Comparte este artículo:

¡Afectan a uno de cada 5 niños o jóvenes!

Algunos expertos piensan que el aumento en los casos de problemas o trastornos de salud mental en los niños y en los adolescentes (por ejemplo, el TDAH o ADHD y la depresión, que son las más comunes) podría deberse a que los padres están más alertas a estas condiciones y a que es más probable que se diagnostiquen. Sin embargo, los números no mienten y no hay duda que, a nivel mundial, los trastornos de salud mental están perjudicando a nuestra juventud de una forma significativa: ¡afectan a uno de cada 5 niños o jóvenes!

Los problemas o trastornos de salud mental son muy frecuentes. Cuando aparecen los primeros síntomas o las primeras señales puede causar confusión o incluso miedo para la persona que lo padece y/o para la familia. En la mayoría de los casos, no es culpa de nadie. Se están realizando muchos estudios de investigación para tratar de entender las causas de los trastornos de salud mental. El buscar ayuda profesional no es un signo de debilidad, al contrario, es un signo de madurez y de fuerza. Ese es el primer paso para mejorar los problemas de salud mental. Muchos niños y adolescentes con estas condiciones superan sus problemas y viven vidas felices y productivas.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) aproximadamente el 20% de los niños y los adolescentes a nivel mundial tienen problemas o trastornos de salud mental. La mitad de ellos se inician antes de los 14 años y los trastornos son similares en las diferentes culturas. Los trastornos neuro-psiquiátricos son los que causan más discapacidades en todo el mundo.  Desgraciadamente las regiones que tienen los porcentajes más altos de habitantes menores de 19 años tienen los recursos más limitados. De acuerdo a la OMS, la mayoría de los países de bajos y medianos recursos sólo tienen a un psiquiatra infantil por cada 1 a 4 millones de personas.

De acuerdo al National Alliance on Mental Illness (Alianza Nacional para la Enfermedad Mental) o NAMI, por sus siglas en inglés:

  • 20% de los jóvenes de entre los 13 y los 18 años tiene un problema de salud mental.
  • 11% tienen un trastorno emocional
  • 10% tienen un trastorno del comportamiento o de la conducta
  • 8% tienen un trastorno relacionado a la ansiedad
  • Concuerdan con la OMS en que la mitad se inician para los 14 años
  • El 75% de los problemas de salud mental se inician para los 24 años
  • Los problemas de salud mental son la tercera causa de muerte en los jóvenes entre los 10 y los 24 años
  • El 90% de los que mueren por suicidio tenían un problema de salud mental de fondo
  • La mitad de los estudiantes de 14 años y mayores con una enfermedad mental no terminan la secundaria

De acuerdo al National Center for Children in Poverty:

  • Entre el 20% y el 30% de los adolescentes tienen al menos un episodio de depresión severa antes de llegar a la adultez.
  • Entre el 50% y el 7% de los adolescentes con trastornos de ansiedad y con trastornos de control de los impulsos (como trastornos de la conducta o trastorno de déficit de atención con hiperactividad, TDAH o ADHD) los desarrollan durante la adolescencia.
  • Entre 500,000 y un millón de jóvenes entre los 15 y los 24 años intentan suicidares cada año sólo en Estados Unidos.
  • Los problemas de salud mental aumentan en complejidad e intensidad a medida que los niños pasan de la infancia a la adolescencia.
  • Los problemas de salud entre los adolescentes frecuentemente tienen resultados negativos:
  • Los problemas de salud pueden llevar a bajo rendimiento escolar, a que no terminen la escuela, a malas relaciones familiares, al uso o abuso de drogas, a comportamientos sexuales que los pongan en riesgo o que lleven a que el sistema de justicia juvenil tenga que intervenir en sus vidas.
  • Se calcula que cerca del 70% de los jóvenes en el sistema de justicia juvenil tiene un trastorno de salud mental.

¿Cuáles son los signos de ALERTA?

De acuerdo a NAMI, los signos de alerta para los problemas de salud mental son los siguientes:

  • Sentirse cansado o alejarse de otras personas por más de 2 semanas ( por ejemplo: llorar frecuentemente, sentirse cansado, sin ganas de hacer nada, sin motivación).
  • Tratar de hacerse daño, de matarse o hacer planes para hacerlo.
  • No estar bajo control, tener comportamientos riesgosos que puedan causar daño a uno mismo o a otros.
  • Miedo repentino sin razón, a veces asociado a elevación en el ritmo del corazón, malestar físico o respiración acelerada.
  • Dejar de comer, vomitar o usar laxantes para bajar de peso; pérdida o aumento de peso importantes.
  • Variaciones en el estado de ánimo que causen problemas en las relaciones con otras personas.
  • Uso de drogas o alcohol recurrente.
  • Cambios drásticos en el comportamiento, en la personalidad o en los hábitos para dormir (por ejemplo: despertarse temprano y actuar de forma agitada).
  • Mucha dificultad para concentrarse o para permanecer quieto que lleve a fracaso en la escuela.
  • Preocupaciones exageradas o miedos que interfieran con las actividades diarias como salir con amigos o asistir a la escuela.

Un reporte reciente por los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades o CDC, por sus siglas en inglés, en colaboración con tres agencias: SAMHSA (Substance Abuse and Mental Health Services Administration), NIH (National Institute of Mental Health) y HRSA (Health Resources and Services Administration) publicó el primer reporte describiendo el número de niños estadounidenses de entre 3 y 17 años con problemas de salud mental entre el 2005 y el 2011. Los hallazgos clave incluyen:

  • Millones de niños en EEUU viven con depresión, ansiedad, TDAH o ADHD , trastornos del espectro autista, síndrome de Tourette, y una variedad de otras condiciones de salud mental.
  • El TDAH o ADHD fue el diagnóstico más prevalente entre los niños entre los 3 y los 17 años.
  • El número de niños con trastornos mentales aumenta con la edad, excepto por el trastorno del espectro autista que es mayor entre los niños entre los 6 y los 11 años de edad.
  • Los varones tendían a tener TDAH o ADHD, problemas de comportamiento y conducta, trastornos del espectro autista (autismo), ansiedad, síndrome de Tourette y dependencia al cigarrillo con más frecuencia que las niñas.
  • Los hombres adolescentes entre los 12 y los 17 años tendían a morir por suicidio más que las mujeres.
  • Las mujeres adolescentes tendían a tener más depresión y trastorno del uso del alcohol que los hombres.

Los datos obtenidos de varias fuentes entre 2005 y 2011 mostraron que:

Los niños de entre 3 y 17 años en Estados Unidos tenían:

  • TDAH o ADHD (6.8%)
  • Problemas de comportamiento o conducta (3.5%)
  • Ansiedad (3.0%)
  • Depresión (2.1%)
  • Trastorno del espectro autista (1.1%)
  • Síndrome de Tourette (0.2% Entre los niños de 6 a 17 años)

Los adolescentes entre los 12 y los 17 años en Estados Unidos tenían:

  • Trastorno del uso de drogas ilegales en el último año (4.7%)
  • Trastorno del uso de alcohol en el último año (4.2%)
  • Dependencia al cigarrillo en el último mes (2.8%)

¿Qué pueden hacer los padres?

NAMI recomienda que:

  • hables con el pediatra de tus hijos,
  • obtengas una recomendación para ir con un especialista en salud mental,
  • colabores con la escuela de tus hijos,
  • y te pongas en contacto con otras familias.

Desde luego que todos tenemos un papel en este problema de salud pública. Los jóvenes deben saber que si se sienten tristes, preocupados o enojados, deben conversar con un amigo, un familiar o un adulto.  Los maestros y los administradores en las escuelas deben recordar la importancia de la detección temprana y de referir a los estudiantes con un profesional capacitado. Finalmente los pediatras y los profesionales de la salud deben estar igualmente alertas a la detección temprana para iniciar el tratamiento lo antes posible.

Existen varios retos para lograr el diagnóstico y el tratamiento que podría ayudar a reducir los problemas y los trastornos de salud mental en los niños y los adolescentes, entre ellos (y no es el único, pero si es muy importante) la falta de acceso a seguro o cobertura de salud. Si eres ciudadano o tus hijos nacieron aquí, podrían calificar para cobertura médica gratuita o a muy bajo costo. Infórmate. Quizá califiques con las opciones de cobertura médica para personas de bajos ingresos para Medi-Cal o Medicaid, puedes obtener información en una agencia de departamentos humanos de tu localidad. Si vives en California puedes obtener información en www.CoveredCalifornia.com/es, en el resto del país visita https://www.cuidadodesalud.gov/es/

También puedes visitar el intercambio de seguros médicos de tu estado. En California puedes ir a www.CoveredCA.com/es o llamar al 1-800-300-0213. Los centros comunitarios de salud en tu comunidad podrían ayudarte a tener acceso a servicios médicos si no calificas para un programa de cobertura de salud. En California podrías encontrar un centro de salud en www.californiahealthplus.com.

Yo se que tu quieres que tu hijo o hija logre lidiar con las dificultades que se le presenten en la vida, que logre establecer relaciones interpersonales, que se adapte a los cambios, que realice su potencial. La detección temprana de un problema o trastorno de salud mental, el tratamiento adecuado junto con el apoyo y cariño de la familia, es lo que más le pueden ayudar.

 

Imagen © iStock / jpa1999

Comentarios