Comparte este artículo:

Los dolores de cabeza por tensión son el tipo más frecuente de dolor de cabeza y afectan hasta al 40% de las personas en algún momento. Estos dolores de cabeza no se deben a una enfermedad y a menudo se consideran “normales”. La mayoría son inofensivos y con el tiempo desaparecerán solos. Se desconoce la causa exacta de los dolores de cabeza por tensión pero hay varios factores que contribuyen. Parte tiene que ver con cambios en el manera en que los nervios de la cabeza, el cuello y los hombros sienten el dolor y lo comunican al cerebro. El estrés emocional y la tensión muscular, así como los problemas dentales, una infección en los senos nasales, la mala postura y la falta de sueño también pueden desencadenar estos dolores de cabeza.

El principal síntoma del dolor de cabeza por tensión es una sensación como si le apretaran una banda alrededor de la cabeza. Frecuentemente se tensionan los músculos del cuello y los hombros y duelen al tocarlos. Otros síntomas pueden incluir problemas para concentrarse y dificultad para dormir. Algunas personas tienen síntomas mixtos de migraña y de dolor de cabeza por tensión.

Para los dolores de cabeza por tensión que se presentan menos de tres veces por semana, los calmantes de venta libre como la aspirina, el acetaminofén o paracetamol, o el ibuprofeno son prácticos y eficaces. Se debe limitar el uso de cualquier calmante de venta libre a no más de dos o tres días a la semana. Si se utilizan con mayor frecuencia, es posible que aparezcan los dolores de cabeza “de rebote”. A algunos también les ayuda tomar uno de los antidepresivos tricíclicos todos los días (incluso las personas que no sufren de depresión). El adoptar técnicas de relajación y evitar situaciones estresantes puede ayudar a prevenir o disminuir los dolores de cabeza por tensión así como las compresas de hielo o las almohadillas térmicas, la acupuntura y las técnicas de relajación — como los ejercicios de respiración, la biorretroalimentación y los masajes en el cuello y los hombros.

Los dolores de cabeza por tensión crónicos son más difíciles de tratar. Por lo general es más eficaz prevenirlos tomando un medicamento recetado todos los días.

En algunos casos, los dolores de cabeza pueden ser un síntoma de algo más serio. Consulte a su médico si tiene:

  • un dolor de cabeza acompañado de fiebre o vómitos
  • un dolor de cabeza que aparece después de una lesión en la cabeza
  • un dolor de cabeza con visión borrosa, dificultad para hablar o entumecimiento o debilidad de los brazos o las piernas
  • dolores de cabeza que aumentan de intensidad o frecuencia con el tiempo
  • un dolor de cabeza destellante o un dolor de cabeza asociado con la pérdida del conocimiento.
  • o dolores de cabeza que requieren el uso diario de calmantes.

 

Imagen © iStock / PeterHermesFurian

Comentarios