la tos
Comparte este artículo:

En plena estación de la gripe (en el hemisferio norte), conviene que estés al tanto de la mejor manera de aliviar la tos, que no sólo viene de la mano de la influenza, sino de las alergias y del catarro común.

Esa tos que tanto te molesta, cumple una función en el organismo. Básicamente, la tos es una reacción del cuerpo para eliminar las sustancias que están irritando las vías respiratorias que llevan el aire de la nariz a la boca. Como resultado, se expulsa el aire que está en los pulmones. La tos puede ser voluntaria, o involuntaria. Pero no debes tratar de suprimirla, ya que es la manera que tiene tu cuerpo de eliminar las sustancias que obstruyen las vías respiratorias y mantenerlas despejadas.

Hay una variedad de razones por las cuales se puede tener tos, la más frecuente es el catarro o refriado común. Casi todas las causas de la tos caben en dos grupos: las provocadas por condiciones contagiosas y las provocadas por condiciones no contagiosas.

¿Cómo se puede distinguir la causa de la tos?

Veamos:

  • Entre los síntomas que indican una afección contagiosa están fiebre, escalofríos, dolores de cuerpo y de cabeza, dolor de garganta, náusea, vómitos, sinusitis y sudores nocturnos.
  • Entre los síntomas de una afección no contagiosa están la tos que ocurre cuando te expones a algunos productos químicos o irritantes, tos con falta de aire o que se agrava cuando vas a ciertos lugares o practicas ciertas actividades, o que se mejora cuando inhalas o tomas medicamentos para la alergia.

¿Cómo se trata la tos?

El tratamiento para la tos depende de su severidad y de las causas que la producen.

  • Si la tos es tan fuerte que interfiere con tu habilidad para dormir o con tus actividades de la vida diaria, es posible que el médico te recete medicamentos que contengan algún narcótico. En ese caso, evita beber alcohol, manejar un auto y operar maquinarias pesadas mientras los tomes o los uses.
  • Si estás en la tercera edad y tienes una infección bacteriana o viral seria o un sistema inmunológico debilitado, el médico podría recomendarte una admisión al hospital para poder tratar con más efectividad la causa principal de la tos.

¿Funcionan los remedios caseros?

Si la tos no requiere tratamiento médico, hay muchos remedios caseros que podrían ayudarte a mejorarla. Por ejemplo:

  • Bebe bastantes líquidos. El agua ayuda a suavizar la mucosidad para que se elimine y a mejorar la irritación en la garganta.
  • Alivia la resequedad y el dolor de garganta con miel o miel disuelta en agua caliente o té.
  • Prepara un te de menta o inhalaciones de vapor con eucalipto.
  • Eleva la cabeza con una o dos almohadas adicionales al acostarte por la noche para mejorar la tos.
  • Usa pastillas sin receta para la tos.
  • Puedes usar un expectorante sin receta si la tos se acompaña de mucosidad densa que resulta difícil de expulsar. Pero antes de comprarlo lee la etiqueta, ya que algunos pueden causar problemas si padeces del corazón, de hipertensión, de glaucoma o si tienes la próstata agrandada. Si tienes alguna duda, pregúntale a tu médico o al farmacéutico, y sigue las indicaciones del envase.
  • Si tu tos se debe a alergias, es conveniente que identifiques las sustancias que te afectan y que evites exponerte a ellas. Los alérgenos más comunes son el polen, el polvo, el pelo de algunos animales, el moho, los insectos y algunas plantas.

Es mejor prevenir que remediar

Desde luego, el mejor tratamiento para la tos es la prevención. Y como su causa más frecuente es el resfriado común, haz lo posible por evitarlo. Para evitar la influenza, conocida como flu o gripe, vacúnate cada año, y lávate las manos frecuentemente, sobre todo durante la época de la gripe.

Si la tos es demasiado fuerte, si se prolonga, y/o no se cura con los remedio caseros normales, consulta con el médico, sobre todo si se acompaña de síntomas como sangre, dificultad para respirar, dolor de pecho, si persiste después de que los otros síntomas desaparecen o si interfiere con tus actividades diarias. En esos casos, la tos puede indicar una enfermedad más seria, que debe tratarse de inmediato.

 

Imagen © iStock / Squaredpixels

Comentarios