A medida que se acercan las celebraciones navideñas, es importante que consideres qué otras precauciones podrías tomar si decides invitar a familiares o amigos fuera de las personas que viven contigo. También es importante que te actualices acerca de las pruebas del Covid-19. No todas son iguales. Aquí te explico qué información te dan y cuáles son sus limitaciones. Recuerda, la información es poder.

El 2020 ha sido un año diferente en todo el mundo debido a la pandemia causada por el COVID-19. Y la temporada navideña será especialmente difícil por varias razones. En varios hogares quizá habrá una o más sillas vacías por la pérdida de uno o más miembros de la familia al virus, quizá otros miembros de la familia que no viven contigo no podrán compartir las posadas, la nochebuena o la navidad como es costumbre, y quizá el árbol navideño tendrá menos regalos por la situación económica debida a la falta de control de la pandemia.

Se sabe que las reuniones en donde las personas se juntan para hablar, reír, cantar y comer – especialmente en lugares cerrados sin usar máscaras – son los sitios más propicios para propagar el virus de una persona a otra. Los ejemplos de la transmisión del coronavirus tras los días festivos como el Día de la Independencia, el Día del Trabajo, todas las reuniones para la campaña del presidente Trump y los eventos en la Casa Blanca resultaron en decenas a miles de personas infectadas, dependiendo del tamaño del evento. Las infecciones se multiplicaban porque las personas frecuentemente no usaban máscaras y no respetaban el distanciamiento social de 6 pies o 2 metros, a pesar de que varias de las reuniones eran en exteriores.

Los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades (o CDC, por sus siglas en inglés) consideran el reunirse con familiares o amigos que viajan de otras partes como de “alto riesgo” y recomiendan evitarlo, o que sean reuniones pequeñas y en exteriores, si es posible.

Quizá estés pensando que ya te has sacrificado todo el año y que te mereces la celebración en estas fiestas, pero considera que después de los sacrificios de tener a los hijos en casa (en vez del colegio), de haber perdido el negocio y/o el trabajo, lo último que quieres ahora es enfermarte o perder a un ser querido por tomar riesgos innecesarios. Y quiero recordarte que muchas personas que han tenido el Covid-19 siguen teniendo problemas médicos tanto físicos y emocionales por semanas y/o meses después.

Te recuerdo que la pandemia sigue siendo un problema sumamente importante. El virus ha infectado a 70,533,064 personas a nivel mundial y ha matado a 15,85,058 de acuerdo con la OMS, para el 10 de diciembre, sólo en Estados Unidos se han infectado 15,957,325 personas y han fallecido 298,706. Estos no son sólo números, representan gente. Los expertos predicen que muy pronto habrá entre 4,000 personas muriendo por el virus diariamente en este país. Desgraciadamente, esto se debe en parte a que algunos siguen pensando que la pandemia es una farsa y muchos no siguen los consejos emitidos por la OMS.

En mis columnas pasadas te he mencionado las mejores recomendaciones en cuanto a la prevención del Covid-19 y a la celebración en casa únicamente con la familia y/o amigos con los que vives regularmente. También discutimos qué recomiendan los expertos si decides reunirte con otra familia que sigue las mismas precauciones que tú, incluso si desean viajar (y cómo hacerlo).

Aquí hablaremos de otras precauciones que podrías tomar si decides invitar a familiares o amigos fuera de las personas que viven contigo. Toma en consideración:

  • Si hay alguien vulnerable en la mesa (una persona con el sistema inmunológico o sistema inmune comprometido, por ejemplo, en quimioterapia, o mayor de 65 años); 
  • Si están aumentando los casos de Covid-19 en el área en donde vives; 
  • Si las personas a las que estás considerando invitar estarían viajando de sitios en donde los casos del virus son muy elevados.

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es positiva, reevalúa si quieres invitar a esa o esas personas a la celebración.

Desde luego, es importante que le pidas a tu invitado o invitados que tomen precauciones, idealmente desde 2 semanas antes de la celebración. De ser posible, que eviten el contacto con otras personas durante dos semanas antes del evento. Si alguien ofrece hacerse un examen del Covid-19, estaría estupendo, pero recuerda que la prueba tiene sus limitaciones. Te explico más adelante.

Idealmente, si puedes y el clima coopera, haz tu celebración en exteriores en donde la ventilación reduce el riesgo de la transmisión del virus. Procura que los invitados no estén apretados cuando se sienten en las mesas, deben estar espaciados, con cada hogar en una mesa aparte. Evita servir estilo bufet para evitar que los invitados compartan los utensilios. Cada uno debe tener sus propios cubiertos. Debes tener precaución para evitar que los invitados compartan las botellas de vino y la jarra de agua. Y debes poner toallas desechables en el baño para que los invitados no compartan la misma toalla.

Cuando no estén comiendo, los expertos recomiendan que usen máscaras. El gritar, hablar fuertemente o cantar, aumenta la cantidad de virus que se emite y el virus es bastante contagioso. 

Por otro lado, hay otras formas de compartir con familiares sin exponerte y sin exponer a tus familiares o amigos. Discutiré esto la próxima semana.

Las Pruebas del Covid-19

En cuanto a las pruebas del Covid-19, es un error usarlas para justificar que tu reunión sea de 10, 20 o incluso más personas. El hacerse la prueba del Covd-19, disminuye el riesgo de que alguien esté infectado. Puede ser útil, por ejemplo, si tienes un hijo que está estudiando en la universidad y que regresa a la casa en donde vive la abuelita. Pero una prueba no es 100% confiable. Y no es un reemplazo para otras precauciones como el uso de máscaras y el distanciamiento social.

En cuanto a las pruebas diagnósticas para saber si estás infectado por el Covid-19 en este momento, contamos con dos tipos de pruebas en este momento: las pruebas moleculares, o PCR, y las del antígeno.

Las pruebas del Covid-19 proporcionan información acerca del nivel del virus en el cuerpo en el momento de la prueba. La persona puede estar infectada pero no tener suficiente virus para que se registre en la prueba. O, se puede infectar horas o días después de que se hizo la prueba. Y, como mencioné, la precisión no es del 100%. Obviamente, la ventaja es que filtra a la persona o personas que son positivas al momento de hacerse la prueba.

Las más precisas son las moleculares, conocidas como PCR por sus siglas en inglés. Se realizan por una técnica llamada reacción en cadena de la polimerasa. Estas pueden detectar el virus en cantidades muy bajas, pero el resultado puede tomar dos días (en ese tiempo la persona puede contagiar a otras personas si está infectada, aún sin saberlo). Las otras pruebas son las del antígeno, que son más rápidas, más baratas, y más convenientes porque se puede tener el resultado en cuestión de minutos. Por cierto, hay varias pruebas del antígeno que han recibido autorización para su uso de emergencia y varían en su calidad en cuanto a qué tan precisas son. Y si bien son muy rápidas, el problema es que tienden a dar más falsos negativos ya que si hay poco virus no lo detectan. 

Las pruebas moleculares de PCR buscan material genético que proviene exclusivamente del virus. Se pueden hacer de hisopos nasales profundos, de hisopos de la garganta, de pruebas de la saliva o de otros líquidos corporales. Las pruebas del antígeno identifican fragmentos de las proteínas (que son los antígenos) del virus. Estos se obtienen de hisopos nasales o de la garganta.

“Falso negativo” quiere decir que la prueba indica que no tienes el virus cuando en realidad si lo tienes. La tasa de falsos negativos reportados puede ser de entre 2% a 37% (o sea, entre 2 y 37 de cada 100 personas que sí tienen la infección, de todas formas salen negativos, dependiendo de la prueba que se hacen). Un falso positivo significa que la prueba dice que si tienes el virus cuando no lo tienes. Idealmente la tasa debe de ser cero. Esto generalmente sucede cuando existe contaminación en el laboratorio o hay problemas con el laboratorio que hace la prueba.

La prueba que tiene menos falsos negativos (o sea, que es la más exacta) es la prueba molecular que se realiza con un hisopo nasal profundo. Es más exacta que las que se realizan con hisopos en la garganta o saliva.

A veces, una persona puede tener una prueba de antígeno negativa y tener una prueba de PCR positiva. Si solo se hace la del antígeno puede creer que es negativo si está asintomático, y de esta forma puede transmitir el Covid-19 a otras personas. Un buen ejemplo de lo que puede suceder cuando se depende de las pruebas y se ignoran otras estrategias para limitar al virus es el brote que hubo en octubre del 2020 en la Casa Blanca, en donde se hacían pruebas diarias, pero de baja calidad.

Finalmente, existe una prueba para detectar infección por Covid-19 previa, son las pruebas de anticuerpos, también llamadas pruebas serológicas. Estos son exámenes de sangre. Identifican los anticuerpos que el sistema inmunológico o sistema inmune (de defensa) produjo en respuesta a la infección por el virus. Generalmente toma una a dos semanas para que se produzcan los anticuerpos y pueden durar varios meses (se desconoce cuánto tiempo y si realmente protegen a la persona contra la reinfección y si la persona es infecciosa o no). Toma varios días en tener el resultado. La taza de falsos negativos es de 0 a 30%. Una persona puede tener una prueba de anticuerpos positiva porque estuvo expuesta a un coronavirus diferente pero similar, o esos anticuerpos podrían no protegerlo contra una reinfección al Covid-19 y la persona podría tener comportamientos que lo expusieran al virus. La persona podría actuar un poco arrogante en ciertas situaciones.

En conclusión, esta infección es relativamente nueva y las pruebas de Covid-19 pueden ser confusas, ayudan a prevenir el contagio, pero no en un 100%, y es necesario seguir las otras recomendaciones que hemos discutido.

No debemos olvidar que esta situación es transitoria y que, probablemente, con ayuda de las vacunas contra el Covid-19 que van por muy buen camino, una vez que se distribuyan y que las personas se las pongan, además de los avances en los tratamientos, lograremos volver a celebrar las fiestas como estábamos acostumbrados. Hasta entonces, pongamos de nuestra parte para ayudarnos y ayudar a los demás.

Copyright © 2020 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / Lunarts Studio

Comentarios