Comparte este artículo:

Parece que hoy en día, tanto los adultos como los adolescentes no pueden vivir sin hablar por su celular y enviar mensajes de texto. Si observas en la calle, la gente camina enviando mensajes, y lo que es más peligroso aún, conduce mientras los envía. Si eres adolescente y empezaste a conducir, seguramente no quieres dejar a un lado tu teléfono, aunque estés en medio del tráfico. Pero ¡no te confíes! El hacer dos cosas que requieren tanta atención al mismo tiempo puede causar accidentes y tragedias. No envíes mensajes de texto mientras conduces: es una combinación fatal.

Los jóvenes creen que son inmortales. Por alguna razón, los adolescentes siempre piensan que no les va a pasar nada. Cuando sus padres les advierten de los riesgos que existen fuera de la casa, hacen caso omiso y de verdad están convencidos de que jamás les va a suceder a ellos y que tienen toda la vida por delante. Si bien es cierto que a esta edad comienzan a vivir una serie de experiencias nuevas, esto no quiere decir que la adolescencia garantice ningún tipo de inmortalidad. Por eso, es necesario que estés al tanto de los riesgos para tu salud de actividades que pueden parecerte tan inofensivas y cotidianas, como la combinación de mandar mensajes de texto y manejar, por ejemplo.

El conducir un auto, coche o carro exige toda tu atención. En la calle hay otros coches, peatones, semáforos que cambian, señales de tráfico (o de alto), hasta gatos que se atraviesan… puede pasar de todo. Por eso, hay que estar alertas al 100%. Sin embargo los adolescentes (y los adultos no se escapan tampoco) que empiezan a conducir, piensan que tienen todo dominado y que pueden hacer varias cosas al tiempo: por eso, se animan a sacar su teléfono y mandar mensajes de texto a sus amigos, al tiempo que aprietan el acelerador cuando van en la autopista o en una calle.

¡Ten cuidado! A pesar de que pienses que no es gran cosa, manejar o conducir enviando mensajes de texto al mismo tiempo es muy peligroso y puede causar desde pequeñas heridas hasta accidentes trágicos. Tu cerebro, por más joven y despierto que sea, no está diseñado para prestar el 100% de atención a dos tareas al mismo tiempo. Cuando mandas mensajes tienes que pensar en lo que vas a decir, en oprimir las teclas para armar las palabras, y todo eso interfiere sin duda en tu estado de alerta frente a lo que pasa con el tráfico alrededor tuyo, además que quitas tu vista de lo que está pasando en frente de ti.

El Colegio Americano de Médicos de Emergencia advierte sobre los peligros de mandar mensajes de texto cuando se está conduciendo. El número de accidentes por esta causa ha aumentado, y lo sabemos gracias a que la policía ahora revisa el historial de llamadas o textos de alguien involucrado en un accidente, minutos antes de que sucediera.  Incluso actualmente se dice que el manejar mientras se mandan mensajes de texto puede resultar tanto o igual de peligroso que hacerlo bajo la influencia del alcohol o las drogas.

En los Estados Unidos, es ilegal conducir y enviar mensajes de texto en 20 estados y el Distrito de Columbia. Si vives en un estado en el cual todavía no se ha hecho ilegal, tampoco lo hagas. Lo mismo se aplica si vives en un país donde aún no hay legislación al respecto. ¿Por qué esperar a que pase lo peor para protegerte? Si llegaras a estar involucrado en un accidente debido a que estabas enviando mensajes de texto, puedes herir a alguien, salir herido o hasta causar una tragedia irremediable como la muerte. Eso además, de perder tu licencia, recibir una multa o incluso, ir a la cárcel.

Los adultos, deben también practicar lo que predican. De nada vale que le digas a tu hijo(a) adolescente que no debe manejar mientras envía mensajes de texto, si tú haces lo mismo. Padres e hijos, recuerden:

Hay un lugar y un momento para todo. Si es absolutamente urgente e indispensable enviar un mensaje de texto mientras conduces, hazte a un lado del camino, detén el auto y envía tu mensaje de forma responsable. Es más, apaga el teléfono mientras conduces y así evitarás la tentación de responder.

¿No crees que es mejor prevenir un accidente? Un mensaje de texto puede esperar, mientras que en un segundo de descuido puedes causar una tragedia que en ocasiones, puede ser irreversible y/o irremediable.

Comentarios