Comparte este artículo:

La posibilidad de llegar a padecer de Alzheimer es la pesadilla de las personas de la tercera edad, y hasta de los más jóvenes. Pero es posible que dormir profundamente el tiempo requerido sea bueno para alejar la enfermedad. 

Un estudio indica que las personas mayores que duermen muy poco o cuyo sueño es de mala calidad tienen en el cerebro más placas beta-amiloide, que desde hace años se asocian con la enfermedad de Alzheimer.

El estudio se publicó en línea en la revista JAMA Neurology. Según los autores del estudio, hay posibilidades de que las alteraciones del sueño sean un factor de riesgo modificable para prevenir el Alzheimer, y merece la pena estudiar más el asunto.

En este estudio no se pudo determinar si el sueño alterado es el resultado de la acumulación de la placa o si, por el contrario, el sueño alterado da lugar a la formación de más placa y posteriormente al desarrollo de Alzheimer. O sea, aunque hay una relación entre ambas cosas, no se probó que una fuera causa de la otra.

Según Adam Spira, profesor del departamento de salud mental de Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health y autor principal del estudio piensa, que se sabe que las personas con Alzheimer tienen el sueño alterado, pero que como también hay personas que padecen de este problema y no sufren de la enfermedad, aunque podría haber una conexión entre el sueño alterado y el desarrollo de las placas y el Alzheimer, aún no se puede asegurar.

Aun así, dice Spira que vivimos en una sociedad con déficit de sueño, y tal vez cambiar los hábitos en cuestión de dormir tenga grandes implicaciones para la salud mental, sobre todo para la prevención del Alzheimer, aunque se necesitan más investigaciones.

En el estudio se examinaron los datos de 70 adultos, que tomaron parte en Baltimore Longitudinal Study of Aging, con una edad promedio de 76 años. Los participantes reportaron sus hábitos de sueño, y la cantidad de beta-amiloide en sus cerebros se midió mediante un escáner.

Los investigadores hallaron que los participantes que dormían menos (alrededor de cinco horas por noche) o cuyo sueño era de mala calidad tenían más acumulación de placa que los que dormían más tiempo y mejor.

Otro estudio, publicado en la revista Science, mostró que durante el sueño se producen ciertos cambios en el cerebro de los ratones que ayudan a eliminar toxinas, como la proteína beta-amiloide, lo cual refuerza los resultados del estudio de Spira.

Por otra parte, el doctor Greg Cole, neurocientífico de Greater Los Angeles VA Healthcare System está de acuerdo en que dormir bien puede ayudar a prevenir el Alzheimer. Pero según Cole, como los investigadores saben que la proteína amiloide es producida por neuronas en circuitos activos, es posible que controlarla y dormir bien ayude a prevenir el Alzheimer… o bien que sea el Alzheimer la causa del sueño alterado.

Dice Cole, que hasta ahora no hay evidencia de que las píldoras para dormir reduzcan el riesgo de la enfermedad de Alzheimer. Más bien, las personas que tratan la falta de sueño con píldoras para dormir pueden aumentar su riesgo. No se sabrá con exactitud si los problemas del sueño son causa o consecuencia del Alzheimer hasta que se hagan más investigaciones al respecto.

En cualquier caso, dormir no es una pérdida de tiempo, como suele decirse. Tal vez dormir bien te ayude a combatir una de las enfermedades más temidas… o tal vez no. Pero de todos modos, una buena noche de sueño te descansa, te revitaliza, te relaja física y mentalmente, y te deja fresco y dispuesto para enfrentar los trabajos y los retos del día siguiente con más lucidez y energía.  Procura dormir mejor eso te permitirá vivir mejor.

 

Imagen © iStock / Yuri

Comentarios