado que el virus SARS-CoV-2, que es el que causa el COVID-19, se une a un receptor específico de la célula conocido como enzima convertidora de la angiotensina o ACE2, por sus siglas en inglés. Este receptor se encuentra no sólo en los pulmones sino también en las células beta del páncreas (que son las que producen insulina), así como en las células de los riñones, del intestino delgado y en las células grasas. Debido a esto, se está investigando si el COVID-19 podría causar alteraciones del metabolismo de la glucosa (del azúcar) que compliquen a la diabetes preexistente o que incluso puedan causar la diabetes, de acuerdo con un reporte en el New England Journal of Medicine. Otra hipótesis por Shuibing Chen, un biólogo especializado en células madre de Weill Cornell Medicine en Nueva York, publicada en la revista profesional Nature, es que el COVID-19 podría atacar directamente a las células beta involucradas en la diabetes o podría causar una respuesta inmunológica que las destruyera.

Si se comprueba que el COVID-19 puede causar la diabetes por otro mecanismo que no sea debido al estrés de la enfermedad en si, no se sabe si la diabetes desaparecería una vez que la persona se recuperara del virus. Un grupo internacional de investigadores y médicos están participando en el Proyecto CoviDIAB para tratar de responder estas preguntas. Ellos estiman que actualmente, dependiendo de la región del mundo, entre el 20 y el 50% de los pacientes afectados con el Covid-19 han tenido diabetes también. Su proyecto y lo que sigamos aprendiendo de ellos, nos ayudará no sólo a seguir aprendiendo sino a continuar mejorando las recomendaciones en el manejo y el tratamiento de los pacientes.

Por otro lado, sabemos que las personas que tienen diabetes están en riesgo de tener más complicaciones. Basado en lo que hemos aprendido, los pacientes diabéticos que contraen otras enfermedades virales tienden a tener reacciones más severas. Esto se debe a que la diabetes causa depresión del sistema inmunológico y, si la diabetes está descontrolada (especialmente por tiempo prolongado), puede causar inflamación. En ciertos casos, la inflamación aguda puede ayudar (como cuando nos cortamos y esa lesión atrae proteínas y otras moléculas para sanar el área). Pero si la inflamación es crónica, como en la diabetes mal controlada, se lesiona el interior de los vasitos sanguíneos y esa inflamación es dañina. Existen unos marcadores en la sangre que nos permiten medir esa inflamación.

Los pacientes que además de diabetes tiene otros factores de riesgo como presión alta, colesterol alto, son mayores de 65 años, son hombres, son hispanos y/o negros, tienen aún más riesgo de tener más complicaciones. El hecho de ser hispano o negro se incluye como factor de riesgo porque ciertos factores socioeconómicos, como su tipo de trabajo, su estructura familiar (en donde hay tres generaciones viviendo en un solo hogar) o su dependencia en el transporte público, que hace difícil el distanciamiento físico, los hace más vulnerables al COVID-19.

De acuerdo con un estudio en 250,000 personas en el Reino Unido, las personas con diabetes tipo 1 tienen un riesgo 3.5 veces mayor de fallecer durante una hospitalización comparado con los que no tienen diabetes, y las personas con diabetes tipo 2 tienen el doble del riesgo de fallecer. Y, similar a otros estudios, si tienen otros factores de riesgo como enfermedad del corazón, son mayores de 65 años, son asiáticos o negros, su riesgo es aún mayor.

Cuando estudiaron a las personas con diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2 en el Reino Unido que fallecieron debido al COVID-19, encontraron que el riesgo era mayor entre mayor era el A1C ( o sea, entre más descontrolada estaba la diabetes) y en una relación en forma de “U” con el índice de la masa corporal (que se relaciona al peso y la obesidad). Lo interesante es que el riesgo de muerte era bajo para las personas con diabetes menores de 40 años.

Finalmente, la diabetes descontrolada es un factor de riesgo para desarrollar infecciones serias con resultados adversos (de allí la importancia de procurar mantener la diabetes bajo control). Y para las personas con complicaciones tardías de la diabetes como enfermedad renal diabética (en donde el riñón se ha afectado) y la enfermedad isquémica del corazón, éstas pueden complicar su situación, haciéndolos más frágiles. Por un lado, puede aumentar la severidad del Covid-19 y, por el otro, puede hacer que requieran cuidados como diálisis en forma aguda. De hecho, en pacientes sin diabetes se ha encontrado que el COVID-19 puede causar lesiones cardiacas agudas con insuficiencia (falla) cardiaca, que lleva a deterioro en la circulación.

¿Cómo afecta el COVID-19 a las mujeres embarazadas con diabetes?

Si estás embarazada y tienes diabetes, no estás en mayor riesgo de contraer el virus que una persona que no está embarazada con diabetes. Sin embargo, si contrajeras el virus, estarías en mayor riesgo de desarrollar complicaciones y podría ser más difícil controlar tu diabetes. Por eso, además de seguir las mismas recomendaciones para la prevención del COVID-19 que se dan en general para todas las personas, es especialmente importante que seas aún más cautelosa y que sigas las reglas de distanciamiento social. Te daré recomendaciones más específicas en la segunda parte de este artículo.

La próxima semana hablaremos de las recomendaciones para la prevención del COVID-19 para los pacientes con diabetes y lo que debes hacer si tienes diabetes y COVID-19.

Recuerda que la diabetes y la prediabetes son muy prevalentes en nuestra comunidad y que el estrés, el sobrepeso y la obesidad pueden contribuir a que se desarrolle. Recuerda también y que puede no dar síntomas. A veces se diagnostica cuando se hace un examen de sangre. Además de la pandemia del COVID-19, tenemos la epidemia de diabetes. Debemos estar conscientes de ambas.

Copyright © 2020 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / Cryptographer

Comentarios