Comparte este artículo:

Más allá de que en el mundo de hoy ya se vuelve indispensable hablar más de un idioma, unas investigaciones demuestran que ser bilingües (o también, hablar cuantos idiomas sea posible) es bueno para el desarrollo cognitivo del cerebro de los niños. Sigue leyendo para que te enteres de las ventajas de que tus hijos hablen más de un idioma.

El papá de Sara es colombiano y su mamá es polaca. Sin embargo, se conocieron en Rusia y hoy viven en España. La mamá de Sara es además profesora de inglés. En resumidas cuentas, Sara habla español, ruso, polaco e inglés. Al principio, sus papás estaban preocupados de que fuera a confundirse y no entendiera nada. Se sorprendieron al ver que la niña mezclaba expresiones de un idioma con otro: por ejemplo, le ponía diminutivo a “dog” que es perro en inglés y decía con toda propiedad: “ ¡mira ese dogcito!”. Hoy en día, Sara tienen 9 años y habla perfectamente los 4 idiomas. Digamos que su caso es una excepción ya que hablar 4 idiomas a los 9 años, especialmente, es una proeza. Pero en cambio, hablar dos, o ser bilingües, es cada vez más posible, común y necesario.

Muchos padres de familia se interesan en que sus niños aprendan desde pequeños otro idioma. La infancia es sin duda el momento en el que el cerebro está más abierto a absorber todo como una esponja. Así que si piensas que tu hijo/a se beneficiaría de aprender otra lengua, no lo dudes. Pero si en cambio piensas que será confuso para él o ella, no te preocupes.

Si vives en los Estados Unidos, en donde hay muchos inmigrantes y el idioma dominante es el inglés, sabrás que cada vez más personas hablan más de un idioma. Por ejemplo, las familias latinas que se mudan a ese país, siguen conservando el español en casa porque saben que tarde o temprano, sus hijos aprenderán el inglés en la escuela. Es así que los bebés crecen expuestos tanto al inglés como al español.

Pero muchas personas creen erróneamente que si se mudan a un país en donde se habla otro idioma, hablarles en la lengua materna, puede confundirlos. Esto no es cierto. Los niños, desde que son bebés, son perfectamente capaces de diferenciar las dos lenguas y dominarlas a la perfección.

Así lo corroboran varios estudios al respecto. El ser bilingües no confunde, al contrario, incrementa la capacidad cognitiva y estimula al desarrollo del cerebro.

“Crecer hablando dos idiomas es tan natural como crecer hablando una sola lengua” dice Janet Werker, una psicóloga de la Universidad de British Columbia en Canadá, que se especializa en estudiar cómo aprenden los bebés dos idiomas. Ella dice además, que los bebés que son hijos de madres bilingües pueden diferenciar los dos idiomas al poco tiempo después de nacer.

El cerebro de un niño bilingüe se divide en dos compartimientos: uno para cada idioma, cosa que no sucede por razones obvias en quienes hablan un solo idioma. Esto crea más conexiones en el cerebro y hace que los niños puedan pasar de un idioma a otro diferenciándolos perfectamente. Los dos idiomas permanecen siempre activos en el cerebro.

Luis me cuenta que su hijito, que nació en los Estados Unidos y hoy tiene 4 años, habla perfectamente el español y el inglés. Sabe que en casa se habla español y si quiere decir algo en inglés, le pide permiso: “papá, ¿te puedo hablar en inglés?” con la complicidad del papá, su hijo cambia al otro idioma para explicarle algo y luego otra vez habla español. Luis dice que desde que era bebé, su hijo responde bien a los dos idiomas.

El pasar de un idioma a otro constantemente es un ejercicio mental que es bueno para el cerebro. Quienes hablan dos idiomas, o son bilingües, tienden por lo general a desempeñarse mejor en tareas cognitivas y tienen una mejor la sensibilidad visual y auditiva. Además, hablar dos idiomas, retrasa la aparición de la demencia.

Si te preocupaba que tu hijo se retrase en la escuela por hablar español en casa mientras que va a una escuela en otro idioma, ¡relájate! No hay ninguna evidencia que indique que esto sucede. ¡Por el contrario! Los niños que crecen en un ambiente bilingüe, además de tener un cerebro que está más “en forma”, pueden aprender tareas más rápido que otros.

Otros estudios dicen que hablar dos idiomas cambia físicamente la estructura del cerebro. Y todos los cambios son positivos. Así que deja a un lado la creencia de que los bebés que crecen en un ambiente bilingüe pueden confundirse.

Imágen © iStockphoto.com / Rob Friedman

Comentarios