Skip to main content

Sin lugar a duda lo que más influenció al mundo desde el punto de vista de la salud en el 2020 fue la pandemia causada por el COVID-19. Las novedades médicas, las investigaciones y los avances en la ciencia ayudan a determinar mucho de lo que les interesa a los científicos, aunque desde luego, siempre existen otros temas de interés y otros descubrimientos. Aquí encontrarás algunas de las novedades médicas del año pasado.

Como todos los años, la ciencia avanza y hay cambios en la medicina que tienen mayor impacto. A continuación, encontrarás algunas de las novedades médicas que dejaron más huella en el 2020 de acuerdo con la revista médica Medscape.

  1. La Pandemia por Coronavirus.

El nuevo coronavirus dominó las noticias en 2020:

  • 31 de diciembre, 2019: El primer brote de neumonía viral que se conoció como SARS-CoV-2 fue reportado en Wuhan, China
  • 13 de enero, 2020: El primer caso registrado fuera de China, fue confirmado en Tailandia.
  • 21 de enero, 2020: El primer caso fue reportado en EE. UU.
  • 30 – 31 de enero, 2020: La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la agencia de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés) en EE. UU. declaró una emergencia de salud pública. 
  • 11 de febrero, 20: La OMS anunció que la enfermedad causada por el SARS-Co-V2 se llamaría COVID-19.
  • 11 de marzo, 20: La OMS declaró al nuevo coronavirus como una pandemia.
  1. Las muertes causadas por el COVID-19. Los millones de personas que fallecieron incluyeron jóvenes y personas de la tercera edad y gentes de todos los grupos étnicos, médicos, enfermeras, asistentes, técnicos, administradores, voluntarios, choferes, conserjes, técnicos de emergencias, bomberos, etc. Uno de los primeros en fallecer fue el médico chino que fue regañado por “diseminar rumores” acerca del coronavirus antes de que se reconociera oficialmente.
  1. El problema con la seguridad de los profesionales ante el COVID-19.

A los médicos y a otros trabajadores en el área de la salud frecuentemente les faltaban máscaras y otro equipo personal protector desde el inicio. Aunque algunos de los sistemas hospitalarios más grandes han resuelto este problema. Pero muchos de los hospitales y las prácticas pequeñas independientes en Estados Unidos siguen en la lucha. En un hospital en este país, el 70% de los médicos residentes de emergencias tuvieron una prueba positiva para el COVID-19 en mayo.

  1. Los problemas para hacer las pruebas del COVID.

Una prueba temprana desarrollada por los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (o CDC) resultó ser defectuosa. En los siguientes 2 meses de la pandemia, sólo cinco estados en Estados Unidos podían hacer sus propias pruebas. Las pruebas permanecieron menos disponibles de lo que la mayoría de los expertos recomendaban en los primeros 6 meses de la pandemia. En noviembre, se alcanzaron 1.4 millones de pruebas en un día en EE. UU., aún menos de los 6 a 10 millones de pruebas recomendadas.

  1. El crecimiento de la telemedicina.

A principios de marzo, tanto Medicare como Medicaid (dos sistemas de salud en EE. UU.) empezaron a pagar por servicios de telemedicina en todo el país. La psiquiatría fue una de las primeras especialidades en utilizarla (un reporte mostró un cambio del 90%). Muchas especialidades le siguieron, incluyendo los cuidados intensivos hospitalarios.

Algunos investigadores advierten que, mientras la telemedicina puede aumentar el acceso al cuidado de salud, no es una panacea, y podría acrecentar las disparidades raciales/socioeconómicas.
 

Las visitas en persona en los Estados Unidos, de acuerdo con una investigación nueva, han regresado a los niveles pre-pandemia.

  1. El costo del COVID.

Los volúmenes hospitalarios disminuyeron este año, sugiriendo menos tratamiento para condiciones fuera del COVID. Entre las condiciones afectadas están los ataques al corazón, los accidentes cerebrovasculares (como la embolia o la hemorragia cerebral) y el cáncer. Las visitas a salas de emergencia disminuyeron 23% para los ataques al corazón y 20% para los accidentes cerebrovasculares en la primavera. Otros investigadores vincularon el aumento reciente en la mortalidad por ataques al corazón en la disminución en la hospitalización para ataques al corazón agudos. En una encuesta, 2/3 de los médicos en EE. UU. (el 64%) dijeron que su agotamiento se había intensificado.

  1. Las disparidades raciales reveladas por el COVID-19.

Este virus ha subrayado las disparidades raciales en el sistema de salud en Estados Unidos. Los casos y los fallecimientos por COVID-19 han sido mayores en las minorías étnicas (o raciales) comparado con los blancos no hispanos. Las comorbilidades (la presencia de otras condiciones médicas), la falta de acceso a cuidados de salud y la pobreza, están entre los factores que influencian las disparidades.

  1. Se crearon archivos o registros en un tiempo récord.

Varios de estos registros o bases de datos médicos se crearon rápidamente para los pacientes con COVID-19 y otras condiciones:

  • COVI-Preg internacional para las mujeres embarazadas en EE. UU. y otros países
  • COVID-19 CVD por el American Heart Association, para los pacientes con problemas del corazón
  • COVID-19 and Cancer Consortium (CCC19), un registro internacional
  • ASCO Survey on COVID-19 en el Oncology Registry, para las prácticas de oncología (cáncer) en EE. UU.
  • TERAVOLT registry, para los pacientes con cánceres en el tórax
  • SECURE-SCD, para los pacientes con enfermedad de células falciformes o anemia drepanocítica y COVID-19
  1. Los aspectos médicos/ profesionales de la injusticia racial.

La muerte de George Floyd y de otros este año inspiraron protestas en Estados Unidos y en todo el mundo. Muchos médicos evaluaron los efectos del racismo en la medicina. Algunos médicos afroamericanos expresaron sus propias experiencias con el racismo. Varios grupos y revistas médicas empezaron a abordar su papel en el racismo sistémico, algunos se disculparon por acciones pasadas.

  1. Los incendios forestales en Estados Unidos.

Se desencadenaron incendios forestales en California, Colorado, Oregón y Washington que rompieron records. El presidente Trump emitió una declaración de emergencia para Oregón a mediados de septiembre. Hubo picos en la incidencia de asma y de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, y algunos pacientes desarrollaron síntomas similares a reacciones alérgicas. Algunos de estos síntomas se podían confundir con los síntomas del COVID-19.
 

La mala calidad del aire hace que las personas se mantengan en interiores, aumentando el riesgo de la transmisión del virus.

  1. Los Inhibidores de SGLT2 tuvieron un año exitoso.

Las siglas SGLT2 son la abreviación en inglés de inhibidores del cotransportador-2 de sodio glucosa. Este grupo incluye a medicinas como Farxiga (dapagliflozin), Invokana (canagliflozin) y Jardiance (empagliflozin).

Este año, una investigación nueva encontró que tienen un rango de beneficios enorme: Acortan las tasas de hospitalización por insuficiencia cardiaca significativamente en los pacientes con falla cardiaca con disminución en la fracción de eyección. Retrasan el progreso de la enfermedad renal (del riñón) crónica. Y, junto con terapia conductual intensiva, podrían ayudar con la pérdida de peso.

Este grupo de medicinas actualmente se encuentra entre los agentes que podrían llegar a tratar a millones de pacientes con enfermedades del corazón o del riñón.

  1. Se retiró del mercado en Estados Unidos una medicina para perder peso.

La FDA advirtió que el lorcaserin (conocido comercialmente como Belviq o Belviq XR) podría aumentar el riesgo de cáncer y recomendó que se retirara del mercado y que los médicos discutieran otras estrategias para que los pacientes pierdan peso.

  1. Se retiró del mercado el Metformin de liberación prolongada en mayo, porque estaba contaminado con n-nitrosodimetilamina (NDMA, por sus siglas en inglés). La exposición a largo plazo a la NDMA puede ser carcinogénica (puede causar cáncer).

Es importante recalcar que el Metformin de corta duración no está contaminado.

  1. Se retiró del mercado el Zantac (ranitidine) porque estaba contaminado con n-nitrosodimetilamina (NDMA, por sus siglas en inglés). Como mencioné anteriormente, la exposición a largo plazo a la NDMA puede ser carcinogénica (puede causar cáncer). La Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) anunció esta contaminación en septiembre del 2019.
  1. La Sociedad Americana del Cáncer actualizó su recomendación en cuanto a las bebidas alcohólicas. Ahora recomienda que es mejor no consumir bebidas alcohólicas, debido al riesgo potencial de desarrollar cáncer. Puso más énfasis en reducir el consumo de carne roja y altamente procesada y en aumentar la actividad física. La evidencia apunta a la importancia de reducir las barreras para llevar una dieta saludable y hacer ejercicio.
  1. La Agencia de Drogas y Alimentos (o FDA, por sus siglas en inglés) autorizó el Palforzia, el primer medicamento para la alergia por cacahuates o maní en los niños. Es la primera medicina aprobada para crear tolerancia a la alergia a los alimentos.

    El Palforzia es un polvo que se fabrica del maní. Se mezcla en comida semi-sólida (como el yogurt o el puré de manzana). Se recomienda en niños de entre 4 a 17 años y se utiliza como una medicina de mantenimiento. Mitiga la reacción alérgica (incluyendo la anafilaxia – que es una reacción muy severa) que puede ocurrir con la exposición accidental a los cacahuates (el maní).

Agrego a esta lista las vacunas contra el COVID-19. No se incluyeron en la lista de Medscape porque fue escrita antes de que salieran los estudios y se aprobaran las vacunas de Pfizer y Moderna. Estas tienen una efectividad de alrededor del 95%, lo cual es excelente. Además, han demostrado tener efectos secundarios muy bajos. Éste fue un rayo de esperanza para un año sumamente difícil a nivel mundial, con millones de muertes – especialmente en países como Estados Unidos, India, Brasil y México. 

El 2020 fue un año muy difícil para la humanidad por la pandemia, pero muy bueno para la evidencia basada en datos (para la ciencia). Esperemos que las vacunas contra El COVID-19 se sigan distribuyendo en todos los países y que todas las personas se las pongan, para que logremos controlar a este virus (ojalá algún día lo erradiquemos). Ojalá encontremos tratamientos para curar al COVID-19 mientras lo erradicamos. Mientras tanto, continuemos celebrando a los científicos y a las instituciones científicas a nivel mundial y a los médicos, enfermeras, técnicos de emergencia, porteros, trabajadores esenciales y todas las personas que ponen en peligro sus vidas diariamente para que el mundo siga funcionando.

Y mil gracias a todas las personas que usan máscaras, mantienen el distanciamiento social, se lavan las manos regularmente y siguen las recomendaciones de la OMS para protegerse y proteger a los demás hasta que se controle la pandemia. 

Esperemos que el 2021 sea muchísimo mejor en cuanto a la salud y la economía para todos en todo el mundo. ¡Les deseo un feliz – y saludable – año nuevo!

Copyright © 2021 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / Gorodenkoff

Comentarios de nuestra comunidad