Comparte este artículo:

Si a tus hijos no les está yendo tan bien en el colegio y quieres que mejoren sus calificaciones, tal vez sea una buena idea estimularlos a que hagan más ejercicio. Esto es lo que ha encontrado un nuevo estudio que añade evidencias sobre cómo la actividad física puede ayudar al desarrollo intelectual de los niños. Sigue leyendo y descubre por qué el ejercicio saca, una vez más, una excelente nota.

Muchos padres se preocupan por las calificaciones de sus hijos y se alegran cuando los ven leyendo entretenidos o haciendo la tarea de matemáticas. Claro que es muy bueno que los niños estudien y desarrollen sus conocimientos, sobre todo en esta época en la cual reciben tantos estímulos que frecuentemente dificulta que se mantengan estudiando durante mucho tiempo.

¿Pero te has preguntado cuanto tiempo pasan tus hijos sentados frente a alguna pantalla y cuánto ejercitando o jugando al aire libre haciendo algún tipo de actividad física? Posiblemente, la respuesta sea que la primera situación es la que ocupa la mayor parte del día, ¿y sabes qué? Esto no sólo puede aumentar los riesgos de que tus niños sufran presión alta u obesidad infantil (con todas las complicaciones de salud que eso puede conllevar) sino que también puede afectar sus calificaciones.

Un estudio nuevo desarrollado por unos investigadores de la Universidad de Creighton y las Escuelas Públicas de Lincoln, en Lincoln, Nebraska, se suma a esta hipótesis. El estudio ha detectado que los estudiantes de primaria y secundaria que no realizan suficiente ejercicio tienen más probabilidades de reprobar (no pasar, suspender) los exámenes de matemáticas y de lectura.

Para llegar a estos resultados, que serán publicados en la próxima edición de la revista Journal of Pediatrics, los especialistas evaluaron los datos de los estudiantes de primaria y secundaria en Lincoln y compararon sus niveles de condición física y los resultados de los exámenes.  

De ese modo, determinaron que quienes se encontraban en forma desde el punto de vista aeróbico tenían 2.4 veces más posibilidades de aprobar los exámenes de matemáticas y más del doble de posibilidades de aprobar los exámenes de lectura, que los que no lo estaban.

Por su parte, el índice de masa corporal (una medida del cuerpo basada en la altura y el peso) demostró ser un indicador importante del estado general de salud, pero no tuvo efectos importantes sobre las notas de los exámenes.

Aunque este estudio no comprueba que la falta de ejercicio sea la causa de las calificaciones bajas, estos hallazgos se suman a otros que llegaban a conclusiones similares y pueden ser especialmente significativos para los padres y en las instituciones educativas en donde le dan prioridad al aprendizaje teórico sobre el ejercicio físico. De hecho, en algunos distritos escolares en Estados Unidos se han suspendido las clases de educación física para dedicarle más tiempo a la lectura, a la escritura y a la aritmética. ¿Ocurre esto también en el colegio de tus hijos?.

Recuerda también este otro artículo de www.vidaysalud.com en el cual te mencionamos otros estudios que relacionaban el ejercicio físico con el rendimiento escolar. ¿Y por qué no? Si pensamos que es bueno para mantener una buena memoria, entonces no es tan descabellado pensar que, del mismo modo, puede potenciar las capacidades para el aprendizaje.

Además, el ejercicio ayuda a combatir el insomnio y se ha comprobado que dormir mejor también ayuda a mejorar las calificaciones en el colegio.

¿Te parece poco? De hecho, estas son sólo algunas de las ventajas de llevar un estilo de vida activo y saludable, pues el ejercicio también tiene innumerables beneficios para la salud de los niños y de los adultos. Tanto en la casa como en el colegio, ¡anímate y anima a tus niños a que hagan más ejercicios!

Imágen © iStockphoto.com / Andrew Helwich

Comentarios