SPM
Comparte este artículo:

“Tengo la fecha marcada en mi calendario”, me dijo mi paciente Lorenzo en tono confidencial. Cualquiera creería que estaba hablando del día en que iba a renunciar a su trabajo, o tal vez del día en que le va a proponer matrimonio a su novia. Lo dijo en una forma tan secreta, que hasta me preocupé. “¿Qué fecha?” le pregunté. “La del día en que le llega el período a mi jefa” dijo con desfachatez. “¿Cómo sabes algo tan personal?” le pregunté. Su respuesta fue inmediata: “es obvio, con el SPM se vuelve tan loca que con sólo verla entrar a la oficina ya sé qué día me espera”.

Y es que durante los días anteriores a la menstruación muchas mujeres se vuelven una montaña rusa de emociones: del amor al odio en segundos, de la risa al llanto en un parpadeo, de la dulzura a la agresión en tiempo récord.  Los que las rodean sufren las consecuencias de esa manifestación externa de lo que pasa dentro de su cuerpo. Como Lorenzo.

¿Qué es el SPM?

La causa del llamado Síndrome Pre-Menstrual (SPM) parece estar ligada a la fluctuación de las hormonas (estrógeno y progesterona) y sus síntomas físicos y psicológicos incluyen: retención de líquidos, aumento de peso, sensibilidad en los senos, agresividad, cansancio, antojos de comer en exceso (¡en particular chocolate!), tristeza, ansiedad, irritabilidad, depresión, dificultad para concentrase, cambios en el estado de ánimo… ¿Te suena familiar? Lo importante es que no dejes que el SPM te afecte negativamente. Hay pequeños ajustes que puedes hacer para sobrellevar esta etapa (y que los que te quieren también la sobrevivan) saliendo de ella con la frente en alto y sin tener que decirles: “Perdónenme, es que es esa época del mes”.

Recomendaciones para sobrellevar el SPM

Empieza por hacer cambios en tu dieta comiendo más frecuentemente pero en pequeñas porciones. Limita el consumo de sal, pues esto contribuye a que retengas líquidos. Limita el consumo de azúcares refinados y de productos con cafeína.  Y cuando te ataquen las ganas de chocolate, trata de sustituirlo (digo, para no abusar) por alimentos saludables como un pedazo de fruta, o un yogurt.  Evita el alcohol y haz ejercicio. Nada puede ayudarte a relajarte más que una buena sesión de ejercicio aeróbico. Después, caerás como piedra en la cama para hacer algo que es muy necesario en los días anteriores a la menstruación: dormir bien.

Cuando se acerque tu período y te des cuenta de ciertos comportamientos, toma nota. Esto te ayudará a estar alerta y tomar las medidas necesarias para que el SPM no te de tan fuerte. Si los síntomas físicos y psicológicos son tan severos que te impiden llevar una vida normal, entonces lo mejor será visitar a un médico. Lorenzo dice que se lo va a recomendar a su jefa para no ser él el que termine en asesoría psicológica, o para que no lo despidan por recibir a su jefa con un “¡Dame la S, dame la P, dame la M!”…(me parece que igual la necesita).

 

Publicación original: Abril, 2008 en People en Español.

Ultima revisión: 2017

Copyright © Time Inc., 2008.  Todos los derechos reservados.

Imagen © Thinkstock / BananaStock

Comentarios