Comparte este artículo:

Una guía para los padres

La etapa que va de los 15 a los 18 años es una etapa emocionante en la vida de los adolescentes. Pero también, es una época que trae muchos retos para los padres de los adolescentes. ¿Qué pasa en el desarrollo de tu hijo o hija adolescente durante estos años? En Vida y Salud te contamos para que puedas estar lo más presente posible en esta etapa de la adolescencia.

A Laura le gusta Manuel y decidió invitarlo a su casa para celebrar su cumpleaños número 16. Ella estaba confiada en que él iba a decir que sí, pero se sorprendió ante la negativa. Manuel quería ir, pero como la fiesta era de baile, se sintió mal de que no sabía bailar y prefirió no exponerse al ridículo o a que otros lo juzgaran. Laura pensó que Manuel no quiso ir a su fiesta porque ella está un poco pasada de peso y “no es su tipo”. La realidad es que estos dos adolescentes estaban equivocados. Ninguno de los dos conocía los motivos del otro, pero asumieron cosas que los hirieron a los dos y afectaron su autoestima, o la imagen que tienen de sí mismos.

Durante la adolescencia, las emociones cambian rápidamente a medida que los chicos aprenden a construir una imagen de sí mismos que tiene que ver con el éxito con el sexo opuesto, las amistades, el buen rendimiento en la escuela y en los deportes.

Los adolescentes tienden a compararse con otros y pueden crearse ideas erróneas acerca de su cuerpo. Esto sin contar que la influencia de la televisión, el cine, las revistas y el Internet pueden afectar la imagen corporal de un adolescente hasta llevarlos a sufrir trastornos de alimentación (también llamados trastornos alimenticios) como anorexia y bulimia. Por esto, el ser padres de un adolescente tiene muchos retos. A pesar de que ya no son niños, los adolescentes necesitan todavía del amor y la orientación de sus padres. Para que los padres se den una idea de lo que pasa durante estos años en la vida de sus hijos, hablemos de las 4 áreas de desarrollo del adolescente:

  1. Desarrollo físico: La mayoría de los adolescentes entran en la llamada pubertad para los 15 años. Las chicas crecen rápidamente antes de tener su primer periodo menstrual y alcanzan la que será su estatura adulta. Los chicos, por el contrario, continúan su crecimiento hasta los 18 años.
  2. Desarrollo Cognitivo: En esta etapa de la vida, los adolescentes ya pueden entender mucho mejor ideas abstractas (por ejemplo, sobre ética o moralidad) y aprenden a tener empatía. Pero, aunque están dispuestos a escuchar lo que otros piensan, todavía creen que sus ideas son las verdaderas.
  3. Desarrollo social y emocional: Durante esta etapa del adolescente, los chicos y chicas están tratando de encontrar la respuesta a una de las preguntas existenciales más importantes “¿quién soy?”. También están tratando de encontrar su lugar en el mundo, por lo cual es entendible que sus emociones sean variables.
  4. Desarrollo sensorial y motor: Esta es una etapa en la que se vuelven más fuertes, ágiles y adquieren mayor coordinación de sus movimientos.

Es importante que los adolescentes visiten al médico y al dentista por lo menos una vez al año para una evaluación de su salud general. ¿Un consejo? Acompaña a tu hijo o hija, pero déjalo solo con el médico para darle privacidad y que pueda hablarle con honestidad de cosas que quizás no se atreve a decirte.

Si te preocupan estos aspectos de la salud de tu hijo, no dudes en consultar con el médico:

Aunque los adolescentes por lo general tienden a rechazar la ayuda de sus padres, definitivamente la necesitan. Si estás disponible para ellos y te interesas por su vida, puedes ayudar a prevenir que tenga comportamientos riesgosos con las drogas, con el alcohol y con el sexo. Además, aunque el adolescente ahora no lo vea, va a apreciar en el futuro, cuando ya sea un adulto maduro y sano, que estuviste presente en su vida durante estos años. ¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo adolescente?

  • Háblale con palabras de aliento. Resalta sus cualidades y motívalo a sentirse bien consigo mismo(a).
  • Resalta sus logros y no sólo sus errores.
  • Hazle críticas constructivas y evita que se sienta avergonzado(a) o ridículo(a).
  • Dile que es importante que duerma lo suficiente, que coma saludablemente y que tenga una actividad física.
  • Háblale de las drogas y del alcohol.
  • No los sobreprotejas ni tomes decisiones por ellos. Esto puede hacer que sientan que no confías en ellos y puede afectar la imagen que tienen de sí mismos.
  • Háblale acerca de salir con chicos/chicas y del sexo seguro.
  • Dale responsabilidades en casa.
  • Háblale de ayudar a los demás, por ejemplo volviéndose voluntario en una organización. El pertenecer a un grupo ayuda a reafirmar su personalidad y su sentido de compromiso y de responsabilidad.
  • Establece reglas sobre el uso del Internet en casa: como horarios, sitios para visitar, etc.
  • Exprésale tu cariño y respeta sus espacios.

Los adolescentes necesitan comunicarse abierta y honestamente acerca de sus sentimientos y acciones. Por eso, es importante que en casa crees un ambiente de amor y comprensión para que ellos entiendan que pueden contar contigo y que tú los quieres sin importar qué pase.

El preocuparte por su salud física y mental es también una muestra de tu cariño y los hará sentir importantes durante esta etapa de su desarrollo como seres humanos.

 

Imagen © iStock / Sadeugra

Comentarios