Comparte este artículo:

 

¿Sabías que la mayoría de los niños que se ahogan, lo hacen en el baño o en la piscina de su propia casa? Y, ¿te habrías imaginado que muchos de los niños que mueren ahogados fallecieron mientras uno de sus padres los estaba supervisando?

Así es, un niño se puede ahogar en menos de 5 minutos y si es un bebé no necesita más de 1 pulgada (2.5 cms.) de agua para hacerlo.

El estar en el agua es delicioso y es inevitable que muchos niños sientan fascinación por jugar en ella. Pero tiene riesgos y por eso hay que prepararse para que jugar en la piscina, bañarse en la tina o nadar en el mar, sigan siendo una diversión y no una tragedia. A continuación encontrarás algunas recomendaciones importantes que debes tener en cuenta:

Prevención en casa

Cuando tienes bebés o niños pequeños, es muy común que tengan curiososidad con la taza del inodoro, los cubos de agua o lavaderos, etc. El riesgo es que en cualquier momento pueden perder el equilibrio y se pueden caer de cabeza dentro del agua.

  • No dejes cubos llenos de agua en el suelo al alcance de tu bebé
  • Ponle un seguro a la taza del inodoro para que no la puedan abrir, o mantén la puerta del baño cerrada para que no puedan entrar sin un adulto
  • Nunca los dejes solos en el baño cuando estén en la bañera o cuando la estés llenando

Preparación

Cuando te prepares para el verano, es importante que hagas algo más que comprar el traje de baño:

  • Inscribe a tus hijos en unas clases de natación. Y si tu no sabes nadar, aprovecha también para aprender
  • Cómprales un chaleco salvavidas si van a montar en un bote o asegúrate que el bote los tenga.
  • Toma un curso de primeros auxilios, y aprende reanimación cardio-pulmonar para que puedas reaccionar positivamente en caso de accidente
  • Ten siempre a mano los teléfonos de emergencia

Cuidado con la piscina

Si tienes una piscina en casa, para evitar accidentes:

  • Vigila a tus hijos siempre que estén dentro de la piscina o cerca de ella. Aunque sepan nadar, no te fíes.
  • Enséñales a no correr o empujarse alrededor de una piscina, pues pueden caer fácilmente. Evita que usen patines, bicicleta, triciclo o monopatín en el borde de la piscina.
  • Enséñales a permanecer alejados de los desagües de las piscinas, especialmente si tienen el cabello largo pues se los puede succionar.
  • Los flotadores, botes o salvavidas plásticos no son 100% confiables para evitar un ahogamiento.
  • Rodea la piscina con una cerca y una puerta que se pueda asegurar
  • Después de usar la piscina, recoge todos los juguetes que estén dentro de ella o alrededor para evitar que tu hijo quiera alcanzarlos más tarde y caiga al agua intentándolo

No son medidas complicadas pero sí totalmente necesarias para que no se pierda la diversión en la piscina o en el baño. Es sólo cuestión de convertirlas en una rutina y saber cuándo es seguro decir ¡patos al agua!

Imagen: ©Pixabay.com / Mc Stone

Comentarios