Skip to main content

Durante esta etapa el bebé balbucea mucha y experimenta con los sonidos que emite, pues le encanta escucharse. Sabe coger objetos y llevárselos a la boca. Sonríe ante las personas conocidas y suele quedarse “serio” ante los desconocidos. El humor del bebé ve directamente influenciado por el de los demás y se molesta si alguien que le estaba poniendo atención se va. Los niños se sienten indefenzos y esperan que sus padres les den la seguridad. Entre el quinto y sexto mes se introducirá la alimentación complementaria del bebé. Cada vez el bebé tiene más capacidades para jugar y relacionarse con su mundo exterior, de ahí la importancia de hacer ejercicios de estimulación, ponerle música, cantarle, darle masajes, permitirle que toque objetos de diferentes texturas, son actividades ideales para este periodo.

Comentarios de nuestra comunidad