Comparte este artículo:

Por Elisse Foss

Hay tantos ejercicios que puede ser difícil decidir cuáles son los mejores para ti. No es tan complicado. A continuación te explico cuáles son los mejores ejercicios para tu cuerpo y por qué.

La buena noticia es que existen tantos tipos de ejercicios (cardiovascular o aeróbico, Pilates, pesas, yoga, danza, deportes) y dentro de las diferentes categorías existe una gran variedad de ejercicios o rutinas que puedes hacer.   La mala noticia es que dada la variedad, a veces resulta difícil elegir qué tipo de ejercicio hacer.

Una buena forma de elegir es, por supuesto, hacer algo que te guste, porque de esta manera será más probable que te adhieras a la rutina. Eso es genial y por supuesto debes hacerlo, pero a veces también necesitamos salir de nuestra “zona de confort”. Lo que quiero decir con esto, es que si soy alguien muy flexible, me encantará hacer ejercicios de estiramiento, pero si yo no lo soy, probablemente no me gustará hacerlos. En el segundo caso, el hacer ejercicios de estiramiento es importante para mi cuerpo para ayudar a equilibrarlo, aunque no sea muy cómodo para mi hacerlos.

¿Cómo encontramos los movimientos más adecuados para equilibrar nuestros cuerpos?

Encontrando los movimientos y esfuerzos que se oponen a lo que hacemos más a menudo en nuestras vidas. Por ejemplo:

Si  trabajas durante el día como cocinero(a), te será beneficioso estirarte de manera de extender los músculos de los hombros y los pectorales.  Esos músculos estarán mayormente contraídos por la postura en la que los mantienes mientras cocinas, los hombros estarán caídos hacia adelante.  Probablemente tu cuerpo estará inclinado(a) hacia adelante, por lo cual te vendrá bien extender a la espalda un poco también. Pero la otra parte de la ecuación es el hecho de que en cuanto a la calidad de tu movimiento, te estarás moviendo de manera enfocada o como lo llamamos en análisis de movimiento de manera directa.  Es importante mantener el enfoque mientras cocinas, porque si no prestas atención podrías terminar cortándote un dedo.  La manera de recuperarte de ese enfoque y la tensión que eso crea en tus músculos es moviéndote de manera indirecta ¿Qué tipo de movimientos pueden ayudarte en este caso? Para contrarrestar lo anterior en vez de tener tu energía dirigida en una dirección,  deja que vaya a todas partes al mismo tiempo, como si tu cuerpo tuviera ojos en todas partes y estuvieras absorbiendo información a través de ellos.  Una forma de hacerlo podría ser el imaginar que eres un alga marina en el océano y que tu cuerpo se mueve con las olas.  Te puedes imaginar que las olas cambian de dirección y que te continúas moviendo de esa manera. Esa es una  sensación muy diferente que la de tener los hombros en una posición estable mientras cocinas. Lo anterior ayuda a tus hombros y a tu cuello relajarse. Además, es que si tienes que hacer las cosas lo más rápidamente posible durante tu trabajo, has los movimientos más despacio como parte de tus ejercicios de recuperación, eso será muy reconstituyente para tu cuerpo.

¿Cómo puede todo esto ayudarle si no eres un(a) cocinero(a)? Puedes pensar acerca de los movimientos que haces durante el día y la calidad de esos movimientos y encontrar una actividad que te ayude a contrarrestarlos.

Una cosa que todos sabemos, por ejemplo, es que si trabajas sentado todo el día, tiene sentido que tomes una caminata a un buen paso. Así pasaras de estar sentado(a) a moverte y  de estar haciendo pequeños movimientos a hacer movimientos más amplios.  Si estas frente a la computadora (ordenador), tu visión estará fija durante la mayoría del tiempo por lo cual te será beneficioso también cambiar el enfoque de tus ojos.  La visualización del alga marina funciona muy bien en este caso también.

Espero que estos ejemplos te ayuden a encontrar una buena rutina de ejercicios y que te ayuden a sentirte renovado(a).

 

Imagen © iStock / angelima

Comentarios