Comparte este artículo:

Ya sea por falta de información, por dificultad para interpretar los signos y síntomas del autismo (minimizando o normalizándolos como parte del desarrollo) y/o por otras barreras ya sea culturales, en el lenguaje, etc. o hasta por estigmas de la sociedad, muchos niños latinos no están siendo diagnosticados o tratados a tiempo. Te invito a que te informes para que tu hijo(a) alcance su mejor potencial.

Si hablas inglés seguramente has escuchado hablar acerca del autismo. Pero si no hablas inglés, quizá hayas escuchado este término anteriormente o no. Y, si lo has escuchado, probablemente tengas varias dudas acerca de a qué se refiere e incluso, si hay alguien cercano a ti o en tu familia que lo padece, es posible que se hable poco del tema o que tus familiares lo eviten o ¡hasta se avergüencen! De hecho existen muchos mitos acerca del autismo, como de que lo pueden causar las vacunas. Eso no es cierto.

Desgraciadamente hay mucha ignorancia en nuestra comunidad. Un estudio reciente publicado en el Journal of Developmental and Behavioral Pediatrics demostró que muchos padres Latinos tienden a interpretar los signos y síntomas de autismo (que por cierto, pueden ser de diferente severidad) como problemas familiares o como una señal de que uno de los padres no está prestando atención. Esto causa que el diagnóstico se retrase con consecuencias negativas en el desarrollo del niño. En promedio, el diagnóstico de autismo en los niños hispanos se retrasa de uno a 2 ½ años más tarde ya que no sólo tenemos las barreras culturales. Existen las barreras de comunicación entre los padres y los proveedores de salud (culturales), de lenguaje y la falta de cobertura de salud. Además del estigma, ya que muchas familias hispanas o le tienen miedo al diagnóstico por el estigma (y prefieren permanecer en la negación, retrasando el diagnóstico). O toman una actitud de aceptación de lo que “Dios les envió” y no buscan ayuda profesional para el chico, lo cual no es justo para el niños. Por eso es importante que les proporcionemos la información y las herramientas de forma que las puedan entender y aceptar. Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos.

En base a estudios recientes, la investigadora Annette Estes del Centro de Autismo del University of Washington en Seattle, dice que hay evidencia de que es necesario apoyar políticas de intervención para los niños con autismo ya sea a través del seguro médico o del gobierno para la intervención temprana en el autismo.

Los investigadores han encontrado consistentemente que cuando el tratamiento se inicia en los niños cuando son pequeños (por ejemplo de 12 meses) a través de interacciones intensivas basadas en juegos, utilizadas por los terapistas y por los padres en la casa también; se promueven las habilidades sociales y de comunicación que los niños con autismo utilizan y que mantienen más adelante. Esto les ayuda a su desarrollo intelectual, al funcionamiento de su cerebro, a su comportamiento y a su habilidad de hablar. De hecho, la revista TIME consideró la intervención intensiva temprana en el autismo tan importante que la incluyó como entre una de los “Diez Avances Médicos del 2012”.

De acuerdo a Katherine Zuckerman, profesora adjunta de pediatría en Oregon Health and Science University, el diagnóstico temprano es crucial para enseñarles a los niños para funcionar mejor con autismo

En Estados Unidos el Mes Nacional de la Concientización del Autismo es abril. No tenemos que esperar a que sea abril para informarnos o para ayudar a alguien que tenga o podría tener un niño con autismo. Su futuro podría cambiar si actuamos hoy.

Por cierto, bajo la Ley de Cuidados de Salud a Bajo Costo (ACA u Obamacare), los exámenes de diagnóstico para el autismo están cubiertos sin costo alguno para los niños de 18 meses a 24 meses de edad. Y si tu hijo tiene un diagnóstico de autismo o un trastorno del espectro autista y tiene cualquier tipo de cobertura de salud bajo la misma ley, los “tratamientos de comportamiento” están cubiertos, y, si bien es cierto que no siempre es fácil encontrar a los terapistas calificados, no debes darte por vencido. La salud de tu hijo(a) vale la pena.

Quizá tu hijo califique para una de las opciones de cobertura médica para personas de bajos ingresos para Medi-Cal o Medicaid, puedes obtener información en una agencia de departamentos humanos de tu localidad. Si vives en California puedes obtener información en www.CoveredCalifornia.com/es, en el resto del país visita https://www.cuidadodesalud.gov/es/

También puedes visitar el intercambio de seguros médicos de tu estado. En California puedes ir a www.CoveredCA.com/es o llamar al 1-800-300-0213. Los centros comunitarios de salud en tu comunidad podrían ayudarte a tener acceso a servicios médicos si no calificas para un programa de cobertura de salud, en California podrías encontrar un centro de salud en www.californiahealthplus.com.

Recuerda, lo más importante es el diagnóstico y la intervención temprana. Si sospechas que tu hijo podría tener autismo, acude a tu médico, si tienes dudas, pide una segunda opinión. Si se confirma, consigue profesionales especializados en autismo que lo traten y que te guíen en lo que debes hacer en casa para que ayudes a tu hijo a que logre su mejor potencial.

 

Imagen © iStock / Enterline Design Services LLC

Comentarios