Comparte este artículo:

Para muchas familias fue una prioridad prepararse para la influenza en 2009. Los padres vacunaron a sus hijos contra la influenza estacional y contra la nueva H1N1, o influenza porcina. Todos se acostumbraron a taparse la boca con el brazo al toser, mientras que los pañuelos desechables y los desinfectantes para las manos volaban del mostrador. La temporada de la influenza casi se ha terminado, entonces ya podemos relajarnos, ¿cierto?

Falso.

Normalmente, la temporada de la influenza aumentaba en enero y febrero, pero el año pasado se reportó actividad de influenza hasta mayo. De hecho, el virus H1N1 de 2009 causó enfermedades, hospitalizaciones y muertes en los Estados Unidos durante los meses de verano, cuando la influenza es muy poco común. Debido a esto, el Centro para el Control de las Enfermedades (CDC) insta a todos a tomar las mismas precauciones que en 2009 y repasen sus conocimientos sobre la influenza.

Sabías que…

  1. Cada año en los Estados Unidos aproximadamente del 5% al 20% de la población padece la influenza. En promedio, más de 200,000 personas son hospitalizadas debido a complicaciones relacionadas con la influenza y cerca de 36,000 personas mueren por causas relacionadas con la influenza.

  2. El virus de la influenza puede sobrevivir hasta 72 horas en superficies como perillas de puertas y escritorios.

  3. Los adultos pueden propagar el virus de la influenza hasta un día antes de desarrollar cualquier síntoma y de 3 a 7 días después del comienzo de los síntomas. Los niños pueden transmitir el virus aún por más tiempo. Es por eso que es tan importante dejar a los niños en la casa y no mandarlos a la escuela o a la guardería cuando aparecen los síntomas de la influenza 

  4. El virus H1N1 del 2009 ha sido el virus de influenza más común que ha circulado esta temporada. Se recomienda que las personas mayores de 20 años reciban una dosis de la vacuna contra la H1N1 de 2009. Los niños de 6 meses a 9 años necesitarán dos dosis de la vacuna contra la influenza H1N1 para estar bien protegidos. Las vacunas de la influenza H1N1 y estacional están disponibles en forma inyectada para personas mayores de 6 meses y en forma de rociador nasal para personas de 2 a 49 años que no estén embarazadas.

  5. Se cree que el virus H1N1 de 2009 se propaga mayormente de una persona a otra a través de la respiración de gotitas que resultan de la tos y estornudos de quienes están enfermos de influenza*.  Es por esto que es importante lavarse las manos con agua tibia o con desinfectantes. Igualmente, evita tocarte los ojos, la nariz y la boca; tápate la boca con un pañuelo o con el brazo al toser y estornudar.

  6. La vacuna estacional no te protegerá contra la H1N1. El CDC recomienda vacunarse contra ambas formas, la estacional y la H1N1. 

  7. La vacuna de la influenza no puede transmitir la influenza a las personas porque la vacuna inyectada contiene virus inactivo (muerto) y el rociador nasal contiene virus atenuado (debilitado) y no puede causar la influenza. 

  8. Los antibióticos están diseñados sólo para matar a las bacterias, por lo que no pueden curar el virus de la influenza. La mejor medicina es descansar y tomar mucho líquido. Y si los síntomas empeoran, haz una cita con tu médico. 

  9. Los hogares con niños menores de 5 años (en especial con niños menores de 2 años) así como con adultos mayores de 65 años deben vacunarse, pues tienen mayor riesgo de complicaciones si contraen la influenza.

Fuentes: Centros para el Control y Prevención de Enfermedades www.cdc.gov y Clorox.com

Comentarios