Comparte este artículo:

La respuesta la dará el estudio más grande que se hará al respecto por parte de unos investigadores ingleses. Hasta la fecha, los estudios sobre los efectos de las ondas de radiofrecuencia se han enfocado en el cerebro de los adultos, pero este estudio tiene como objetivo determinar si tienen alguna influencia en el cerebro infantil y el cerebro de los adolescentes. No te pierdas los detalles de esta noticia.

Que las ondas que emiten los teléfonos celulares o móviles afectan el cerebro adulto al punto de causarle cáncer, al menos a corto plazo, es algo que científicamente no se ha comprobado. Pero en el caso del cerebro de los niños y de los adolescentes, aún no hay evidencias claras de si puede o no causar daño.

Sin embargo, es importante buscar las respuestas, ya que el cerebro infantil y adolescente podría ser más vulnerable por estar en fase de desarrollo y porque podría tener mayor exposición a los celulares y a los dispositivos inalámbricos a lo largo de su vida.

Preocupados por esclarecer esta incógnita, un grupo de científicos del Centro para el Ambiente y la Salud del Colegio Imperial de Londres lanzarán el estudio más amplio que se ha realizado hasta este momento para investigar si el uso de teléfonos móviles y otros dispositivos inalámbricos puede afectar el desarrollo del cerebro infantil.

Este estudio, denominado SCAMP, se enfocará en analizar las funciones de tipo cognitivo como la memoria y la atención, las cuales continúan su desarrollo hasta la adolescencia que justamente coincide con el momento en el que los pequeños pueden tener su propio teléfono celular. Sin embargo, el estudio es relevante también para los niños, ya que actualmente muchos están expuestos a dispositivos inalámbricos que contienen juegos y aplicaciones educativas o de entretenimiento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hay 4.6 billones de suscriptores a la telefonía móvil en el mundo. En Inglaterra, el lugar en donde se inicia la investigación, el 70 por ciento de los niños entre los 11 y los 12 años tienen un teléfono móvil y para cuando cumplen 14 años, la cifra alcanza el 90 por ciento.

Para la investigación, los especialistas planean monitorizar el desarrollo cognitivo de  2,500 niños entre los 11 y los 12 años durante dos años. Por supuesto, recolectando datos acerca de la frecuencia del uso de los teléfonos móviles o celulares y los dispositivos inalámbricos.

Pero, ¿qué significa en concreto analizar el desarrollo cognitivo? Se trata de mirar de cerca cómo piensan, cómo toman decisiones y cómo procesan y recuerdan la información. Sin duda alguna, esto tiene una relación directa con la inteligencia y los logros escolares.

Este estudio es muy importante, porque si bien la OMS afirma que de acuerdo a la evidencia el uso de teléfonos móviles no tiene efectos adversos, también se sabe que los campos electromagnéticos generados por los teléfonos móviles han sido clasificados como posibles cancerígenos para los humanos.

Los resultados de este estudio se esperan con mucha expectativa. Mientras tanto, si eres padre o madre de uno o varios adolescentes, se recomienda que restringas el uso del teléfono celular a lo esencial y que usen auriculares y mensajes de texto para comunicarse.

Imagen © Thinkstock / Ron Chapple Stock

Comentarios