Comparte este artículo:

La gripe, el resfriado y las alergias pueden causar que se te congestione la nariz. Por lo general, usar un descongestionante de venta libre puede ser la solución para aliviar los síntomas. Sin embargo, si estás embarazada, la situación cambia. Un pequeño estudio realizado en Estados Unidos advierte sobre el peligro de usar descongestionantes durante el primer trimestre del embarazo, ya que se han asociado a defectos congénitos.

Silvia tiene dos meses de embarazo y le ha pasado lo que ninguna embarazada quiere: le dio gripe. La congestión nasal que tiene es tal, que se le dificulta respirar y dormir se le ha hecho muy difícil. Está cansada y pensó que tal vez puede aliviar su congestión con alguno de los medicamentos de venta libre que siempre ha usado. Sin embargo, antes de auto medicarse, Silvia decidió consultar con su médico. Hizo bien, pues durante el embarazo es cuando más debes estar atenta a qué medicamentos puedes usar y cuáles podrían causarle algún problema a tu bebé.

Aunque pareciera que un descongestionante común como los que contienen fenilefrina o la pseudoefedrina no representan un riesgo para el desarrollo del bebé, un estudio reciente realizado en el Centro de Epidemiología de la Universidad de Boston en Estados Unidos demuestra lo contrario.

Específicamente, este estudio comprobó que los descongestionantes de venta libre podrían aumentar la posibilidad de que se desarrollen defectos poco comunes en el bebé, particularmente en el aparato digestivo, en el oído y/o en el corazón.

Para llegar a esta conclusión, los especialistas analizaron los datos de 12,700 niños con defectos congénitos que nacieron entre 1993 y 2010. Los datos fueron proporcionados por las madres y se compararon con datos de 7,600 niños sin malformaciones congénitas o defectos de nacimiento.

Las preguntas que se le hicieron a las madres tenían que ver con los medicamentos que habían usado durante su embarazo (en particular durante el primer trimestre) y dos meses antes de quedar embarazadas. Los resultados indicaron que el uso de fenilefrina, que se encuentra en medicamentos como el Sudafed, entre otros, estaba ligado con un riesgo ocho veces mayor de desarrollar un defecto cardíaco conocido como “Defecto del relieve endocárdico”, que en palabras sencillas se traduce en la ausencia de la separación entre los dos lados del corazón.

Así mismo, se encontró que la fenilpropanolanima, que se encuentra en medicamentos como Acutrim, aumenta ocho veces las probabilidades de que el feto desarrolle defectos en el oído y el estómago. Estos resultados habían sido evaluados en estudios anteriores.

Sin embargo, esta es la primera vez que un estudio encuentra una relación directa entre el uso de la pseudoefedrina, una sustancia que también está presente en medicamentos como el Sudafed y un riesgo tres veces más alto de desarrollar defectos por reducción de extremidades, que se refiere a cuando no se forma una parte del brazo o la pierna (o toda la extremidad).

Esta investigación también encontró que el uso de descongestionantes en atomizador (spray) que contienen imidazolina (también presente en las gotas para los ojos) estaba relacionado con el doble del riesgo de desarrollar una anormalidad en la conexión entre la tráquea y el esófago.

Si bien estos hallazgos son de suma importancia, los autores del estudio advierten que los resultados deben considerarse teniendo en cuenta que es raro que se produzcan estos efectos. En concreto, los defectos congénitos relacionados con el uso de descongestionantes afectan solamente a un 2% a 3% de los recién nacidos.

Pero, aunque estos defectos no sean frecuentes, deben alertarnos acerca del cuidado que deben tener las mujeres embarazadas a la hora de usar medicamentos. No por el hecho de que se vendan sin receta significa que no tengan riesgos. Por eso, te recomiendo que siempre consultes con tu médico cuando tengas alguna molestia, como por ejemplo, con respecto a cómo aliviar tu congestión nasal.

Existen maneras de descongestionar tu nariz sin necesidad de usar medicamentos que pueden poner en riesgo a tu bebé. Las gotas de agua salina o el uso de vaporizadores pueden ayudarte a reducir la congestión de las vías nasales.

De cualquier modo, consulta con tu médico. Recuerda que el primer trimestre del embarazo es una etapa muy importante pues se empiezan a formar los órganos, el cerebro y la espina dorsal del bebé. Yo se que harás todo lo posible para que ese desarrollo se lleve a cabo sin problemas.

 

Imagen © iStock / evemilla

Comentarios