Comparte este artículo:

“¿Tiene dificultad para ir al baño? ¿Sufre de estreñimiento? ¡Llame ya! Le limpiamos el colon en un santiamén. No se preocupe, nosotros hacemos lo que su cuerpo no hace por usted”.

Falta poco para que veamos esto en un “infomercial” de esos que promueven productos “As seen on TV”. ¡No exagero! Hoy en día, está tan de moda irse a limpiar el colon como tener un iPhone o ser la chica más flaca.  A propósito, una amiga mía que está pasadita de peso me vino con esta idea el otro día: “ya sé cómo bajar mis libras de más. ¿Has oído hablar de la dieta de desintoxicación? Es buenísima, solo tengo que tomar un líquido por una semana… me va a costar, pero ¿qué otra opción tengo?”. “Muchas” le dije:  “empezar por hacer ejercicio y poner de moda la dieta sana: la que incluye frutas, verduras, granos integrales, carnes magras y grasas saludables vigilando las porciones. Y levantarte del sofá sería bueno…te va a costar, pero se puede”, concluí.

La verdad es que ya nada me sorprende. Soy realista y sé que hay muchas personas que al no tener acceso a un médico o al no encontrar las respuestas que quieren o que les parecen fáciles, buscan otras opciones para curar sus males. Con esto no quiero decir que estoy en contra de la llamada “medicina alternativa”. ¡Para nada! Yo creo que las ciencias ancestrales que vienen de Oriente como la acupuntura y el tratamiento con hierbas, pueden ser muy útiles cuando las administran especialistas que tienen los estudios y credenciales para hacerlo (que son muy pocos). Con lo que no estoy de acuerdo es con los charlatanes sin la educación requerida prometiendo milagros a quienes los necesitan aprovechando el auge de la medicina alternativa, pero que al final, lo único que están haciendo es vender un producto.

“Te llamo cuando salga de mi limpieza de colon”- oigo decir a las mujeres en los salones de belleza. Corte de pelo y limpieza de colon para lucir espléndida, parece ser lo que piensan.  Es increíble el auge que está tomando este procedimiento y también es increíble que no se haya advertido acerca de los peligros que representa. No es lo mismo ir a cortarse  el pelo que ir a un lugar en donde por medio de un procedimiento invasivo, te sacan lo que hay en el intestino. ¿Te parece normal? Lo normal es que el cuerpo lo haga por sí mismo. Y lo hace. Así como no inducimos el vómito, tampoco hay por qué provocar diarrea. Si eres de esas personas que no tienen un tránsito intestinal normal, lo primero es acudir a soluciones naturales — como cambiar la alimentación — a las que seguramente el cuerpo responderá, y si no, hay que ir al médico.

Los riegos de acudir a esta terapia — que no es natural — van, desde perforación del intestino, hasta otros como el remover minerales necesarios para la salud que causan desbalances que pueden ser peligrosos. La gente que se practica estas limpiezas con frecuencia puede sufrir de anemia,  desnutrición y hasta les puede fallar el corazón.

Y en cuanto a las dietas de desintoxicación, no te creas tanto el cuento. La mayoría de las toxinas del cuerpo son eliminadas en forma efectiva por los riñones, el hígado y son expulsadas por la orina y la materia fecal.  La naturaleza ha hecho que el cuerpo sea un laboratorio maravilloso. Los ayunos prolongados y las dietas extremas causan anemia, bajan los niveles de azúcar en la sangre y pueden producir latidos irregulares del corazón. Yo creo que la que debe ponerse de moda es la mejor dieta de todas, la que le recomendé a mi amiga. ¡Funciona! ¡Garantizado! Y que conste que no estoy vendiendo nada.

Actualización de un artículo originalmente publicado en People en Español en Septiembre del 2008

Copyright © Time Inc., 2008.  Todos los derechos reservados.

Imagen © Thinkstock / Hlib Shabashnyi

Comentarios