ESTIMADA MAYO CLINIC:

Fumo desde hace muchos años, pero estoy considerando cambiar a los cigarrillos electrónicos o a un inhalador de nicotina porque he escuchado que no son tan malos para uno como los cigarrillos normales. ¿Es verdad esto?

RESPUESTA del Dr. Jon Ebbert, Centro para Dependencia a la Nicotina, Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, Estados Unidos:

Los cigarrillos electrónicos y los inhaladores de nicotina le permiten al cuerpo recibir nicotina, sin tabaco, pero hasta allí llega la similitud entre ellos. Ambos productos difieren mucho, tanto en su utilización como en la información que los médicos tienen respecto a su seguridad. Se ha comprobado que los inhaladores de nicotina son un medio eficaz para ayudar a las personas a dejar de fumar, pero es muy poco lo que se sabe respecto a los efectos de los cigarrillos electrónicos sobre la salud.

Los cigarrillos electrónicos, o e-cigarrillos, son dispositivos a pilas, de apariencia similar a la de los cigarrillos normales, que también contienen nicotina. Cuando se usa un cigarrillo electrónico, el líquido con nicotina contenido en su interior se calienta y convierte en vapor que uno inhala. Además, los cigarrillos electrónicos producen una nube de vapor semejante al humo del cigarrillo.

Los fabricantes aducen que los cigarrillos electrónicos son una alternativa segura para los cigarrillos normales hechos con tabaco, pero todavía quedan por responder algunas preguntas importantes sobre la seguridad de estos productos. Cuando la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) analizó muestras de dos marcas populares de cigarrillos electrónicos, descubrió cantidades variables de nicotina y rastros de sustancias químicas tóxicas, entre ellas, algunas conocidas por causar cáncer.

El líquido de muchos cigarrillos electrónicos contiene una sustancia llamada propilenglicol que crea el vapor emitido por estos productos. El propilenglicol también se utiliza mucho en los cosméticos y como ingrediente en las máquinas de humo y en los anticongelantes, pero no se sabe a ciencia cierta cuáles son los efectos específicos de este producto sobre la salud.

Por otro lado, tampoco se han realizado estudios para examinar la seguridad de los cigarrillos electrónicos; por lo tanto, los médicos no cuentan con ninguna evidencia para evaluar la posible repercusión de éstos sobre el organismo humano, ni existe evidencia convincente respecto a que realmente terminen ayudando a que una persona deje de fumar.

Es también importante anotar que los cigarrillos electrónicos no cuentan con ninguna regulación de la FDA y actualmente se los reglamenta como productos de tabaco, aunque no lo contengan. Dada esa clasificación, no hay manera que la FDA garantice su seguridad. Además, igual que los cigarrillos normales, los cigarrillos electrónicos también pueden adquirirse sin receta médica.

Los inhaladores de nicotina, en cambio, están clasificados como un tipo de medicamento y regulados por la FDA, además de venderse solamente bajo receta médica. Estos inhaladores recaen dentro de la categoría de los fármacos conocidos como terapia para reemplazo de la nicotina y se emplean como parte del plan de tratamiento para dejar de fumar.

Igual que los cigarrillos electrónicos, los inhaladores de nicotina también descargan una dosis de nicotina cuando uno los aspira; pero a diferencia de los primeros, la cantidad de nicotina dispensada es poca y está controlada. Además, los inhaladores de nicotina solamente dispensan nicotina, sin ningún otro ingrediente incluido.

Los inhaladores de nicotina han sido bien estudiados en ensayos de investigación clínica, son seguros y de comprobada eficacia para ayudar a la gente a dejar de fumar. Consulte con su médico si está interesado en un inhalador de nicotina como parte de su programa para dejar de fumar. Ese profesional podrá explicarle sobre los inhaladores con más detalle y ofrecerle información respecto a otros medicamentos y recursos disponibles para ayudarlo a dejar el hábito de fumar.

Dada la información disponible hasta el momento, Mayo Clinic no recomienda el uso de los cigarrillos electrónicos. Hasta ahora, simplemente no se sabe suficiente sobre ellos, ni se ha comprobado que sean seguros ni eficaces para ayudar a la gente a dejar de fumar.

Para más información de la Mayo Clinic haga clic en el logotipo:

mayo_clinic__logo

Copyright © 2014 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados. 

Imagen © Thinkstock / Jeff Kearney

Comentarios