Comparte este artículo:

Reconocer a un charlatán es más sencillo de lo que te imaginas, que no te resulte difícil resistir a sus encantos y falsas promesas.

A continuación te doy algunos consejos para reconocer inmediatamente a un charlatán:

  • Te encontrarás con una persona carismática, que muestra confianza en sí misma. Buscará envolverte con frases y citas pseudo-científicas que le hagan parecer que domina el tema del que habla.
  • Presta atención a la terminología que utiliza, puede parecer científica sin serlo,  huye de personas que prometan curarte a través de “un balance químico”, “desintoxicar tu cuerpo” o “poner tu cuerpo en armonía con la naturaleza”.
  • Niega tu confianza cuando escuches demasiadas frases paranoicas. Por lo general hay un charlatán detrás cuando hablan de grandes conspiraciones, “que el gobierno está en contra de los métodos alternativos porque está aliado los laboratorios” se trata de teorías que te resulta difícil comprobar, acude a lo que sí te dé confianza y puedas constatar.
  • Olvídate de los métodos secretos. Muchos charlatanes alegan que sus prácticas son secretas para esconder su ignorancia. Esto sucede porque la mayoría de las veces no son profesionales capaces de sustentar y explicar sus métodos cuando son cuestionados.
  • No abandones tu tratamiento al uso de hierbas (a menos que haya publicaciones en revistas científicas reconocidas de estudios en donde se compara la efectividad de la hierba o el suplemento con el placebo, por ejemplo, realizadas por el Instituto Nacional de Salud o por Universidades reconocidas). De otra forma la utilización de estos remedios  proviene del boca a boca y de la tradición popular. Muchas de estas hierbas están compuestas de miles de sustancias químicas que aún no han sido clasificadas y pueden no ser necesarias para ti, o lo que es peor, tornarse nocivas o tóxicas para tu salud.
  • Huye de frases “todo poderosas” que prometan milagros como remedios que aseguran “curarlo todo”.
  • No te dejes llevar por la desesperación, si crees que tu médico no te ofrece alternativas para recuperar la salud, no tienes por qué creer en las alternativas que te prometen falsas esperanzas. Los charlatanes pueden aprovecharse de esta situación y puedes terminar mal.

Protégete a ti y a tu familia de prácticas abusivas que juegan con la salud. La salud es un valioso tesoro que hay que proteger. Todavía tenemos mucho por aprender en medicina, y todos los días aprendemos algo nuevo, pero por lo menos, por ahora, ya sabes cómo reconocer a un charlatán.

 

Imagen © iStock / tharrison

Comentarios