Comparte este artículo:

Aparte de los muchos beneficios que tiene para el organismo incluir suficientes frutas y vegetales en la dieta diaria, según un estudio nuevo, es muy posible que también afecte la mente de forma positiva. Así que para hacer realidad el lema “Mente sana en cuerpo sano” lleva más frutas y vegetales a tu mesa.

Si quieres sentirte mejor tanto física como mentalmente, trata de consumir cinco o más porciones de frutas y vegetales al día. Esa es la conclusión de un estudio realizado en Inglaterra, bajo la dirección de la Universidad de Warwick’s Medical School. El estudio, enfocado en el bienestar mental y basado en datos tomados del Health Survey de Inglaterra, se publicó en BMJ Open.

En el estudio tomaron parte 14,000 personas de 16 años o más, 56% mujeres y 44% hombres. El 33.5% de los participantes que disfrutaban de un bienestar mental alto comían cinco o más porciones de frutas y vegetales al día, en comparación con sólo el 6.8%, que comía menos de una porción. Sobre este hallazgo, el Dr. Saverio Stranges, autor principal del estudio, comentó que mientras mayor es el consumo de frutas y vegetales, aparentemente, menor es la posibilidad de tener un bienestar mental bajo.

Según el Dr. Stranges, el estudio halló que sólo dos factores, el acto de fumar y el consumo de frutas y vegetales, estaban consistentemente asociados respectivamente, al bienestar mental bajo o alto, en los hombres y en las mujeres. Estos hallazgos sugieren que el consumo de frutas y vegetales tiene un papel importante para mejorar no sólo el bienestar físico sino también el mental. El alcohol y la obesidad, por ejemplo, no afectaban de un modo ni de otro el bienestar mental.

La importancia radica en que un bienestar mental bajo está relacionado con enfermedades y trastornos mentales, mientras que un bienestar mental alto se caracteriza por la ausencia de síntomas o enfermedades. Es sencillamente un estado de ánimo que hace que la persona se sienta y funcione bien, y se asocia con el optimismo, la satisfacción, la autoestima, la adaptabilidad y las buenas relaciones con los demás. Es excelente no sólo para protegerte de los problemas mentales, sino también de trastornos físicos leves y serios.

La profesora Sarah Stewart-Brown, coautora del estudio, piensa que en vista del costo tan elevado que tienen las enfermedades mentales para el individuo y para la sociedad, es muy importante buscar los factores que permitan mantener la sensación de bienestar. “Nuestros hallazgos respaldan la creciente evidencia de que el consumo de frutas y vegetales podrían ser uno de esos factores, que le permitirían a las personas aumentar su bienestar mental, previniendo así enfermedades como problemas cardíacos y cáncer”.

¿Necesitas algo más para animarte a comer frutas y vegetales? Considera que, además de los beneficios anteriores, ambos grupos alimenticios tienen otras propiedades. Por ejemplo:

  • Son bajos en calorías. Por lo tanto, son estupendos en las dietas para bajar de peso.
  • Tienen muchos elementos nutritivos indispensables para una buena nutrición, como minerales y vitaminas.
  • Contienen fibra, lo que es magnífico para la digestión y previenen el estreñimiento.
  • La variedad es importante porque no existe una fruta o un vegetal que contenga todos los nutrientes que necesitamos.
  • Una dieta alta en frutas y vegetales tiene un efecto positivo en el nivel de azúcar en a sangre (En cuanto a las frutas, especialmente las moras, las manzanas y las uvas, pero no en jugo, sino enteras y los vegetales verdes, se asocian con una disminución en el riesgo de desarrollar diabetes).
  • No sólo le aportan a cualquier platillo sustancias nutritivas, sino que lo hacen más apetitoso al agregarle color y textura.

Piensa que la Organización Mundial de la Salud (OMS), también te recomienda comer mínimo cinco porciones de vegetales y frutas diferentes diariamente. ¿Te parece demasiado? Ya verás que no es así, porque no tienes necesariamente que servir todas las porciones en el almuerzo o la cena. Puedes consumirlos también en el desayuno o la merienda, o cortando los vegetales en trocitos y esparciéndolos en sopas y ensaladas. Por ejemplo: en lugar de tortas y dulces llenos de azúcar, prueba sustituirlo por frutas frescas. Tu salud y la salud de tu familia te lo agradecerán.

Imagen © Thinkstock / Boarding1Now

Comentarios