Comparte este artículo:

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) afecta la capacidad de concentración en los niños. También los hace inquietos y esquivos para poner atención a una tarea determinada. ¿Qué puedes hacer para ayudar a un niño con TDAH para que se desempeñe mejor en la escuela? Aquí te doy algunos consejos.

Si tienes un hijo o hija a quien le cuesta trabajo concentrarse, que parece que siempre está nervioso, pasa de una actividad a otra sin completar lo que ha empezado, se distrae fácilmente, pierde y olvida las cosas, interrumpe siempre cuando otros hablan y no puede esperar, es probable que sufra del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad o TDAH.

Si bien es normal que los niños sean inquietos y olviden sus tareas de vez en cuando, si padecen del TDAH, se pueden afectar sus emociones, su rendimiento en la escuela, su funcionamiento en la casa y cómo se relacionan con los demás. Tener el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad o TDAH puede interferir en la capacidad de aprendizaje de quien padece esta condición médica, pues le será muy difícil concentrarse y estudiar.

Si tu hijo o hija fue diagnosticado con TDAH y ya está en la escuela, tal vez te sirva tomar nota de algunos consejos para ayudarle a sobrellevar esta etapa sin tantos contratiempos. Recuerda que  tu ayuda y paciencia, es la clave.

  • Comunícate abiertamente con los maestros de tu hijo(a) para que te informen acerca de las tareas y los progresos de tu hijo. Pueden establecer una rutina semanal de chequear los temas vistos en la escuela y cuántas tareas se completaron a tiempo.
  • Inscribirlo en una actividad extra curricular puede ayudar a tu hijo(a) a pensar en otra cosa más allá de la escuela y a aumentar su autoestima. Los niños con TDAH necesitan sentir que pueden ser buenos en alguna actividad en particular. El arte, los deportes o la música pueden ser ideales para que tu hijo(a) recupere su autoestima y valide su capacidad para sobresalir.
  • A la hora de hacer la tarea, crea un espacio sin ruido donde tu hijo(a) pueda estar solo(a) y sin distracciones para completarla. Los niños con TDAH responden bien a los horarios, quizás porque necesitan más estructura. Para que no se distraiga y no se aburra, puedes hacer que haga la tarea en lapsos cortos de tiempo con algunos descansos que no incluyan la televisión ni los videojuegos. Es clave que para realizar alguna gran tarea o actividad le dividas el tiempo para que parezca una serie.
  • Si la mañana es una locura para que tu hijo(a) llegue a tiempo a la escuela, te sugiero que hagas notas con instrucciones sencillas que pueda seguir. Por ejemplo: 1. Bañarte y vestirte; 2. Desayunar; 3. Cepillarte los dientes. Puedes usar tu creatividad e inventar personajes o dibujos para hacerlo más divertido.
  • Si tu hijo(a) toma medicamentos para TDAH y sospechas que le está(n) causando efectos secundarios como molestias en el estómago, cambios en su apetito y/o problemas para dormir, consulta con su médico para que sepas si es necesario que le ajustes la dosis, que le cambies la medicina o que le suspendas los medicamentos por un tiempo. (Pero no lo hagas nada sin consultar al médico).

Asesórate con su médico (si es necesario consulta a otro especialista) y apóyate en los maestros o profesores de la escuela para ayudar a tu hijo a estar al día con sus tareas y proyectos. Recuerda que tener TDAH no se considera un retraso en el aprendizaje (es decir que no afecta la inteligencia), así que no dejes que lo atrasen un grado en la escuela, sino trabaja en equipo para que tu hijo(a) sea un estudiante exitoso.

Y por último, no olvides que con amor y paciencia, ¡todo se logra!

Si quieres saber más acerca del TDAH en los adolescentes, haz clic aquí.

Para más información sobre el TDAH en los adultos, haz clic aquí y aquí.

 

Imagen © iStock / NWphotoguy

Comentarios