Comparte este artículo:

La leche materna es el único alimento que tu bebé necesita en los primeros meses de vida. Los alimentos sólidos deben empezar a introducirse en su dieta de preferencia a partir de los 6 meses o cuando tu bebé cumpla con ciertas características que te indicarán que está listo(a) para procesarlos. Si le das leche de fórmula, no le agregues cereal. Su sistema digestivo tiene que madurar primero. Aquí te explico por qué es mejor esperar antes de darle sólidos a tu pequeñito(a).

Para poder correr hay que primero aprender a caminar, ¿no es cierto? Cada cosa tiene su tiempo y es por eso que no te aconsejo que te apures a darle alimentos sólidos a tu bebé, sino que esperes y le des tiempo de madurar a su sistema digestivo. La leche materna es el único alimento que todos los bebés necesitan durante sus primeros meses de vida, además, es el que más nutrientes contiene. Si por alguna razón tuviste dificultades para amamantar y decidiste darle leche de fórmula, aplica el mismo compás de espera.

Muchas madres se apresuran a darle cereal a sus pequeñitos cuando ni siquiera han cumplido los 4 meses. Esto es un error, pues su sistema digestivo aún no ha madurado y a esa edad no pueden sentarse por sí mismos o sostener su cabeza, algo necesario para poder tragar sus primeros sólidos.

La mayoría de los pediatras recomiendan empezar a dar sólidos entre los 4 y los 6 meses. Las investigaciones al respecto han demostrado que generalmente se recomienda empezar con alimentos distintos a la leche materna o la fórmula a partir de los 6 meses de edad. Lo importante es que estés alerta a las señales que te da tu bebé. ¿Puede sentarse? ¿Puede sostener su cabeza? ¿ Demuestra interés en lo que tú estás comiendo? Entonces puedes consultar con tu médico sobre los alimentos que puedes empezar a darle paulatinamente. Recuerda que estos alimentos no sustituyen a la leche materna o a la fórmula, sino que la complementan.

Una vez que tu médico te ha dado luz verde puedes introducir sólidos en su dieta:

  • Ofrécele cereal para bebé mezclando 1 cucharada de cereal fortificado con 4 o 5 cucharadas de leche materna o de fórmula. Puedes empezar con cereal de arroz o avena. No le des esto en un biberón o tetero, sino cuando tu bebé esté sentado(a) y con una pequeña cuchara. Puedes darle una vez al día y seguir con el horario habitual de alimentación con leche materna o de fórmula.
  • Una vez que tu bebé haya probado el cereal y se haya familiarizado con él, puedes darle gradualmente puré de frutas y vegetales (lo puedes preparar en casa). Ofrécele una a la vez y espera dos o tres días para ofrecerle un alimento nuevo, como carne en papilla. La razón para esperar entre un alimento nuevo y otro es que si ocurre alguna reacción como diarrea, brote en la piel o vómito, puedes identificar fácilmente cuál fue el alimento que la causó y consultar con tu médico.
  • Cuando tu bebé tenga entre los 9 y los 10 meses ya puede comer más. Quizá incluso algunas de las cosas que comes tú en muy pequeñas porciones: pasta, pedacitos de fruta suaves, queso, pollo o carne picada en pedazos muy pequeños, etc. Para cuando ya cumpla un año de edad, puedes darle lo mismo que tú comes pero en puré o partido en pedazos muy pequeñitos para evitar que se le atore. Recuerda que aunque ya tenga alguna práctica con los sólidos, aún está aprendiendo y puede se le puede atorar fácilmente. NO le des alimentos duros como maní (el cual también puede ser alérgeno) o uvas que pueden ocasionar algún incidente. Siempre es mejor prevenir, así que no dudes en darle pedacitos pequeños para que los pueda dominar y masticar bien con sus pocos dientes.

Anota esta lista de precauciones para evitar accidentes con la comida:

  • No le des a tu bebé caramelos, comidas resbalosas como las uvas y las salchichas
  • No le des comida seca que es difícil de masticar como zanahorias crudas, nueces y palomitas de maíz (rosetas, pochoclo o popcorn, como le llaman en inglés).
  • No le des pedazos grandes de carne o de pollo ni comidas pegajosas como la mantequilla de maní o crema de cacahuate (que además se debe evitar antes de un año).

No le ofrezcas a tu bebé leche de vaca, cítricos, ni miel antes de que cumpla un año. La leche de vaca no contiene los nutrientes necesarios para un bebé y en cambio puede producirle deficiencia de hierro y anemia. En cuanto a los cítricos, puede desarrollarse alergia en forma de brote en el área del pañal y la miel contiene esporas que pueden causarle una enfermedad grave llamada botulismo.

Recuerda que introducir sólidos es un proceso lento que debe respetar el desarrollo de tu bebé. Si tienes dudas consulta a tu pediatra.

¡No corras antes de caminar! El mismo principio se aplica para la alimentación de tu bebé.

 

Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2012.

Imagen © iStock / phakimata

 

Comentarios