Comparte este artículo:

La persona que no haya sentido celos nunca, que tire la primera piedra. Algunas investigaciones dicen que los celos pueden ser el antídoto contra la infidelidad y que. definitivamente, los celos son una cuestión de género. Si te interesa, ¡no te pierdas este artículo!

No creo que haya nadie en el mundo, que no haya, al menos una vez, experimentado esa horrible sensación conocida como celos. Muchos hombres y mujeres se quejan a diario de que sus parejas son celosas o de que ellos no pueden soportar la idea de imaginarse a su amado(a) con otra persona. Y es que no es fácil encontrarse de repente con esa escena en la mente o en la vida real: tu ser amado en una situación romántica con alguien diferente a ti. ¡Qué pesadilla!

Se habla también de que los celos son diferentes de acuerdo a si eres un hombre o una mujer. He oído a muchos hombres justificar sus infidelidades con la excusa de que el sexo no implica amor. Y muchos repiten sin cesar que el hombre para tener sexo, no necesita estar involucrado sentimentalmente. Esos mismos hombres, son los que dicen con preocupación que “cuando una mujer es infiel, sí hay que preocuparse” por aquello de que las mujeres si nos involucramos más desde el punto de vista emocional.

Esto se ve claramente reflejado en una investigación realizada por unos profesores de psicología evolucionista de la Universidad de Texas. Según este estudio, que entrevistó tanto a hombres como a mujeres en los Estados Unidos, Alemania, Holanda, Japón, Corea y Zimbabwe, las mujeres sienten más celos de una “infidelidad emocional” que de una sexual, y los hombres, en cambio, se sienten más agredidos cuando hay una traición sexual.  Esto, es interesante, desde el punto de vista de la evolución: debido a que la fertilización ocurre dentro del cuerpo femenino y, es siempre difícil comprobar quién es el padre de un niño, pero de la madre, nunca queda duda. Por eso, es un instinto ancestral de los hombres, reaccionar ante una relación sexual fuera de la relación, porque esto cuestiona de alguna manera, su paternidad o posibilidad de paternidad. ¿Cómo puede saber si los hijos son suyos?

El caso de las mujeres, es diferente y también ancestral. Ellas nunca dudan de su maternidad, por razones obvias. Su reto, en cambio, consiste en seguir atrayendo a su pareja para que se quede junto a ella para proteger y criar a los hijos. No nos digamos mentiras: a las mujeres lo que más nos importa es que la pareja no se enamore de alguien más. Que no haya amor de por medio, porque de lo contrario, el hombre puede dejarla a ella y a sus hijos. Una noche de sexo es menos amenazante que una relación emocional estable y fuerte. Por eso, la pregunta cliché es siempre: “¿la amas?”. Esto, por supuesto, no significa que el sexo casual no nos duela y mucho.

Los celos son pues, una pasión ancestral. Y aunque son normales y humanos, existen siempre variaciones extremas: como los celos compulsivos que hacen que la gente cometa locuras de la talla de asesinatos, amenazas y violencia física contra la pareja o contra posibles rivales.

Todo con medida. Si sientes que tienes celos excesivos o vives con una pareja que te cela hasta del sol, habla con un especialista. La terapia de pareja puede ayudar a manejar estas emociones y de paso, a salvar tu relación.

 

Imagen © iStock / Olesya Tseytlin

Comentarios