Cuando las cosas no salen como queremos, sufrimos una pérdida importante o pasamos por un mal momento, es normal deprimirnos. La tristeza, la falta de ánimo o la sensación de soledad son respuestas comunes a los reveses de la vida. Además son emociones que nos recuerdan que sentimos, que somos más que carne y hueso, que estamos vivos.

Pero cuando esos sentimientos duran más tiempo de lo normal y se vuelven cada vez más fuertes, que a duras penas los puedes soportar, entonces ya dejan de ser normales y se convierte en una enfermedad conocida como Depresión Severa o Depresión Clínica. Es una enfermedad que puede afectar seriamente tu vida diaria, tu trabajo, tus relaciones con los demás y hasta tu salud física, cuando la dejas avanzar sin buscar ayuda y recibir tratamiento. Incluso a muchos los lleva a caer en adicciones o a pensar en el suicidio.

¿Crees que puede ser tu caso? Entonces, busca ayuda inmediatamente con un especialista en salud mental. Entre más pronto te diagnostiquen y recibas tratamiento, más rápido podrás dejar atrás estos días de tristeza que parecen interminables.

Date una oportunidad, la alegría puede estar a la vuelta de la esquina.

Comentarios