Skip to main content

El zinc contribuye a que el sistema inmunológico funcione bien y que el desarrollo en la niñez sea adecuado. Es un mineral fundamental para nuestro organismo. Aprende dónde puedes obtenerlo, qué alimentos lo contienen, qué precauciones debes tener y que interacciones puede tener el zinc cuando se toma en suplementos.

El zinc es un metal esencial que necesita el cuerpo para mantenerse saludable. Se encuentra en segundo lugar después del hierro por su concentración en el organismo.

Está presente en las células de todo el cuerpo y nuestro organismo contiene de 2 a 3 gr. de este mineral, principalmente en los músculos y en los huesos. Es indispensable para que el sistema de defensa del cuerpo trabaje adecuadamente, pues ayuda al sistema inmunológico a combatir a las bacterias y a los virus. Juega un papel en la división y el crecimiento de las células, al igual que en la cicatrización de las heridas, así como en el metabolismo de los carbohidratos. El cuerpo también necesita de este elemento para fabricar proteínas y el ADN. Es necesario para los sentidos del olfato y del gusto. Durante el embarazo, la lactancia y la niñez, el cuerpo necesita del zinc para crecer y desarrollarse apropiadamente.

¿Dónde lo obtengo?

Los alimentos que contienen grandes cantidades de zinc son aquellos ricos en proteínas, como las carnes de cerdo, res y cordero. La carne oscura del pollo contiene más cantidad de zinc que la carne blanca.

Otras buenas fuentes de zinc son las ostras, los mariscos como la langosta y el cangrejo, los granos enteros, las nueces, los cereales fortificados, la levadura y las legumbres. Las frutas y verduras no son buenas fuentes. Por lo que las dietas vegetarianas suelen ser bajas en zinc.

El zinc se encuentra en la mayoría de los multivitamínicos y suplementos minerales, aunque también se vende como suplemento solo o combinado con calcio, magnesio u otros ingredientes. En los suplementos, el zinc puede viene en diferentes formas, entre ellas, gluconato, sulfato o acetato de zinc, pero no está claro si una forma es mejor que las otras.

El zinc también se encuentra en algunos medicamentos de venta libre, en aerosoles y en geles nasales para resfriados.

¿Qué dice la ciencia?

Se han investigado las asociaciones que tiene el zinc con algunos problemas de salud. Entre ellos se encuentran:

  • El óxido de zinc se usa en varios protectores solares. Es muy efectivo para ese propósito.
  • Diarrea en los niños. Los estudios indican que los suplementos dietéticos de zinc ayudan a reducir los síntomas y la duración de la diarrea aguda en los niños, especialmente, los que padecen de desnutrición o deficiencias de zinc. Esto se aplica especialmente a los países en vías de desarrollo, no en los países del primer mundo en donde los niños obtienen suficiente zinc.
  • Úlceras gástricas o pépticas. Cierta evidencia científica demuestra que el zinc puede ayudar en el proceso de curación de este tipo de úlceras con pocos efectos adversos. Sin embargo, se necesitan más estudios que determinen el grado de los beneficios.
  • Anemia drepanocítica o falciforme. Los estudios sugieren que las personas que tienen este tipo de anemia con frecuencia tienen deficiencia de zinc y al tomarlo mejoran sus síntomas. Los niños con anemia falciforme que tomaron zinc tenían menos crisis y mejoraron su estatura y su peso.
  • Acné. La ingesta oral de zinc o aplicada en la piel se ha usado como un tratamiento de esta afección. Aún así, algunos resultados no están claros ya que se han usado terapias combinadas. Se requiere más información acerca cómo los niveles internos del zinc se relacionan con la gravedad del acné.
  • Resfriado común: Algunos estudios indican que las pastillas de zinc ayudan a reducir la duración y la intensidad de los resfriados, pero los resultados son mixtos. En realidad, hacen falta más investigaciones para determinar la dosis, el tiempo que se debe tomar y la preparación de zinc que se debe tomar para ver si realmente ayuda al tratamiento del resfriado.
  • Otras condiciones para las cuales la evidencia es dudosa de que el zinc sea de beneficio incluyen: el tinito o tinnitus (ruido en el oído), la artritis reumatoide, la psoriasis, los parásitos, los dolores causados por el periodo menstrual, la cirrosis, el hipotiroidismo, la neuropatía diabética o para mejorar el desempeño de los atletas. Y los estudios encuentran que el zinc no ayuda para las personas que tienen intolerancia al gluten (ve nuestro video aquí), enfermedad inflamatoria del intestino o enfermedad reumática inflamatoria crónica.

Precauciones

El uso de geles y aerosoles nasales que contienen zinc se ha asociado con la pérdida del sentido del olfato; pero no sucede lo mismo con los productos de zinc de ingesta oral como las pastillas para los resfriados.

Este mineral puede incrementar el riesgo de sangrados, por lo que es importante tener cuidado si se toman medicamentos que tengan el mismo riesgo. También puede bajar los niveles de azúcar en sangre, por lo que personas diabéticas deben tener precaución al tomar zinc.

Como se elimina principalmente por la orina, las personas que tienen problemas renales (en los riñones) debe reducir la cantidad o evitar tomar suplementos de zinc. Ha habido casos de nefritis intersticial y necrosis tubular aguda (dos condiciones que pueden ser muy peligrosas.

Se debe evitar si alguna vez has tenido alguna reacción o alergia a los compuestos con zinc.

El zinc es seguro cuando se toma oralmente en las cantidades o en los niveles que se encuentran naturalmente en los alimentos.

Los suplementos deben tomarse con agua o jugo y si presentas malestar estomacal, puede tomarse con los alimentos. No tomes zinc la mismo tiempo que otros suplementos de hierro o calcio.

¿Cuánto zinc debo consumir?

Una buena alimentación, puede proporcionarnos la cantidad de zinc que necesitamos. Sin embargo, hay ciertos grupos de personas que son más propensos que otros a no obtener suficiente zinc. Por ejemplo:

  • Aquellos que se han hecho una cirugía gastrointestinal ya sea por trastornos digestivos o para perder peso. Esto puede reducir la cantidad de zinc que absorbe el cuerpo.
  • Al no consumir carne, que es una buena fuente de zinc, los vegetarianos deberían consumir 50% más de este mineral que las cantidades recomendadas.
  • Las personas alcohólicas, o los que bebe en exceso, ya que las bebidas alcohólicas reducen la cantidad de zinc que puede absorber el cuerpo y aumentan su pérdida en la orina.

La cantidad adecuada de este elemento depende de la edad, sexo, condiciones de salud y embarazo. Pregúntale al médico cuál es la mejor dosis para ti.

Efectos secundarios

La deficiencia de zinc puede disminuir el ritmo de crecimiento normal de los bebés y de los niños, y retrasa el desarrollo sexual en los adolescentes. También puede llegar a causar impotencia en los hombres, pérdida de cabello, problemas con la cicatrización de las heridas, lesiones en la piel y dificultad para concentrarte.

Si se consume zinc en exceso, pueden presentarse náuseas, vómitos, dolores de cabeza y/o diarrea. Éstos síntomas llegan a desaparecer en un periodo breve de tiempo después de suspender los suplementos.

Interacciones

Los suplementos de zinc pueden llegar a interferir o interactuar con algunos medicamentos y algunos de ellos pueden reducir los niveles de zinc en el organismo:

  • Si tomas antibióticos a base de quinolona (como ciprofloxacina o levaquin) o tetraciclina junto con suplementos de zinc se reduce tanto la cantidad de zinc como del antibiótico que absorbe el cuerpo. Para reducir este efecto, es recomendable tomar el antibiótico al menos 2 horas antes de tomar el suplemento de zinc.
  • Las tiazidas como la clortalidona y la hidroclorotiazida aumentan la cantidad de zinc que se elimina en la orina.
  • Los suplementos de zinc reducen la dosis de penicilamina (usada para tratar la artritis reumatoide) que absorbe el organismo y también se reduce el efecto de este medicamento.
  • *Los medicamentos para la presión, llamados inhibidores de la ECA, utilizados para tratar cardiopatías, pueden reducir el nivel de zinc en la sangre.
  • El cisplatino, un medicamento utilizado en quimioterapias para tratar diversos tipos de cáncer, también puede causar una pérdida mayor de zinc en la orina. Si estás recibiendo quimioterapia, no tomes zinc ni otros suplementos sin antes hablar con tu oncólogo.
  • El zinc interactúa con otras hierbas y suplementos, con antibacterianos y con anti inflamatorios para tratar la artritis, entre otros medicamentos.

Por eso, aunque se venda sin receta, antes de tomarlo siempre consulta a tu médico para que te asesore en relación a si debes tomar suplementos, la dosis y la duración. Y si ya lo tomas, déjale saber.

 

Imagen © iStock / kettaphoto

Comentarios de nuestra comunidad