Trabajar desde casa parece más sencillo pero a veces implica jornadas eternas.
El horario extendido consume nuestro tiempo personal y sentimos que vamos a estallar, podemos tener agotamiento físico y emocional. Aquí cómo evitarlo:

  • Presta atención a tu rutina, establece un horario, cuando termines de trabajar desconéctate.
  • Haz lo que te gusta, lee, haz ejercicios, comparte.
  • Comunícate con tus jefes para conocer sus expectativas. Los gerentes deben limitar la comunicación al horario laboral.
  • Crea un área exclusiva para trabajar.

 

Copyright © 2020 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / G-Stock Studio

Comentarios