Comparte este artículo:

Si tienes un varoncito es probable que te pregunten en el hospital si quieres que le hagan la circuncisión antes de que lo den de alta. Es un procedimiento común que se realiza en los recién nacidos en varios lugares del mundo, como en Estados Unidos, y que tiene riesgos y beneficios. ¿Realmente es necesaria y conveniente la circuncisión? Entérate para que tomes tu decisión.

Estás esperando un hijo varón y en el hospital te están preguntando si quieres que le hagan la circuncisión después del nacimiento. ¿Qué es eso? ¿Para qué sirve? Infórmate bien antes de tomar la decisión.

La circuncisión es una pequeña cirugía que toma 5 a 10 minutos mediante la cual le cortan el prepucio al niño recién nacido, es decir, la piel que cubre la punta del pene llamada glande, bajo anestesia local. ¿Por qué se hace? Es un ritual religioso bastante común en las culturas judía y musulmana; y también es una práctica de higiene y prevención de salud bastante común en algunos países.

Por ejemplo, en Estados Unidos es tan común, que 2 de cada 3 niños son circuncidados y hasta finales de los 90 era una práctica recomendada para todos los recién nacidos. Sin embargo, en 1999 la Academia Americana de Pediatría expresó públicamente que los beneficios de la circuncisión no eran tan contundentes como para que se hiciera siempre, y dejó la decisión de circuncidar o no a sus hijos en manos de los padres. Pero en noviembre de este año (2014), los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) anunciaron que es clara la evidencia científica: Los beneficios de la circuncisión superan los riesgos. De hecho, inclusive recomiendan que los adolescentes sexualmente activos consideren la circuncisión para reducir el riesgo de infecciones de transmisión sexual.

Entérate de los beneficios y riesgos que implica para su salud, y de los mitos que rodean la circuncisión.

Beneficios: mitos y realidades

  • Higiene. Al quitar la piel que cubre el glande, es cierto que se facilita la limpieza del pene. Sin embargo, no es cierto que un pene no circuncidado no se puede limpiar adecuadamente; tal vez puede tomar unos minutos más de dedicación en la limpieza, pero no es difícil, ni imposible.
  • Menor riesgo de infecciones en los recién nacidos. Es cierto que el riesgo de infecciones en las vías urinarias es 10 veces mayor cuando los recién nacidos no están circuncidados. Sin embargo, estas infecciones no son muy comunes y sólo afectan al 1% de los recién nacidos, circuncidados o no.
  • Menor riesgo de cáncer del pene. Algunos estudiosdicen que la circuncisión puede reducir los riesgos de desarrollar cáncer del pene. Sin embargo, la realidad demuestra que estos riesgos son bastante bajos con o sin circuncisión, pues no es un cáncer muy común.
  • Menor riesgo de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Al parecer la circuncisión reduce un poco el riesgo de contagiarse de algunas ETS incluyendo el VIH. Sin embargo, el tener sexo seguro ha demostrado ser una estrategia mucho más efectiva para los hombres, sin importar si están o no circuncidados.
  • Menor riesgo del cáncer cervical en las mujeres. Se cree que la circuncisión en los hombres ayuda a reducir el riesgo de que sus parejas, mujeres desarrollen el cáncer del cuello uterino. Sin embargo, no se ha podido comprobar esta teoría.

Riesgos: mitos y realidades

  • Como todo procedimiento quirúrgico, duele. Por eso actualmente se ha aprobado usar anestesia local durante la cirugía.
  • Igualmente, como cualquier cirugía, implica riesgos de hemorragia, infecciones, mala cicatrización o daños al pene o la uretra, aunque afortunadamente no suceden muy frecuentemente.
  • ¿Reduce la sensibilidad sexual? Al parecer es un mito que la circuncisión reduce la sensibilidad sexual en los hombres, pues un estudio canadiense publicado en el Journal of Sexual Medicine lo desmintió. De acuerdo con los hallazgos, el nivel de sensibilidad durante una erección es bastante similar entre hombres con y sin circuncisión. Sin embargo, existe la creencia de que por estar expuesto al roce constante con la ropa interior, el pene circuncidado pierde un poco de la sensibilidad.

¿Qué debes hacer? Cuando te hablen de circuncisión en el hospital, recuerda que es una decisión que sólo te corresponde a ti y a tu pareja. No te dejes presionar. En ese momento detente e infórmate. Sea cual sea tu decisión, que sea a conciencia y de corazón.

Imagen © Istock / ArtisticCaptures

Comentarios