Comparte este artículo:

En diciembre todo el mundo anda de fiesta. Si estás planeando la tuya, quizás te preocupe sabotear tus planes de dieta o los de tus familiares y amigos. Aquí te damos 6 consejos para que puedas celebrar sin preocuparte por el exceso de calorías.

Una reunión en casa, una posada, la fiesta de la oficina… cualquiera que sea la celebración que estés planeando en esta temporada festiva, tendrás que preocuparte del menú y de las bebidas que se servirán entre los asistentes. No te preocupes: un mes de festividades no tiene por qué arruinar tu cintura, ni la de los demás si planeas con tiempo los platillos. La clave consiste en sustituir los alimentos y las bebidas más ricos en grasa y en azúcar por otros más ligeros. La buena compañía hará el resto. Aquí te damos 6 consejos para que tu fiesta sea un éxito y con pocas probabilidades de engordar.

1. Bar abierto, pero mucho más ligero. El alcohol, recuerda, tiene muchas calorías, al igual que las bebidas cremosas y muy dulces, como el eggnog. ¿Qué tal si optas por bebidas más ligeras en calorías, con un mínimo o cero de alcohol? Las opciones pueden ser:

  • Agua mineral
  • Café o té
  • Cerveza ligera o vino mezclado con club soda
  • Sodas de dieta
  • Un ponche a base de soda de limón, ginger ale o jugo de arándano (cranberry) bajo en azúcar
  • Ten a la mano botellitas de agua bien fría a disposición de los invitados.

2. Sirve aderezos y condimentos con menos grasa y calorías. Acompaña las ensaladas, los vegetales crudos y los emparedados con crema agria sin grasa, queso crema ligero, mayonesa o yogurt bajos en grasas y calorías en lugar de los originales con mayor contenido en grasas y calorías.

3. Sustituye los canapés tradicionales, llenos de crema, masa pastelera y calorías, por bandejas de verduras frescas picaditas y frutas frescas. Otras buenas opciones son los frijoles (habichuelas) o el humus, altos en fibra y proteína, pero bajos en calorías. También puedes servir palomitas de maíz (rosetas, ñaco, pochoclos, popcorn) (sin mantequilla) o una mezcla de nueces, pasas y frutos secos (sin sal ni azúcar añadida).

4. Las carnes si son magras, mejor.  En lugar de un plato de carne servido en salsa, ¿qué tal unos camarones al vapor con salsa de coctel (cocktail)? Jamón, pechuga de pavo o pollo cortados en rebanadas (lascas) finas, dejarán a todos satisfechos, con menos grasa y más fáciles de digerir. Quítales la piel y cualquier porción de grasa que veas.

5. Sustituye las galletitas y los panecillos dulces por galletas o  tostadas a base de granos integrales, sin sal ni colesterol.

6. Postres más sanos. En lugar de las tortas y los pasteles de siempre, sirve una ensalada (macedonia) de frutas naturales, gelatinas con frutas o sorbetes ligeros. Si quieres algo más espectacular pero con menos calorías, sirve una bandeja de fresas (frutillas) bañadas en chocolate.

Como ves, basta que hagas unas cuantas sustituciones a favor de tu peso y tu salud y la salud de tu familia para que el menú resulte más ligero y siempre quede delicioso. No te olvides de otro complemento indispensable: buena música, baile y mucha risa para que tu fiesta resulte todo un éxito y muy feliz.

Imágen © iStockphoto.com / Kmonroe2

Comentarios