Comparte este artículo:

Se está volviendo resistente a los antibióticos

Los expertos de varios países han manifestado su preocupación: la gonorrea, una infección de trasmisión sexual causada por una bacteria se ha vuelto más difícil de combatir durante los últimos años. No dejes de informarte para que sepas cómo prevenir el contagio.

Las bacterias tienen mala fama — y no es de extrañar — pues algunas de ellas hacen que nos enfermemos. Hay otras, en cambio, que cargan injustamente con la mala reputación de las bacterias malas, ya que necesitamos bacterias “buenas” para que puedan ocurrir ciertos procesos biológicos: el vino, el yogurt y la levadura que hace que el pan sea más alto y esponjoso, por ejemplo, no podrían ser elaborados sin ellas.

Claro que a esas bacterias no intentamos combatirlas, pero tampoco pensamos que están ahí. En general, sólo nos acordamos de ellas cuando tenemos una infección y nos enfermamos (pero no al tomar una copa de cabernet o saborear un exquisito yogurt).

¿Y cómo se combate a las bacterias que hacen que nos enfermemos (y que, por cierto, pueden llegar a ser peligrosas)? Pues con medicinas que se denominan antibióticos.

El problema es que para matar a esas “bacterias malas” (que excretan sustancias químicas llamadas toxinas) los antibióticos también van eliminando a las denominadas “bacterias buenas” que viven en el cuerpo y colaboran con procesos como digerir la comida, destruir células causantes de enfermedades y suministrar vitaminas.

Peor aún, las “bacterias malas” suelen ser más fuertes que las “buenas”, se reproducen rápidamente en el organismo y tardan más en morir. Y no sólo eso, con el tiempo, estos seres microscópicos han comenzado a volverse resistentes a los antibióticos.

Entonces, hay infecciones que son más difíciles de combatir, ya que los antibióticos actuales no son suficientes para eliminarlas (por eso es muy importante que cada vez que tomes antibióticos lo hagas correctamente y según lo indique tu médico).

La bacteria que se llama Neisseria gonorrhoeae, y que es la responsable de causar gonorrea, una enfermedad de trasmisión sexual que si no se trata de manera adecuada puede causar infertilidad, entre otros problemas, está por sumarse a ese grupo.

Según las autoridades de varios países, esta infección se ha expandido durante los últimos años y se está convirtiendo en un problema de salud pública. Por ejemplo, en Inglaterra, los casos de la infección aumentaron 25% en 2011 y la misma tendencia se está visto en Estados Unidos, en Japón y en otros países de Europa, en donde se ha investigado.

Además, hay estudios que encontraron pruebas de que, en los últimos tres años, se está desarrollando una cepa de la infección (un tipo de bacteria) que es resistente a los antibióticos disponibles.

Justamente, como ocurre con otras bacterias,  la que provoca la gonorrea se combate con antibióticos, pero desde que estos medicamentos fueron usados por primera vez, la bacteria se ha fortalecido y hoy ya es resistente a la sulfamida, la penicilina, la tetraciclina y la ciprofloxacina.

Es decir que, actualmente, estos antibióticos no son capaces de curar la gonorrea. Por eso, ahora las autoridades recomiendan una terapia de cefalosporina combinada con otro antibiótico.

Sin embargo, también se ha encontrado una cepa de gonorrea resistente a ese medicamento, lo que complicará aún más los esfuerzos para curar esta enfermedad.

Los expertos consideran que, de seguir así, dentro de unos años la bacteria será muy difícil de combatir. Por eso es importante seguir trabajando en la prevención.

Recuerda que la gonorrea es una enfermedad que se transmite por contacto sexual vaginal, anal u oral y que, muchas veces, no da síntomas. Se trata de la segunda infección sexualmente transmitida más común en el mundo, después de la clamidia.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año aparecen unos 62 millones de casos de la enfermedad. Por eso, la mejor forma de evitarla es teniendo sexo seguro y haciéndote controles regulares con el especialista.

Porque cuidarse es quererse, y si cuidas tu salud también podrás seguir disfrutando de los beneficios del sexo, te podrás mantener sano(a) y evitarás las infecciones.

Imágen © iStockphoto.com / art-4-art

 

Comentarios