Comparte este artículo:

La ciencia aún no lo logra, pero algún día los médicos podrán tratar un corazón lesionado mediante la inyección de células capaces de crear un músculo cardíaco y vasos sanguíneos nuevos y sanos.  De igual manera, llegará el día en que se podrá implantar células para reemplazar las destruidas o dañadas por la enfermedad de Parkinson, la diabetes o la enfermedad de  Alzheimer.

La edición de octubre de la Mayo Clinic Health Letter trata sobre este naciente campo, llamado medicina regenerativa.  Los médicos utilizan varios tipos de células madre, las mismas que son capaces de producir algunos o todos los tipos de células, a fin de descubrir nuevos tratamientos para enfermedades asoladoras.

Las células madre son la materia prima del cuerpo.  Un embrión de 4 ó 5 días se compone de alrededor de 150 células madre, que se dividen y diferencian hasta convertirse en todas las células del cuerpo.  Existen también varios otros tipos de células madre, incluso células madre adultas, que están presentes en poca cantidad en la mayoría de tejidos, pero estas células madre adultas tienen limitaciones en cuanto a la variedad de células que pueden producir.

En el año 2007, los científicos identificaron otra categoría de células madre adultas, llamada células madre pluripotenciales.  Estas versátiles células están programadas genéticamente para convertirse en células madre embrionarias y encierran la posibilidad de producir cualquier tipo de tejido.  Esta categoría de células madre evita los muchos problemas éticos y legales que rodean a las células madre embrionarias y parece ser más esperanzadora que las células madre adultas normales.

Hasta el momento, la aplicación más ampliamente utilizada para la terapia de células madre es el trasplante de médula ósea y son pocos los usos en el resto de la atención al paciente.  Las células madre dérmicas, por ejemplo, se manipulan en el laboratorio para crear parches grandes de piel que luego se injertan en heridas grandes.  De igual manera, se implantan células madre de la córnea en pacientes que han sufrido daños en la parte delantera de la córnea.

Es enorme la esperanza para las células madre, pero por el momento, apenas se dan los primeros pasos en la mayoría de aplicaciones.  Quedan todavía muchas preguntas respecto a cómo guiar el comportamiento de las células madre implantadas dentro del cuerpo.  Los científicos no están seguros de si las células madre sobrevivirán, causarán tumores o podrían convertirse en algún tipo fortuito de célula.  Por el momento, la mayoría de investigaciones permanece confinada al laboratorio, mientras los científicos buscan ilustrarse más sobre el tema.

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

Copyright © 2011 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados.

Imágen © iStockphoto.com / dra_schwartz

La ciencia aún no lo logra, pero algún día los médicos podrán tratar un corazón lesionado mediante la inyección de células capaces de crear un músculo cardíaco y vasos sanguíneos nuevos y sanos.  De igual manera, llegará el día en que se podrá implantar células para reemplazar las destruidas o dañadas por la enfermedad de Parkinson, la diabetes o la enfermedad de  Alzheimer.

La edición de octubre de la Mayo Clinic Health Letter trata sobre este naciente campo, llamado medicina regenerativa.  Los médicos utilizan varios tipos de células madre, las mismas que son capaces de producir algunos o todos los tipos de células, a fin de descubrir nuevos tratamientos para enfermedades asoladoras.

Las células madre son la materia prima del cuerpo.  Un embrión de 4 ó 5 días se compone de alrededor de 150 células madre, que se dividen y diferencian hasta convertirse en todas las células del cuerpo.  Existen también varios otros tipos de células madre, incluso células madre adultas, que están presentes en poca cantidad en la mayoría de tejidos, pero estas células madre adultas tienen limitaciones en cuanto a la variedad de células que pueden producir.

En el año 2007, los científicos identificaron otra categoría de células madre adultas, llamada células madre pluripotenciales.  Estas versátiles células están programadas genéticamente para convertirse en células madre embrionarias y encierran la posibilidad de producir cualquier tipo de tejido.  Esta categoría de células madre evita los muchos problemas éticos y legales que rodean a las células madre embrionarias y parece ser más esperanzadora que las células madre adultas normales.

Hasta el momento, la aplicación más ampliamente utilizada para la terapia de células madre es el trasplante de médula ósea y son pocos los usos en el resto de la atención al paciente.  Las células madre dérmicas, por ejemplo, se manipulan en el laboratorio para crear parches grandes de piel que luego se injertan en heridas grandes.  De igual manera, se implantan células madre de la córnea en pacientes que han sufrido daños en la parte delantera de la córnea.

Es enorme la esperanza para las células madre, pero por el momento, apenas se dan los primeros pasos en la mayoría de aplicaciones.  Quedan todavía muchas preguntas respecto a cómo guiar el comportamiento de las células madre implantadas dentro del cuerpo.  Los científicos no están seguros de si las células madre sobrevivirán, causarán tumores o podrían convertirse en algún tipo fortuito de célula.  Por el momento, la mayoría de investigaciones permanece confinada al laboratorio, mientras los científicos buscan ilustrarse más sobre el tema.

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

Copyright © 2011 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados.

Imágen © iStockphoto.com / dra_schwartz

Comentarios